El Hincha

Sentido de pertenencia

El gol de Scocco generó polémica entre los hinchas leprosos

Una discusión interminable que se prolongó todo el día en redes sociales, en la calle, en el club, o donde se cruzaran más de dos simpatizantes rojinegros


“Hacerle un gol a Newell’s es difícil, es raro”. Las palabras de Ignacio Scocco reflejan claramente su sentir. El delantero volvió a jugar en River tras varias lesiones y le tocó afrontar un momento que siempre quiso evitar, aunque podía suceder: anotar frente a la Lepra.

Lo que nunca imaginó Nacho, es que su gol provocara tanto enojo en muchos hinchas leprosos. Una discusión interminable que se prolongó todo el día en redes sociales, en la calle, en el club, o donde se cruzaran más de dos simpatizantes rojinegros.

Muchos mostraron su indignación, otros justificaron la profesionalidad del atacante, e incluso le pidieron perdón por los dichos de los más hostiles. Y además rogaron por su vuelta, aquella que se espera desde que Scocco se fue en 2017, junto con Formica y Maxi, enfrentado con el presidente Bermúdez y sus dichos desafortunados.

“Debo reconocer que es difícil jugar contra Newell’s y no pensar en eso. Pero traté de no hacerlo. Por momento lo logré, en otros no”, reconoció Nacho apenas terminó el partido.

¿Por qué pateó el penal si el partido estaba 3-1? La pregunta pasó a ser la demanda más importante que pusieron en la mesa de discusión los más enojados con Nacho. El sentido de pertenencia es una marca registrada en el Parque y este tipo de situaciones moviliza y condiciona. Y la respuesta tiene una parte lógica, y también un toque tribunero.

Nacho no quiso patear el penal de movida. Apenas Fontanini cometió la falta, De la Cruz tomó la pelota y se la dio para que sea el responsable. Pero Scocco se la cedió a Matías Suárez, desligándose de la responsabilidad. Sin titubear el ex Belgrano se la devolvió y ahí Nacho no tuvo opción.

La orden de Gallardo era clara. Scocco debía hacerse cargo del penal. Y un rato más tarde, la propia imagen televisiva avaló esta idea del entrenador. En un tiro libre posterior al gol, Cristian Ferreira, De la Cruz y Scocco se acercaron a la pelota, y desde el banco llegó el grito del Muñeco: “Pegale vos Nacho, lo digo yo, pegale vos”. Y el resto se alejó. Pateó Scocco y la pelota dio en la barrera y se fue al córner.

¿Por qué Gallardo lo puso a Scocco en esa situación que un DT futbolero como él sabía que era complicada? La respuesta no estará, al menos Gallardo no la dará. La lógica indica que tras mucho tiempo parado, y con mucha competencia importante por delante, el entrenador millonario quería darle confianza al delantero. El propio Scocco reconoció que “siempre un gol trae confianza”.

Hay algo más. Esas situaciones incomprobables desde la lógica que no por eso dejan de ser ciertas. El del sábado no fue el primer partido de Scocco frente a Newell’s. El 26 de noviembre de 2017 Scocco fue titular en la derrota de River ante la Lepra en el Monumental. Jugó los 90 minutos y pasó inadvertido. Incluso muchos hinchas rojinegros no recordaban que ese día el delantero de Hughes había enfrentado a Newell’s.

Pero en River si lo recordaban. Tras ese cotejo hubo críticas de los hinchas millonarios a Nacho porque entendían que no había jugado como lo venía haciendo en esos primeros seis meses en Núñez. Y Gallardo, hombre de vestuario, seguramente también sospechó esa dificultad de Nacho para afrontar ese partido. Y tal vez el sábado lo puso a prueba.

“Sabemos que algún momento Nacho va venir. No se sabe cuándo. Va a depender de él, tiene contrato, es difícil. Esperemos que se dé y me pase en la tabla de goleadores histórica. Se lo digo siempre, así le meto presión para que venga”, confesó esta semana Maxi Rodríguez.

Y esa es la realidad. Nacho Scocco, dos veces campeón con Newell’s, seguramente tendrá una cuarta etapa con la casaca rojinegra. Y ese día, es posible que los que hoy están muy enojados, olviden esa tarde de sábado en el Monumental, cuando el delantero se enfrentó a la peor situación deportiva que el fútbol le podía proponer: hacerle un gol al equipo del cual es hincha.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios