Política

Donado al Museo Casa Rosada

El gobierno rechazó devolver un histórico pañuelo a Bonafini


El pañuelo fue donado al entonces Museo del Bicentenario, en la gestión de CFK. Foto: Nicolás Pasiecznik.

El gobierno nacional rechazó este martes el pedido de la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe Pastor de Bonafini, para que le devuelvan el pañuelo que había donado al Museo Casa Rosada, ya que subrayó que “tiene un valor muy importante, muy simbólico” para el país y “representa una lucha que debe estar exhibida”.

“Tenemos una carta hecha para reclamar lo que las Madres le dimos a Cristina (Kirchner) para el (entonces) Museo del Bicentenario. Ahora lo pusieron como un museo que hicieron ellos. Yo no les voy a dejar ahí las cosas que llevamos las Madres. Me parece de terror. Me las van a tener que dar, quieran o no”, desafió días atrás la referente de los derechos humanos.

Fue en medio de la polémica por la muestra dedicada a dictadores en el Museo de la Casa Rosada: finalmente, por la repercusión del caso, el gobierno de Mauricio Macri decidió la semana pasada sacar de allí una foto de la última dictadura, en la que se veía sonrientes a los dictadores Leopoldo Galtieri, Rafael Videla y Roberto Viola.

Pese al pedido hecho por Bonafini durante su tradicional ronda de los jueves en la Plaza de Mayo, la Casa Rosada no tiene intenciones de devolverle el histórico objeto que se convirtió en un símbolo de la lucha de las Madres.

“Los objetos, una vez que fueron donados y entran en el patrimonio de éste y de cualquier museo del mundo, no vuelven a salir del museo. Los museos tienen colecciones permanentes y no oscilantes”, subrayó el director del Museo Casa Rosada, Juan José Ganduglia.

En diálogo con NA, el profesor remarcó que “las donaciones son siempre de carácter permanente” y que esa “es una condición sine qua non de todos los museos del mundo”.

En el mismo sentido se expresó el subsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, quien aseguró que el gobierno de Cambiemos está “muy orgulloso de la muestra que hoy tiene el Museo Casa Rosada”.

“Queremos contar con el patrimonio y poder mostrarlo. En el caso del pañuelo de las Madres para nosotros tiene un valor muy importante, muy simbólico, porque representa una época a la que no queremos volver en el país y ella representan una lucha que queremos que esté exhibida en el Museo”, resaltó el funcionario nacional.

Respecto del planteo de Hebe de Bonafini, Díaz Gilligan indicó que hasta el momento el Gobierno no ha recibido “ningún pedido formal” pidiendo la restitución del pañuelo.

“Por ahora, es solamente una expresión de ella en una radio, así que tampoco la queremos tomar al pie de la letra. Nuestra opinión sobre el pañuelo es esa: estamos muy orgullosos de que esté exhibido en el Museo Casa Rosada, que no es un museo de una fuerza política, ni de un gobierno particular, sino de todos los argentinos”, concluyó el número dos de la Secretaría General de la Presidencia en declaraciones a NA.

El histórico pañuelo, manchado con sangre de la presidenta de Madres de Plaza de Mayo durante una represión en una manifestación, había sido donado al entonces Museo del Bicentenario, en la gestión de Cristina Kirchner.

“Aparición con vida de los desaparecidos / Madres de Plaza de Mayo”, reza el bordado del objeto.

Repudio desde Rosario

En otro orden, el Espacio Juicio y Castigo Rosario, núcleo de históricos organismos de derechos humanos, expresó este martes su máximo repudio y rechazo a las acciones ilegales e improcedimentales que atentan al orden constitucional que recaen en luchadores de derechos humanos, al referirse al nuevo ataque a la Asociación Madres de Plaza de Mayo, cuya sede central fue allanada este lunes en el marco de la causa por la Fundación Sueños Compartidos.

“Lejos de nuestras posiciones es ser testigos silentes de la vulgaridad, ignominia, obscenidad con la cual procede el gobierno nacional. Hemos manifestado solidaridad, rechazo, agravios de modo público e institucional a los distintos hechos gravisimos a la institucionalidad democratica”, señaló un comunicado del espacio difundido este martes.

“Nuevamente ante el avasallamiento que vivimos, nos urge convocarnos ampliando y multiplicando nuestro rechazo. La disposición del juez de feria Javier Cosentino carece de toda racionalidad jurídica, mostrando una vez más la peor de las facetas del actual gobierno. Hacer de un acto administrativo corriente un acontecimiento de excepcionalidad jurídica legal, merece el mayor de los repudios. Más aún cuando se dirige a organismos de trascendencia internacional como La Fundación y la Asociación Madres de Plaza de Mayo. Una vez más, decimos: ¡El pañuelo no se mancha! Nos encontramos en las luchas”, agregó el texto del Espacio Juicio y Castigo Rosario, que cerró con las históricas consignas: “Juicio y castigo a los culpables. No olvidamos. No perdonamos. No nos reconciliamos”.

Si te gustó esta nota, compartila