Edición Impresa, Política

Irregularidades

El gobierno quiere saber qué pasó con “la joya” de la provincia

Lifschitz aspira a que el Ejecutivo sea querellante en la causa que investiga el vaciamiento del Banco de Santa Fe.


El gobernador Miguel Lifschitz firmó este martes el decreto por el cual instruye al fiscal de Estado, Pablo Saccone, a pedir ante la Justicia Federal que la provincia pueda ser querellante en la causa que investiga el vaciamiento del Banco de Santa Fe. Lifschitz firmó otros dos decretos: uno para desclasificar el informe de la Comisión Nogueras, encargada de investigar, en 1997, el proceso de vaciamiento –ese trabajo será publicado en internet–, y otro por el cual se reconoce en forma oficial el trabajo y la figura de Alfredo Nogueras, quien presidió aquella comisión.

El anuncio fue realizado ayer, en la Casa Gris, en un acto colmado de funcionarios del socialismo, de la Coalición Cívica y de otros partidos que forman el Frente Progresista. También estuvieron familiares de Nogueras y dirigentes de la Asociación Bancaria. Oficialmente, el gobierno informó que el proceso de saneamiento para “hacer atractivo el banco a los capitales privados” costó mil millones de dólares que se terminaron de pagar en 2010. Por la venta del banco, la provincia apenas obtuvo 57 millones de pesos.

El acto comenzó con la proyección de un video en el que se mostraron imágenes de los incidentes que enturbiaron el proceso de venta del banco. En particular, la represión policial en marzo de 1996, cuando la Legislatura sancionó la ley que habilitó al gobierno a avanzar en esa línea. Los bancarios ya alertaban en ese momento sobre las “estafas” de los directivos bancarios. “Nosotros como sindicato, en ese momento, pedíamos refundar el banco y ponerlo al servicio del desarrollo productivo”, recordó el actual secretario de Cultura de la Asociación Bancaria nacional, Luis Ortega.

En el acto hubo siete oradores: además de Ortega, hablaron Carlos Fernández –ex secretario de Hacienda de la provincia–, Ariel Bermúdez –diputado provincial de la Coalición Cívica, autor de la ley por la cual la provincia pedirá ser querellante de la causa–, Emilio Jatón –senador provincial del socialismo, autor de la ley de desclasificación del Informe Nogueras–, Alfredo Cecchi –ex diputado provincial y miembro de la Comisión Nogueras–, Carlos Del Frade –diputado provincial del Frente Social y Popular, autor de una investigación histórica sobre la fundación (en 1874) y desarrollo del Banco Provincial– y, por último, el gobernador Lifschitz.

“Este banco era la joya de la provincia, un patrimonio simbólico, histórico y cultural, era parte de la historia del desarrollo y la integración de la provincia que soñaron esos grandes gobernadores que lo crearon y lo hicieron crecer hasta convertirlo en uno de los más importantes de la Argentina”, sostuvo Lifschitz. “Pocos ejemplos hay de un escándalo de semejante magnitud, de un quebranto de semejante impacto sobre una institución financiera sólida y prestigiosa; y de una venta tan absurda por la que tuvimos que pagar 1.000 millones de dólares, para que un grupo privado de dudosos antecedentes se quedara con esa joya del patrimonio santafesino”, agregó.

Si hubo un punto en el que coincidieron todos los oradores fue en señalar los antecedentes de los hermanos Rohm, por aquel entonces dueños de la Banca General de Negocios –que se quedó con el Banco Provincial en 1998–, más tarde procesados y condenados por lavado de activos, en 2003, cuando el banco pasó a manos de sus actuales dueños: el Grupo Petersen.

En su discurso, Lifschitz ligó aquella decisión tomada bajo las gestiones de Carlos Reutemann y Jorge Obeid con los actuales problemas que atraviesa la provincia: “Las dificultades que hoy nos cuesta afrontar podrían tener otras herramientas y soluciones si tuviéramos ese instrumento que era el Banco de Santa Fe y otros que perdimos en la década del 90”.

La causa judicial reabierta el año pasado por decisión de la Cámara Federal de Rosario investiga el vaciamiento del banco entre 1979 y 1991, cuando empezó el proceso que derivaría más tarde en su venta.

El mandatario provincial es optimista respecto al futuro de la investigación judicial: “Vamos a participar activamente de la causa, vamos a poner un equipo de abogados y especialistas en delitos económicos para acompañar el accionar de la Justicia”.

“Recuperar el banco es recuperar lo que nos robaron”

El diputado provincial por el Frente Social y Popular, Carlos Del Frade, participó del acto dónde se anunció que el gobierno provincial se presentará como querellante en la causa que investiga el vaciamiento del Banco de Santa Fe, y se mostró a favor de que la provincia recobre esa herramienta financiera: “Recuperar el banco es recuperar todo lo que nos robaron en la provincia”.

Del Frade apuntó las responsabilidades al ex ministro de Hacienda de Carlos Reutemann Juan Carlos Mercier, quien presidió el banco en los últimos años de la dictadura y luego formó parte del gobierno que lo vendió a los hermanos Rohm. Y también al ex juez federal Víctor Hermes Brusa, hoy condenado por delitos de lesa humanidad, por haber archivado la causa en 1993.

“Mercier y Brusa son las expresiones individuales de los intereses minoritarios que quieren hacer de esta provincia la propiedad privada de unos pocos y no el derecho de todos de ser felices”, apuntó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios