Edición Impresa, País

El gobierno insiste en que pagará deuda con reservas

Lo ratificó el ministro de Economía, Amado Boudou: se “buscarán otros caminos” si hay “palos en la rueda”.

En medio de la pelea a todo o nada que enfrentó al oficialismo con gran parte del heterogéneo arco opositor, el ministro de Economía, Amado Boudou, sostuvo ayer que el gobierno va a seguir en la búsqueda de caminos que permitan pagar deuda pública mediante la utilización de reservas del Banco Central, aun pese a las trabas legales y parlamentarias que obturan esa estrategia. Con igual énfasis se pronunció el titular de la cartera de Planificación, Julio De Vido, quien tras recordar que durante la anterior y actual gestión kirchnerista se sextuplicó la cantidad de dólares que atesora la autoridad monetaria y que –aclaró– son “de todos los argentinos”, se quejó porque ahora los legisladores de la oposición “quieren decir qué hacer con ellos”.

“Vamos a seguir trabajando duro para que Argentina pueda pagar sus deudas. Por más que nos pongan palos en la rueda vamos a seguir encontrando caminos”, desafió Boudou mientras en el Congreso se debate no sólo el uso de reservas del Central para cubrir los compromisos externos sino la ratificación o veto de la titular del Banco Central –hasta ahora “en comisión”– Mercedes Marcó del Pont. Y cuando en ese ámbito comienzan a aparecer señales de negociación de uno y otro lado hasta entonces inexistente, en Tribunales las complicaciones siguen –repetidas– para el Ejecutivo: la jueza federal en lo Contencioso Administrativo Claudia Rodríguez Vidal, quien suspendió el último decreto que permite el uso de reservas para el pago de deuda, advirtió que si el gobierno no acata su fallo “incurre en el delito de desobediencia”.

De hecho, el Ejecutivo ya procedió el jueves al segundo pago de deuda con reservas del Central. Pero fue con las habilitadas por el decreto simple 297 que no está en discusión porque, al igual que el desendeudamiento con el FMI, ese mecanismo con organismos multilaterales está habilitado por ley (esta vez fueron 28 millones de dólares para cancelar vencimientos con el BID). Lo que la Justicia congeló es el uso de la cuenta prevista por el DNU 298, por algo más de 4.300 millones de dólares, para cancelar compromisos con acreedores particulares.

La jueza Rodríguez Vidal, además, rechazó que con su fallo hubiera “defaulteado” la deuda, como acusó la presidenta Cristina Fernández el jueves. “Simplemente dispuse que el decreto se suspendiera hasta tanto el Congreso se expidiera”, replicó.

Otro ministro que salió a defender la estrategia de “desendeudamiento” fue De Vido. “En 2003 teníamos 9.000 millones de pesos de reservas contra 50.000 millones de ahora, producto del esfuerzo de todos nosotros”, recordó durante un acto en Mendoza. “Ahora nos quieren indicar cómo utilizarlos”, siguió la embestida el titular de Planificación, para rematar: “El único destino para lo que quieren utilizarlo aquellos que endeudaron al país, luego lo quebraron y por último lo defaultearon, es para destinarlos a los sectores privilegiados”.

Comentarios