País

Historia que conmueve

El gobierno echó a un joven sin brazos: “Somos un problema”

Es porque lo habían derivado a un nuevo sector del Ministerio de Educación de la Nación y no puede cumplir la carga horaria debido a su discapacidad. Conocé su historia


 

Leandro Gil perdió sus brazos hace diez años en un accidente en el subte. Desde entonces, su constancia a prueba de acero lo llevó a incursionar en el periodismo y formar una familia.

Según publica el sitio web infocielo, el accidente sufrido en 2008 en una de las líneas subterráneas de Capital Federal fue producto de un “shock emocional”. En el año 2012, recibió el premio “Gota en el Mar” al periodismo solidario, luego de destacarse como colaborador en la revista Kine y formar parte del Ministerio de Educación que conduce Alejandro Finocchiaro.

Sin embargo, hace poco las autoridades del ministerio le exigieron trabajar en una nueva sede con una carga horaria de ocho horas, algo que para el joven se vuelve “dificultoso”, debido a su condición. “Debido a auditorias tengo que volver a trabajar en una sede que me exigen un régimen horario de lunes a viernes de ocho horas, algo que no pude cumplir porque me demanda un esfuerzo físico que no se compara con el de una persona convencional. Por eso terminé trabajando en el portal Educar a distancia”, relató Leandro.

A pesar de haber presentado un recurso administrativo en donde enumeraba las complicaciones que le generaría el nuevo trabajo, las respuestas del Ministerio se demoraron por días hasta que Leandro recibió una carta explicándole que lo habían despedido.

“Presenté un recurso administrativo donde enumeraba un montón de dificultades que mi realidad conlleva. Incluso mencionaba algunas situaciones como muchos picaportes que yo no puedo abrir o un baño al que no puedo acceder”, cuenta el periodista.

La respuesta del ministerio fue en un comienzo una reunión con su actual jefa de área, Mercedes Miguel, en la cual Leandro pidió cita con ella aproximadamente por siete u ocho días, pero por “distintas cuestiones” no lo pudo recibir.

Finalmente, Leandro se enteró que lo habían echado sin argumentación alguna. “Hoy recibí una carta del ministerio diciéndome que me habían despedido. Con la dificultad que plantea para una persona con discapacidad quedarse sin trabajo. Sin la posibilidad de pagar el alquiler el año que viene y pasarle mantención a mi hija”, manifestó con indignación.

“No se está contemplando que no tengo brazos. Las personas con discapacidad somos un problema”, agregó quien desde el 2011 se trabaja en el ministerio.

En 2013, el caso de Leandro Gil fue mencionado por medios nacionales, destacando su ejemplo de superación frente al accidente que lo dejó sin sus miembros.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios