Edición Impresa, Mundo, Últimas

El gobierno de Kabul negocia con talibanes

Buscan poner fin al conflicto que envuelve al país tras la invasión estadounidense.

El gobierno afgano inició conversaciones directas de alto rango con representantes de los extremistas talibanes que buscan rehacerse del poder que ejercieron años atrás, según reveló un vocero del presidente Hamid Karzai.

El vocero presidencial, Waheed Omer, declaró a la BBC de Londres que existe “disposición” en algunos niveles dentro de los talibanes “para poner fin al conflicto” que envuelve al país.

Estas declaraciones confirmaron la versión dada a conocer más temprano por el diario estadounidense The Washington Post, que citaba fuentes árabes y afganas.

Estas negociaciones son la continuación de las frustradas el año pasado en Arabia Saudita y forman parte del plan de Kabul de reinserción de extremistas para poner fin a la guerra comenzada en 2001 por la invasión estadounidense.

Omer dijo que desconocer cuánta autoridad tienen realmente las personas que están hablando con el gobierno, pero se mostró esperanzado en que las negociaciones “tengan una conclusión favorable”.

Según los informantes citados por el diario estadounidense, los extremistas “están muy, muy confiados y desean hallar un camino de salida a este problema”.

Las fuentes también dijeron que, a diferencia de lo sucedido en 2009, los actuales representantes del mullah Omar y de la Shura de Quetta –ex administración afgana– actúan con total libertad.

Estados Unidos atacó a Afganistán en octubre de 2001 tras acusar al régimen talibán de colaborar con la red islamista Al Qaeda en los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono el 11 de septiembre de ese año.

Desde aquel momento la CIA sostiene que los altos mandos de los talibanes y de la red dirigida por Osama Bin Laden se esconden en la montañosa frontera afgano-paquistaní.

El diario estadounidense también señaló que los extremistas estarían dispuestos a continuar con el diálogo pese a que las tropas internacionales siguen en el país asiático, motivo por el que se frustró el encuentro del año pasado.

De las negociaciones no participan representantes del grupo Haqqani, que fue blanco de ataques estadounidenses durante este año.

Los talibanes, antigua milicia fundamentalista que luchó contra la invasión soviética a Afganistán, llegaron al poder en el país en 1994, pero nunca gobernaron desde Kabul sino que lo hicieron desde la sureña provincia de Helmand, hoy bastión de los rebeldes.

Comentarios