Mundo

Golpe de Estado

El gobierno de facto de Bolivia ya permite tarifazos de hasta 500% en la luz

Por ahora perjudica esencialmente a los usuarios de Santa Cruz de la Sierra. Las autoridades responsables argumentan que durante los 21 días de paro cívico no se calculó el consumo de los hogares y eso originó el incremento de la factura del mes de noviembre


De manual. Empezaron los tarifazos en los servicios públicos en Bolivia, tras el golpe de Estado que derrocó a Evo Morales. Los primeros aumentos que golpean duro los bolsillos de los bolivianos llegaron en las facturas de electricidad y, básicamente, en Santa Cruz de la Sierra, aunque los especialistas sostienen que lo mismo pasará con el gas y con el combustible, y que se extenderá a todo el país.

La primera sorpresa llegó con las facturas que se empezaron a recibir en estos primeros días de diciembre. Decenas de miles de usuarios se encontraron con aumentos de hasta el 500% y estallaron en las redes sociales, al punto de crear un grupo de Facebook que aglutine sus reclamos.

...

La segunda explicación fue que al estar parado el país durante estos y coincidir con la llegada del calor del verano, hubo más gente en las hogares porque no fueron a trabajar y la utilización de ventiladores y aires acondicionados “fue muy superior a la normal”. La tercera explicación se parece mucho a las que daba el exministro Juan José Aranguren cuando intentaba justificaba los aumentos en los servicios que determinaba el gobierno de Mauricio Macri. “Como no hubo clases en las escuelas durante todos esos días, los niños también estaban más tiempo en sus casas y posiblemente se abrían y se cerraban muchas más veces las puertas de las heladeras”, arriesgó Amilkar Jaldín, vocero de la CRE.

Desde la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) indicaron que no existe “aún” una normativa que modifique la tarifa eléctrica, algo que sí está previsto para los próximos meses por el gobierno de facto de Jeanine Áñez, y que la situación actual de Santa Cruz de la Sierra debe ser resuelta entre los usuarios perjudicados y la CRE.

Comentarios