El Hincha

Sueño colectivo

El fútbol desde otro lugar: se presentó “Pelota de Papel 2”

La primera edición del libro de cuentos escritos por futbolistas fue un éxito. Sebastián Domínguez, Ignacio Bogino, Nahuel Guzmán, Aldo Pedro Poy y Kurt Lutman fueron los encargados de presentarlo en Rosario


 

“El partido ya se juega, el referí dio la orden y ahora me toca presentar a los jugadores que van a salir a la cancha”. Así comenzó la presentación de la segunda edición del libro “Pelota de Papel: cuentos escritos por futbolistas”.

El teatro de la Asociación de Empleados de Comercio desbordó de gente que estalló en aplausos cuando aparecieron sobre el escenario las estrellas: Sebastián Domínguez, Ignacio Bogino, Aldo Pedro Poy, Kurt Lutman y Nahuel Guzmán, quienes estuvieron acompañados por Héctor Cardozo, Mauro Marra y Florencia Balestra, entre otros.

El libro está compuesto por cuentos escritos por futbolistas, que cuentan con ilustraciones de distintos artistas y varios prólogos de diferentes escritores y periodistas.

“Pelota de Papel es más que un libro, es un sueño colectivo”, definió el periodista Pablo Paván, encargado de presentar a los ídolos rosarinos. Es que si bien los deportistas se llevan todos los flashes (y con razón), los verdades protagonistas son otros.

Todo lo que se recauda por la compra del libro va destinado a la “Fundación Sí”. Una organización que se encarga de posibilitarle estudios superiores a muchos chicos y chicas que no tienen acceso a las grandes ciudades.

“Les da un hogar, una residencia, les permitir el acceso al transporte y a la educación para que se formen como profesionales y regresen a sus lugares de origen”, amplió Paván.

Seba Domínguez es el capitán de este gran equipo. El ex jugador de Newell’s participó de la primera edición escribiendo un cuento y en esta ocasión fue el encargado de hacer el prólogo general. “Siempre cuando hacemos este tipo de cosas tenemos miedo de lo que va a pasar, si la gente se va a enganchar”, aseguró el Negro.

El capitán. Seba Domínguez, uno de los impulsores del libro.

Domínguez comentó cómo fue el inicio de esta nueva experiencia que lo tuvo como impulsor junto a Agustín Lucas, Mariano Soso y Jorge Cazulo: “Empezamos a recibir textos y nos dimos cuenta que el material estaba muy bueno. Chicos que son idolatrados por muchos pero tienen miedo de hacer algo así y a través de eso nacen cuentos maravillosos”.

Luego llegó el turno de Aldo Pedro Poy. El ídolo canalla, autor de uno de los cuentos del libro, confesó que se inspiró para escribir en el Negro Fontanarrosa y en su recordada “palomita”. “Fue a raíz de un sueño que tuve”, confesó.

“Estoy de local, hay que dejar los tres puntos”, sentenció Bogino cuando le tocó hablar ante la multitud. El ex jugador de Central, que actualmente se encuentra en Temperley, en esta segunda edición además de escribir se dio el gusto de ser uno de los ilustradores.

“Siempre el jugador tuvo un lugar para expresarse que fue la cancha. Ahora con el correr del tiempo y con otro entramado sociocultural hay muy poco lugar para expresarse y creo que el libro da una plataforma espectacular”, confesó el defensor del Gasolero, quien destacó que a través de la lectura “uno va conociendo otras maneras de atravesar el fútbol”.

El micrófono se intercalaba como el mate, que también estuvo presente sobre las tablas del escenario en las manos de Nahuel Guzmán. El Patón escribió un cuento denominado “Fantasía y realidad” y tuvo el privilegio de trabajar junto a su papá, el encargado de ilustrar su historia.

“Me resultó complejo empezar a escribir, porque uno no sabe por donde agarrar, si ir por las experiencias, las anécdotas o la ficción, así que decidí ir con un poco de todo eso”, comentó el arquero.

Kurt Lutman también tomó la palabra y adelantó que en el libro uno se va a encontrar con distintas formas de escritura. El escritor y ex jugador de la Lepra dejó un claro mensaje: “Es mentira que hay gente que escribe mejor que otra, también que la gente que está acá arriba es más importante que la está abajo. Si empezamos a descreer de algunas cuestiones que están instaladas, la cosa va a ir por caminos distintos”.

“Nosotros siempre remarcamos el zurdazo o el derechazo del jugador antes de hacer el gol. Lo que nunca se remarcó es la pierna de apoyo, como si no fuera importante”, opinó Kurt.

Los futbolistas (y escritores) estuvieron acompañados por Héctor Cardozo, Mauro Marra y Florencia Balestra, entre otros.

“La pierna de apoyo en este caso son los miles de pibes y pibas con las que nos cruzamos jugando en cualquier canchita, pibes que no tienen nombre para la prensa. Algunos incluso no van a poder jugar o no van a saber si alguna vez van a llegar a primera. Pibes como Facundo Burgo Ferreyra (NdR: asesinado  por la policía el 11 de marzo) que lo mataron con 12 años de un tiro y le encantaba el fútbol. En los relatos todas esas piernas de apoyo, de alguna u otra forma, aparecen. Siento que es justo nombrarlas”, razonó Lutman y el teatro estalló en aplausos.

La sensación de sentarse ante una página en blanco junto a una birome antes de escribir puede asemejarse a la de pararse ante un arco vacío con la pelota en el punto penal antes de rematar. Los futbolistas se pusieron la camiseta y no sólo patean: también escriben.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.