Espectáculos

Crónica Recital

El fuego de NTVG encendió Rosario

La formación uruguaya presentó el sábado su último disco “Suenan las alarmas” en el Salón Metropolitano


Gentileza: Nico Llanos

“¡Se prende fuego Rosario!”, gritó Emiliano Brancciari, el vocalista de No Te Va Gustar, durante la interpretación de “El camino”, el primer tema de El camino más largo (2008) y resumió lo que estaba pasando en ese momento. El show promediaba y la platea estaba efervescente con los clásicos. Incluso mientras sonaba “Prendido fuego” (uno de los temas que debutaban en vivo) en su punto más alto una bandera gigante de “Los del fondo”, uno de los clubs de fans de la banda, se desplegó y recorrió, de mano en mano, el Salón Metropolitano que, casi colmando su capacidad, hacía ya más de hora y media que coreaba los temas de la formación uruguaya.

El show del sábado fue la presentación del último disco de NTVG titulado Suenan las alarmas pero sobre todo fue un reencuentro con su público rosarino después de tres años de su última presentación y, por eso, la banda no dejó ningún clásico afuera e incluso interpretó un enganchado con algunos temas más viejos dándole un regalo a sus seguidores de la primera hora.

El recital comenzó con una destacada actuación de los locales de Degradé, que oficiaron de teloneros presentando los temas de su último disco Balneario y sorprendieron al público. “Suenan muy bien, los voy a seguir”, dijo un chico en la platea y agarró su celular. Algunos ya los conocían y otros los conocieron ahí en una muy buena actuación de la banda liderada por Nahuel Marquet.

No Te Va Gustar subió al escenario mientras sonaban alarmas, las pantallas gigantes mostraban imágenes intermitentes y las luces titilaban. “Y el mundo me comió a mí”, el primer corte del nuevo disco, fue el elegido para abrir el show. El tema que Brancciari le escribió a un amigo de él que está preso dió el puntapié inicial y marcó que esa noche era la presentación del nuevo material, pero sin titubeos comenzaron a llegar los clásicos: “Destierro” de El calor en pleno invierno, “Al vacío” que generó uno de los primeros pogos y “A las nueve”, otro de los temas más conocidos fueron de la partida.

Por la pantalla gigante en el fondo del escenario pasaron imágenes alusivas a las letras y las luces siguieron los cambios sonoros que se daban mientras No Te Va Gustar desplegaba su paleta rítmica que incluye rock, reggae y arreglos de murga con los vientos al frente en un buen trabajo de Martín Gil (trompeta), Denis Ramos (trombón) y Mauricio Ortiz (saxo).

El público estaba ahí y se hacía notar coreando los temas e incluso iniciando algunas de las canciones en las que el vocalista dio un paso al costado y disfrutó del cantar del público como pasó en “Verte reír” y más tarde con “Clara”.

De los nuevos también sonaron “Los Villanos” y “No deja de sonar” mientras que los elegidos para el popurrí de temas más viejos fueron “Como brillaba tú alma”, “Vivir muriendo”, “Irigoyen” y “Revolución”, entre otros.

Fue después de ese revival que vino el momento más alto con “Prendido fuego”, “Chau” y “El camino” que bajó un poco con “Autodestructivo” y volvió a subir lentamente para dar por concluido el show con “Cero a la izquierda”.

Los músicos salieron, la gente aplaudió y arrancaron los bises en los que sonaron, entre otros, “Mucho más feliz” del 2002 y “Pensar” del 2006. El show que había comenzado pasadas las 21.30, transitó varios climas y terminó pasada la media noche con un público agradecido por esas canciones que todos querían escuchar.

Si te gustó esta nota, compartila