Mundo

Desconfianza

El FMI teme que Italia contagie su “fragilidad económica”

El presupuesto italiano para 2019 dispone de un fuerte aumento para asistencia social lo que generará un fuerte déficit fiscal. Según el organismo de crédito las turbulencias económicas podrían arrastrar a otros países más frágiles y temen que Italia no pueda afrontar el pago de su deuda


El Fondo Monetario Internacional (FMI) afirmó este jueves temer un “contagio” de las turbulencias financieras en Italia a los países europeos que tengan los “fundamentos macroeconómicos más frágiles”.

Con los intereses que deben pagar los bonos soberanos italianos en su “nivel más alto desde hace cuatro años”, el FMI afirma que “las repercusiones en otros mercados fueron por el momento relativamente limitadas”.

Sin embargo “un contagio provocado por futuras tensiones podría ser significativo, en particular para las economías con fundamentos macroeconómicos más frágiles”, añade.

Italia está bajo gran presión: la Comisión europea rechazó el 23 de octubre el presupuesto italiano y dio a la coalición populista en el poder en Roma hasta el 13 de noviembre para modificarlo, so pena de exponerla a un “procedimiento por déficit excesivo”.

El Ejecutivo europeo reprocha a la coalición haber construido su presupuesto de 2019 basándose en una previsión de crecimiento muy optimista de 1,5%, contra 1% para el FMI y 1,2% para la Comisión, que publicó el ayer previsiones pesimistas, y consideró al desvío italiano aún más grave que lo anunciado.

Según el FMI, Italia debería dar prioridad a “medidas que reducen los déficits presupuestarios para alcanzar su objetivo a medio plazo y hacer disminuir la deuda”.

El presupuesto italiano para 2019 moverá más de 30.000 millones de euros. Diez mil millones de euros se destinarán a la política insignia del Movimiento 5 Estrellas que establece una renta para la ciudadanía de hasta 780 euros al mes, para aquellas personas con dificultades económica que alcanza a 6,5 millones de italianos. El presupuesto también contempla el acceso a la jubilación para 400.000 empleados, que costaría 7.000 millones de euros. Unos 12.400 millones de euros servirán para frenar un aumento del IVA.

Conocido el incremento del presupuesto italiano, fundamentalmente para gastos sociales, puso los pelos de punta a los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, los que mostraron preocupación y advirtieron sobre los riesgos del rumbo que podría tomar la economía al concretar un aumento abultado del déficit público.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios