Ciudad

Florencia Alcaraz

“El feminismo no es una moda que empezó ahora”

La periodista llega a Rosario para presentar el libro Que sea ley. Recorre la historia de la lucha de los feminismos por el aborto legal en Argentina


 

El 19 de febrero María Florencia Alcaraz estaba en el primer pañuelazo del año frente al Congreso Nacional cuando intuyó que el 2018 iba a estar marcado por la discusión del aborto. La práctica había ganado visibilidad cuando en el programa Intrusos cinco feministas usaron el prime time televisivo de la tarde para hablar de cómo las mujeres morían en la clandestinidad, qué era el derecho a abortar y qué era el misoprostol. En su trabajo como periodista, Alcaraz llevaba años siguiendo la agenda feminista. Sabía que detrás de ese masivo pañuelazo había una historia de décadas de militancia que encontró en la generación de jóvenes y adolescentes del Ni Una Menos la alianza perfecta para dar la discusión adentro y afuera del Congreso. Con ese impulso, empezó a documentar la lucha de los feminismos argentinos que llevaron al recinto el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). El resultado fue el libro “Que sea ley” de Marea Editorial. Alcaraz lo presentará este sábado a las 19 en el Encuentro Feminista Poner el Cuerpo en Santiago 146 bis.

 

No es nuevo

Alcaraz tiene 33 años y es codirectora y una de las fundadoras del portal de noticias feministas Latfem. Escribe y colabora en distintos medios como Anfibia, Cosecha Roja, El Destape Web, Las 12 e Infojus Noticias. La crónica que escribió sobre las pioneras de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal Seguro y Gratuito fue el otro impulso para pensar el libro que presenta este sábado en Rosario. “Como periodista y feminista tengo una obsesión con el archivo y la memoria. El libro responde a eso: generar un documento que nos narre y que no que sean otros los que cuenten lo que hicimos para vivir de una manera más digna”, explica en diálogo con El Ciudadano.

La periodista siente que es parte de la generación que usaba el pañuelo verde solo unas pocas veces en el año. De las que leía en el subte el libro Fornicar y Matar, de Laura Klein, forrado con papel telaraña para que no se viera la palabra aborto en la tapa. El primer pañuelo se lo dieron en el Encuentro Nacional de Mujeres (ENM) de 2005 en Mar del Plata. Diez años después en el mismo lugar lo usó para taparse la cara por los gases lacrimógenos que tiró la Policía contra las manifestantes. Desde entonces, los pañuelos verdes le duran pocos días: los cambia o los regala a una amiga o compañera nueva. “Es un gesto de época que muestra cómo se volvió popular, empezó a circular y estar en todos lados”, opina. A diferencia del libro de Klein el de Alcaraz no tiene que estar forrado y oculto. El título “Que sea ley” responde a una de las frases que de tan escuchada y repetida en 2018 se volvió un mantra feminista.

Alcaraz escribió Que sea ley desde lo que considera son las bases del periodismo feminista. No las 5 W del periodismo americano sino las cuatro D: dato, denuncia, demanda y deseo. “El libro viene a romper con la idea de que el feminismo es una moda que empezó ahora. Quería contar la diversidad de los feminismos y cómo el debate del aborto legal no salió de un repollo verde”, dice y agrega: “Es una forma de contarle a las pibas que se suman que hay una disputa del espacio público, una que dieron las abuelas y las madres de Plaza de Mayo y otras feministas en contextos más hostiles. También sirve para que otros países de Latinoamérica que están empezando a pelear por el aborto pueden conocer cómo fue acá”.

 

Parecido no es lo mismo

“Las mujeres y personas gestantes hemos sido muy pacientes, pero no muy pasivas”. La frase que dijo la ex gobernadora de Tierra del fuego, Fabiana Ríos, en su exposición en el Congreso resume la intención documental del libro de Alcaraz. Demuestra que cada conquista por el aborto legal fue gracias a una organización feminista que construye donde el Estado no está. Fueron fundamentales los Encuentros Nacional de Mujeres que desde la vuelta de la democracia recorren el país en una experiencia inédita en el mundo.

El libro está dividido en 10 capítulos. Empieza con la historia de Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y del pañuelo verde. Recorre el feminismo en las escuelas secundarias, da información sobre la legislación Argentina, aporta estadísticas e historias sobre las muertes por aborto clandestino. Muestra que hay una persecución que empieza en el hospital y termina en la Justicia.

Hay un capítulo dedicado a los varones trans que abortan y a la información escasa que hay sobre este colectivo. También plantea el debate sobre la formación médica y cuenta la organización feminista para crear redes de acompañamiento. Además, suma un capítulo sobre el misoprostol como el medicamento que permitió abortar afuera de un centro de salud y bajó los riesgos. Rosario aparece como una isla en la que la combinación entre activismo y políticas públicas logró que no muera ninguna mujer por aborto clandestino desde 2012. Sobre el final, el libro recorre la construcción de las mayorías en el Congreso más allá del signo político y muestra cómo jugó la movilización popular en el debate parlamentario.

En el panel de presentación del libro estarán la diputada nacional del Movimiento Evita, Lucila De Ponti, la referente de Mala Junta, Majo Gerez, y la abogada e integrante de la Campaña de Rosario, Mabel Gabarra.

 

Poner el cuerpo

La presentación de Que sea ley llega en el marco del Encuentro Feminista Poner el Cuerpo, organizado por el colectivo Mala Junta. Será este sábado desde las 11 y hasta las 21 con una agenda de actividades que las organizadoras describieron como una forma de cerrar el año con un regalo de disfrute, intercambio y aprendizaje. A las 18 presentarán “La cuarta ola feminista”, publicado por Mala Junta y escrito por Gerez, Noelia Figueroa y Luciano Fabbri. Además habrá clases de elongación, ginecología natural y autoconocimiento del cuerpo, astrología y tarot feminista, entre otras actividades. También habrá un torneo de fútbol feminista y diverso más un taller a cargo del colectivo Las Martas Fútbol Feminista de la capital provincial. El cierre será con una clase de baile twerk a cargo de una de la banda Chocolate Remix. También habrá una feria popular y un espacio de juegos y cuidado para niñas y niños a cargo de los varones del Laboratorio de Masculinidades.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios