País

Ajuste sin fin

El Equipo de Antropología Forense deja de funcionar por falta de fondos

El gobierno dejó sin plata a la entidad nacional de reconocimiento mundial, que así no podrá continuar con la identificación de soldados en Malvinas, el reconocimiento de desaparecidos de la dictadura o la colaboración en casos de femicidio, trata de personas, desapariciones actuales o causa Amia


El Equipo Argentino de Antropología Forense (Eaaf) informó que tuvo que suspender sus actividades en el país debido a la falta de transferencia de la totalidad de los fondos acordados con el Estado Nacional para cubrir los gastos operativos de 2018. El Eaaf es reconocido en todo el mundo por su trabajo científico en zonas de conflicto y guerras en Latinoamérica, África, Asia.

“Desde el año 2005, el Eaaf y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación firman anualmente un Convenio de Cooperación y Asistencia Financiera con el objetivo de solventar parte las actividades de la organización científica no gubernamental en Argentina. Por demoras ajenas a la institución el convenio de 2018 fue firmado recién en el mes de octubre”, manifestaron a través de un comunicado.

Según precisaron, “el acuerdo incluyó el compromiso por parte del Eaaf de realizar trabajos tales como la identificación de los soldados argentinos enterrados en Malvinas como NN, la búsqueda e identificación de desaparecidos de la década del 70, la colaboración en casos de femicidios, trata de personas, desapariciones actuales y otros casos complejos. Además, el Eaaf brindó capacitación en ciencias forenses a personal judicial y de fuerzas de seguridad”.

El Eaaf “realizó estas actividades en 2018 a la espera de la transferencia de la asistencia acordada, quedando en una situación financiera crítica para sus trabajos en la Argentina”, alertaron.

Mediante dichos acuerdos, el Eaaf prestó colaboración en causas como la de Santiago Maldonado, el atentado a la mutual judía Amia, la investigación sobre la muerte de Carlos Menem junior, la recuperación e identificación de las víctimas de la caída de la avioneta en el Delta y el hallazgo de fosas clandestinas de la dictadura, incluyendo la recuperación e identificación de más de 400 personas víctimas de desaparición forzada. Desde hace casi 35 años, actúa como perito en causas judiciales y asiste a familias de víctimas en el proceso de búsqueda, identificación y recuperación de sus seres queridos.

“Todos los pasos administrativos del convenio con el Ministerio de Justicia se han demorado y todavía no sabemos si nos transferirán lo correspondiente a 2018, y tampoco si la transferencia será por el total comprometido. Los funcionarios consultados señalan que van a transferir la mitad del monto acordado. El EAAF es completamente independiente en su trabajo, que se basa en criterios científicos. Contamos con personal especializado, gastos operativos e insumos que deben ser cubiertos y no estamos en condiciones de hacerlo sin esos fondos. Es una situación muy delicada porque afecta expectativas de familiares y trabajos ya iniciados”, explicó Luis Fondebrider, miembro fundador y director ejecutivo del Eaaf.

 

Reconocimiento internacional

El Equipo Argentino de Antropología Forense es una institución legalmente reconocida, no gubernamental y sin fines de lucro, que desde 1984 aplica la metodología y las técnicas de diferentes ramas de la ciencia en la investigación y documentación científica de casos de violencia política, étnica y/o religiosa en diferentes partes del mundo, en especial los relacionados con violaciones a los derechos humanos.

Realizó trabajos en más de 50 países del mundo. Entre ellos, la identificación de de mujeres asesinadas en Ciudad Juárez y Chihuahua, México, desde 2005 al presente.
Desde el año 2011, el Eaaf ha desarrollado escuelas en todo el mundo, especializadas en Ciencias Forenses y Derechos Humanos, dirigidas a forenses, fiscales, jueces, policías, entre otros. La primera se abrió en Sudáfrica, destinada a especialistas forenses de los países anglos parlantes de la región.  La siguiente se abrió en Beirut, para forenses de Medio Oriente y Norte de África, y en noviembre de 2015 tuvo su primera edición con 16 participantes de Irán, Irak, Líbano, Egipto, Siria y Palestina.

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios