Ciudad, Edición Impresa

fondos para obras

El endeudamiento municipal se trabó en el Concejo

El nuevo proyecto consensuado entre el socialismo y Ciudad Futura tuvo despacho de Presupuesto pero no de Gobierno.


El Concejo Municipal avanza sobre el pedido de la Municipalidad de Rosario de tomar un crédito público de hasta 146 millones de dólares en el exterior. Los ediles del socialismo lograron un acuerdo con Ciudad Futura por el destino de los fondos y el proyecto tuvo despacho favorable en la comisión de Presupuesto. En el nuevo plan se priorizará la generación de empleo, obras de pavimentación, la reconversión de un importante sector del distrito Sur con el proyecto Bajos del Saladillo; inversiones en Centros Comerciales a Cielo Abierto, reconversión de luminarias, transformación de asentamientos, la incorporación de nuevas líneas de trolebuses y la capitalización del Banco Municipal. Sin embargo, el proyecto se trabó en la comisión de Gobierno y no se votará mañana en el recinto. La comisión es presidida por el radical y ex candidato de Cambiemos Jorge Boasso, quien desde temprano anunció a través de redes sociales al bloque de Ciudad Futura de hacer una presunta alianza con el Socialismo para beneficiarse con un dictamen que destrabaría un conflicto de tierras en Nuevo Alberdi, eje territorial del ex Movimiento Giros. En este contexto, la discusión pasó para el martes que viene. Ediles del Frente para la Victoria, por su parte, insisten que la deuda no debe tomarse en dólares.

Consensuado

El despacho en la comisión de Presupuesto de ayer llegó tras la habitual reunión de los martes. Entre los distintos partidos se consensuó, como ya habían adelantado los bloques días atrás, una distribución de los fondos distinta de la que originalmente envió el Ejecutivo. La comisión fue presidida por Verónica Irizar, del socialismo, que explicó que 20 millones se destinarán a capitalizar el Banco Municipal de Rosario. También se incluyó autorizar la gestión de asistencia financiera a la provincia por el monto de hasta 800 millones de pesos con el objetivo de reestructurar pasivos del municipio.

Irizar, que comparte la comisión con Horacio Ghirardi y Enrique Estévez, del socialismo; Caren Tepp, de Ciudad Futura, y Aldo Poy, del Partido Demócrata Progresista (PDP), detalló los proyectos para los que el municipio tomará la deuda. “A pedido de los concejales de Ciudad Futura, el 30 por ciento de las obras de pavimentación se realizará en carácter provisorio para incluir calles de la periferia, mientras que el 70 por ciento se derivará a pavimento definitivo”, consideró Irizar sobre esa modificación propuesta por ese sector, entre otras. En total, para el pavimento definitivo se invertirán 425.600.000 pesos y para el provisorio, 182.400.000 pesos. Luego abundó sobre otras obras que necesitarán de 408.000.000 millones de pesos. Entre ellos, la recuperación de los Bajos del Saladillo y el saneamiento ambiental del Brazo Seco. También se  usarán partidas para una puesta en valor del corredor histórico de avenida Nuestra Señora del Rosario; la renovación integral de avenida Arijón, el acceso a Mangrullo y Lamadrid; la puesta en valor del Corredor Bermúdez, acceso Sur; la puesta en valor de las plazas Las Heras, O´Higgins y Costarelli; entre otros. También se prevé mejoras en los barrios de la zona sur y la ampliación del Parque Huerta La Tablada promoviendo empleos ligados a esa matriz productiva. Por último, se montará un Observatorio Climático; entre otros proyectos previstos. “A las incorporaciones se suma el desarrollo de 500 soluciones habitacionales para disminuir la vulnerabilidad social en asentamientos irregulares”, indicó Irizar. Además, señaló que se prevé un plan de integración urbana, infraestructura barrial y la puesta en funcionamiento del proyecto Mercado Barrio, que se coordinará con las actividades previstas para el complejo ferial que funcionará en el predio del Patio de la Madera.

En el ítem “bienes de capital” se prevé la adquisición de equipamiento para el transporte público de pasajeros, recuperación de líneas eléctricas de trolebuses, por un monto total de 320 millones de pesos. Dentro del banco de proyectos se incluyen obras de infraestructura para la reactivación de la economía local y la generación de empleo en la ciudad. El seguimiento del dinero invertido, según aportó el concejal Poy, estará a cargo de una Comisión de Seguimiento de Control de la Gestión y de la Ejecución de la Inversión Pública.

También por la mañana se reunió el Consejo Económico y Social, integrado por instituciones de la ciudad y presidido por la intendenta Mónica Fein, donde se compartió el nuevo proyecto de endeudamiento. “Mis expectativas son positivas y estamos en los últimos momentos. Hemos hablado y hemos aceptado cambiar lo que nos pidieron, ahora serán los propios concejales los que resolverán la posibilidad de hacer más obras de infraestructura para la ciudad”, señaló la mandataria.

El titular del Banco Municipal, Gustavo Asegurado, consideró que la deuda podrá aportar soluciones crediticias por 1.200 millones de pesos, a tasas promocionales, que permitirían volcar estos recursos adicionales a créditos hipotecarios, para la construcción de viviendas, centros comerciales e inversiones productivas para pequeñas y medianas empresas. “El banco tiene dinero y le falta la capitalización para salir a prestarlo”, aclaró la intendenta.

Desde el bloque del Frente para la Victoria (FPV), Norma López confirmó la postura del “no” al endeudamiento en dólares. La edila considera que no hay necesidad de buscar prestamistas en el exterior porque en “Argentina sobran fondos que vienen a ser colocados en pesos para aprovechar la bicicleta financiera”. Para López el 8 por ciento de interés en dólares que se propone no es menor al 30 por ciento en pesos que se podría conseguir si se tramita en la Nación. “Estamos frente a una política monetaria temeraria que lleva a cabo el Banco Central de la República Argentina (BCRA), la cual empuja a las diversas jurisdicciones a endeudarse en el mercado internacional”, señaló la concejala. Además dijo que en los últimos 3 años del crédito habrá que devolver alrededor de mil millones de pesos, cifra que para López es igual al monto que Rosario recaudó durante todo el año 2016 en concepto de Tasa General de Inmuebles (TGI), o la mitad de lo recaudado por Derecho de Registro e Inspección (DReI). “Lo que no se dice es que cuando haya que devolver el capital habrá que duplicar por tres años el valor de la TGI, e incrementar en un 50 por ciento el del DReI ”, finalizó la concejala del Frenta para la Victoria.

Fuertes cruces y respuestas

Temprano por la mañana Jorge Boasso denunció que el acuerdo que llegó al despacho proviene de una alianza entre Ciudad Futura y el socialismo, quien habría beneficiado al ex Movimiento Giros en un litigio por la tenencia de un terreno en Nuevo Alberdi. Juan Monteverde, de Ciudad Futura, cruzó al radical a través de las redes sociales y finalmente reiteró lo que ya se conocía de cómo se gestó el proyecto en común con el resto de los concejales de la comisión.

“En el dictamen queda expresamente plasmado que el 70% de los recursos son dispuestos de forma estratégica en los barrios de la periferia para abordar de manera integral y decidida los dos principales problemas que tiene hoy la ciudad, de los cuales se desprenden todos los otros: la desigualdad y la violencia”, expresó Monteverde.

Uno de los tres concejales de Ciudad Futura dijo: “Para algunos, desde la comodidad del sillón de su casa, les puede parecer que no se justifica una deuda para hacer obras”.

Comentarios