Mundo

Gaza arrasada

El Ejército de Netanyahu reconoció que asesinó a tres rehenes israelíes que mostraron bandera blanca

Las víctimas tenían entre 25 y 28 años. Las autoridades argumentan como atenuante que esos crímenes sucedieron "durante un combate y bajo presión". Recrudecen las protestas de familiares contra el primer ministro


El ejército israelí informó este sábado que los rehenes que mató “por error” en Gaza ondearon una bandera blanca y uno de ellos llegó a pedir ayuda en hebreo, según una investigación preliminar sobre el hecho, que provocó la protesta de familiares en Tel Aviv para exigir al Gobierno un nuevo acuerdo de intercambio con el movimiento islamista palestino Hamás.

El incidente comenzó cuando un militar israelí identificó a tres “personas sospechosas” que estaban saliendo de un edificio del barrio de Shejaiya, en el norte del enclave gobernado por Hamas.

Todos estaban con el torso desnudo y uno de ellos llevaba una bandera blanca improvisada con un palo y una tela, pero un militar abrió fuego inmediatamente contra el grupo al grito de “¡Terroristas!” para avisar a sus compañeros, al creer que estaban siendo víctimas de una trampa, de acuerdo con el análisis preliminar efectuado por el Mando Sur del Ejército israelí.

Dos de los rehenes murieron en el acto y el tercero, herido, regresó al edificio. Entonces, los militares comenzaron a escuchar gritos de “¡Socorro!” en hebreo. Cuando el rehén volvió a salir del edificio, fue finalmente abatido por un segundo militar, indica la investigación, citada también por el medio local Times of Israel.

La pesquisa inicial considera que los dos soldados actuaron en contra de los protocolos de combate, antes de apuntar circunstancias “atenuantes” como el hecho de que las fuerzas en Gaza llevan días sin ver civiles palestinos y que las únicas personas que ven de civil suelen ser milicianos de Hamas, que se presentan como desarmados mientras otros ocultos abren fuego contra los militares.

En ese sentido, el ejército informó de un “acontecimiento trágico” ocurrido en una zona de la Franja de Gaza donde los soldados se enfrentan a una “gran presión”, “intensos combates” y “numerosas emboscadas”.

Según un responsable militar citado por la agencia de noticias AFP, a “algunos cientos de metros” del lugar donde se produjo el incidente hay un edificio con un “SOS” escrito en la pared. El ejército investiga “si hay algún vínculo con los rehenes”.

Por su parte, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), el teniente general Herzi Halevi, asumió este sábado la responsabilidad del Ejército en lo ocurrido, un hecho que describió como “doloroso” y “difícil”.

“Las FDI y yo, como su comandante, somos responsables de lo ocurrido, y haremos todo lo posible para evitar que se repitan casos así en la continuación de los combates”, declaró en un video.

“El tiroteo contra los rehenes se llevó a cabo en contra de las normas de fuego abierto. Está prohibido disparar contra quienes levantan una bandera blanca y piden rendirse. Pero este tiroteo se llevó a cabo durante un combate y bajo presión”, afirmó.

Halevi dijo que tras la investigación preliminar, el Ejército envió nuevos protocolos a las fuerzas que están sobre el terreno, además de notificar a las familias de las víctimas y dar a conocer los hallazgos al público.

“Puede haber otros casos en los que los rehenes escapen o sean abandonados durante los combates, y tenemos el deber y la responsabilidad de rescatarlos con vida”, consideró.

Las FDI habían admitido ayer que mataron “por error” a los tres rehenes, identificados como Yotam Haim (28 años), Alon Shamriz (26) y Samer El Talalqa (25).

“Durante combates en Shejaiya, el Ejército identificó por error a tres rehenes israelíes como una amenaza. Como resultado, los soldados dispararon hacia ellos y murieron”, afirmó el cuerpo armado en un comunicado, en el que expresó además un “fuerte arrepentimiento por el trágico incidente”.

Sus cuerpos fueron trasladados a Israel, donde su identidad fue confirmada.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó la muerte de los rehenes como una “tragedia insoportable”.

Los tres figuraban entre los 240 rehenes, entre ellos una veintena de argentinos, que fueron tomados por milicianos de Hamas en su ataque contra Israel del 7 de octubre, donde asesinaron a 1.200 personas, en su mayoría civiles, según las autoridades israelíes.

En respuesta, Israel prometió “aniquilar” a Hamas e inició una ofensiva en la Franja de Gaza que dejó más de 18.000 muertos, la mayoría civiles, según el Ministerio de Salud gazatí.

Cientos de personas, entre ellos familiares de rehenes tomados por Hamas, se congregaron tanto ayer como hoy en Tel Aviv para pedir un nuevo acuerdo que permita liberar más personas.

“Presten atención a nuestros llamamientos y al tremendo sufrimiento de los rehenes y aprueben el marco para un acuerdo ahora mismo”, dijo Shir Segal, cuya madre fue liberada el mes pasado y cuyo padre aún se encuentra cautivo, en una movilización frente a la base militar de Kirya, en la que se dirigió directamente al premier Netanyahu, al ministro de Defensa, Yoav Gallant, y al miembro del gabinete de guerra Benny Gantz.

Los tres tenían previsto participar en la noche (local) de este sábado en una conferencia de prensa para hablar del tema.

Después de que ayer se diera a conocer la muerte de los rehenes por parte de las fuerzas israelíes se registró una protesta frente al Ministerio de Defensa en la que los manifestantes ondearon banderas israelíes y pancartas con el rostro de algunos de los 129 secuestrados aún en manos de Hamas.

“Todos los días muere un rehén”, rezaba una pancarta. “Me estoy muriendo de miedo”, declaró Merav Svirsky, hermana de la rehén Itay Svirsky. “Exigimos un acuerdo ya”, añadió.

Raz Matalon, cuyos dos familiares, Yossi y Eli Sahrabi, son rehenes, pidió al Gobierno que presente nuevas propuestas para un acuerdo con Hamas.

Una tregua de una semana a fines de noviembre, mediada por Qatar, Egipto y Estados Unidos, permitió liberar a unos 80 rehenes a cambio de palestinos encarcelados en Israel.

De acuerdo con The Wall Street Journal, responsables de Israel y de Qatar tenían previsto reunirse este sábado en Oslo para intentar reactivar las conversaciones sobre un nuevo alto el fuego humanitario.

En el encuentro iban a participar el ministro de Exteriores de Qatar, Mohamed bin Abdulrraman al Zani y el director de los servicios de Inteligencia exterior de Israel (Mossad), David Barnea, según el medio.

Sin embargo, el sitio israelí de noticias Walla informó que ese encuentro ya ocurrió en la noche del viernes. Y citando a dos fuentes, afirmó que las conversaciones fueron “sólo el principio” y que el proceso sería “largo, difícil y complicado”.

Comentarios