Espectáculos

El documental “Seré millones” se estrena en El Cairo

La reconstrucción de un robo militante. La realizadora Mónica Somoncini habla de la película documental sobre el atraco a un banco hecho por guerrilleros en 1972. El film se proyecta el viernes las 18 en el cine público.


Con una narrativa que pretende renovar el tradicional formato documental, llega a las salas locales Seré millones, el film dirigido por Omar Neri, Mónica Simoncini y Fernando Krichmar que regresa a los turbulentos años 70 para echar luz sobre un particular episodio: el robo al Banco Nacional de Desarrollo (Banade), ejecutado por un grupo de militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores-Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP) en enero de 1972.
Protagonizado por dos de los partícipes del hecho, Oscar Serrano y Ángel Abus, militantes del PRT y empleados del banco, el film pretende resaltar el costado humano de quienes lucharon por llevar a la práctica un ideal. “Conocimos la historia porque trabajamos en una investigación bastante larga que dio como resultado una trilogía que se llamó Gaviotas blindadas y fue durante esa investigación que conocimos a los protagonistas de este documental. Nos impulsó el trabajo de Raymundo Gleyzer (cineasta y militante desaparecido en mayo de 1976), a partir de un videoinforme que había realizado el movimiento Cine de la Base. Al verlo, un amigo se dio cuenta que era el papá de otro amigo y por ahí empezó el contacto”, señaló Mónica Simoncini acerca del trabajo que se estrenará en Rosario esta tarde, a partir de las 18, en el cine El Cairo, con entrada libre y gratuita, y continuará en cartel el próximo jueves 18 en Cines del Centro.
La particularidad que impera en este relato es el registro del proceso de realización del film, que se muestra a partir de imágenes tomadas durante el casting de actores, así como de conversaciones e intervenciones informales de los propios protagonistas, donde el vínculo entre estos, los actores y directores se vuelve fundamental en la descripción de los hechos.
Al respecto, Simoncini explicó: “Cuando tuvimos la posibilidad de hacer el documental pensamos en usar como dispositivo la idea del casting y la gente joven, con la intención de poner en juego la relación con los más viejos, y reflejar la idea que ellos planteaban de que se podía vivir con otros valores”.
En consonancia con ese “vivir con otros valores”, Seré millones se convierte en una especie de documental dentro de otro documental, donde el material de archivo y las entrevistas se intercalan con pasajes de ficción, representaciones e intervenciones de los protagonistas, sumado a la opinión de los actores.
“Habíamos usado el dispositivo del confesionario para mostrar lo que sentían los actores, porque nos pareció lindo mostrar el proceso que habían hecho como personas comunes que se encontraban con dos guerilleros. Nos interesaba que la película no fuera sólo para un grupo militante, queríamos llegar a un público más amplio. Era un desafío poner a figuras como (el líder del PRT-EPP, Mario Roberto) Santucho o hablar de una expropiación, ya que son cosas que hoy no están en el cine o no tienen un lugar”, expresó Simoncini.
Otra particularidad es que los testimonios de Serrano y Abud no provienen de entrevistas formales, sino que se conocen en diálogos enmarcados en contextos cotidianos. De esta manera, el film muestra a los actores entrevistando a los protagonistas que más tarde tendrán que interpretar, así como recibiendo directivas de estos últimos, en un intercambio de visiones que vuelca el relato hacia un lugar más espontáneo. “Siempre nos planteamos el poder estar a la altura de la lucha que ellos llevaron adelante. En Gaviotas… ya lo habíamos explicado de manera formal y militante, y ahora queríamos llevar al espectador por otros lugares, que se sienta interpelado; cualquiera de esos jóvenes que hacen el casting puede identificarse con un espectador que no sabe bien la diferencia entre Montoneros y el PRT”, afirmó la realizadora.
En cuanto al material de archivo, Simoncini destacó la dificultad en conseguir la causa judicial, que finalmente obtuvieron una vez comenzado el rodaje; en ella se anoticiaron que la misma había prescripto en 1973 en la amnistía de Cámpora. Seré millones es el resultado del trabajo en equipo de los grupos Cine Insurgente y Mascaró Cine, quienes a su vez forman parte de la Asociación de Documentalistas. Rodado durante 10 días con bajo presupuesto, el documental no sigue un guión preestablecido, sino que es el resultado de un gran trabajo de montaje: “Fuimos viendo el material y armando la estructura. La idea original no era hacer actuar a los protagonistas, sino que fue algo que surgió en los ensayos y nos sorprendió su capacidad para memorizar el texto. La fuerza está en ellos y en el diálogo que tuvieron con los actores, porque nos interesaba el espectador común, y poder contarlo de manera natural y simple”, concluyó Simoncini.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios