Edición Impresa, Le ponen la firma

Esto que nos ocurre

El dinosaurio más grande del mundo seguirá deleitando a paleontólogos

Alejandro Otero, uno de sus descubridores, señaló a El Ciudadano que “todavía queda mucho por descubrir en el lugar”.


Los restos del hasta ahora dinosaurio más grande del mundo fueron hallados en la Argentina, a mediados del el mes pasado, más precisamente en la provincia de Chubut. Alejandro Otero, uno de los integrantes del equipo que lleva adelante la investigación, habló con El Ciudadano, confesó que al momento de encontrar los primeros restos no sabían que “era tan grande”, pero al darse cuenta de la magnitud del descubrimiento sintió “sorpresa y una alegría enorme”. Al mismo tiempo, remarcó que el grupo seguirá excavando en el lugar, ya que “todavía queda mucho por descubrir”.

Otero es paleontólogo, egresado de la Universidad Nacional de La Plata, y desde el 2013 se encontraba trabajando junto con un equipo de científicos liderados por investigadores del Museo Paleontológico Egidio Feruglio (MEF) de la ciudad chubutense de Trelew en el proyecto que halló siete ejemplares de la familia de los saurópodos (cuello largo) pertenecientes a la especie más grande que se haya encontrado en el mundo.

Según contó Otero, el más grande de ellos tiene un largo de 40 metros, una altura de 70 y pesó alrededor de 80 mil kilos. La especie era herbívora y sus restos fueron encontrados cerca de la localidad de El Sombrero, en Chubut.

“El esqueleto del ejemplar más grande no lo podríamos armar completamente porque nos falta la cabeza, pero sí podemos armar gran parte de él”, indicó el paleontólogo que integró el equipo, del cual se siente “orgulloso”. “Está muy bueno trabajar con esta gente, además somos todos amigos”, señaló Otero sobre sus compañeros.

El paleontólogo platense señaló que “estos animales vivieron a finales de la era Mesozoica (hace 100 millones de años), cuando los dinosaurios dominaron los ecosistemas terrestres”.

“Los dinosaurios saurópodos son cuadrúpedos y desarrollaron una forma verdaderamente gigante, con cuello y cola muy largos y un cráneo pequeño”, indicó Otero, quien aclaró que los ejemplares encontrados pertenecen a un grupo particular de los saurópodos denominado titanosaurios, que incluye animales extremadamente grandes como el Puertasaurus, hallado en Santa Cruz, y el Argentinosaurus de Neuquén.

Otra de las cualidades de los restos hallados, destacada por Otero, fue el estado de conservación de los mismos. “Estaban prácticamente intactos, algo que no pasa con frecuencia”, aseguró.

Además, Otero contó que, a diferencia de la extracción de pequeños fósiles, donde se utilizan elementos como martillos, palas picos y cepillos, cuando los huesos tienen un gran tamaño, como en este caso, se necesitan retroexcavadoras y palas mecánicas.

“Vamos a seguir excavando, todavía queda mucho por descubrir en este lugar”, cerró entusiasmado el paleontólogo platense.

El equipo de investigación que integra Otero es encabezado por los doctores Carballido y Diego Pol (MEF). Los otros integrantes son Leonardo Salgado e Ignacio Cerda (Universidad Nacional de General Roca), Alberto Garrido (Museo Olsacher de Zapala), Juan Ignacio Canale (Museo Paleontológico del Chocón), Jose Ignacio Canudo (Universidad de Zaragoza), Martín Umazano (Universidad Nacional de la Pampa) y Marcelo Krause (MEF). Mientras que el departamento Técnico del MEF, liderado por Pablo Puerta, asistió en las tareas de extracción, transporte y acondicionamiento de los fósiles. Los científicos contaron también con el apoyo de la Secretaría de Cultura del Chubut, y de un importante equipo de colaboradores y voluntarios para el trabajo de campo.

Comentarios