Edición Impresa, Espectáculos

Audiovisual

El detrás de escena del “arduo” camino al éxito

Se conocerá en la ciudad la película “Hasta hacernos fama”, una producción independiente de los realizadores locales Tomás y Nicolás Palma que filmaron junto a Cristian Stamponi.


“Ellos tienen una vida oscura y patética y creen que los famosos se la van a iluminar, que por estar cerca de ellos lo van a lograr”. Hasta hacernos fama es una película, una especie de registro de ficción, con algo de documental en su factura, que sigue a tres jóvenes rosarinos en la cruzada de hacerse famosos confiando en el efecto derrame de popularidad que podrían generar las estrellas de la tele porteña. Con un toque humorístico que encuentra referencias en el británico Ricky Gervais o el norteamericano Louis Szekely (quien protagoniza la serie Louie), en el que la ficción y la realidad resultan indivisibles, el film contó con la participación de Diego Capusotto, Yayo Guridi, Julieta Ortega, Silvina Luna, Guido Suller, Luis Machín, Pablo Ramos y Claudio Villarruel, entre muchos otros.

Pensada, producida y protagonizada por Tomás y Nicolás Palma, junto a Cristian Stamponi, el film será proyectado este jueves en dos funciones, a las 20 y a las 22.30, en la Terraza de la Cúpula de la Plataforma Lavardén (Sarmiento y Mendoza). Las entrada es libre y gratuita y los tickets deberán ser retirados con anticipación en la boletería del teatro.

Hasta hacernos fama se desprende de la serie web Hasta hacernos pelota del mismo trío de realizadores. “Eran sketches de fútbol”, cuenta Tomás Palma a El Ciudadano. “En ese momento nos divertíamos mucho con el detrás de cámara: repartir guiones, la relación con mi hermano, el rol de director o los sonidos que hacíamos mientras filmábamos. Entonces la idea de la película fue mostrar ese detrás de escena”.

p28f2

En el paso de la serie web a la película dejaron atrás el fútbol como tema principal y modificaron el registro: “Antes trabajábamos con un registro que era más como Cha Cha Cha, como esos sketches de los 90. Ahora el lenguaje que consumimos tiene que ver con lo que hace Ricky Gervais o Louie, donde no distinguís si lo que estás viendo es realidad o ficción”, explicó.

El sueño de ser una estrella

“Casi siempre la persona que la pega tarda 20 o 30 años y lo hace como consecuencia de un trabajo largo. Lo nuestro es de una gran ansiedad por pegarla rápido, en un año, y ellos (los personajes del film) creen que por filmar con famosos lo van a lograr”, contó. Para conseguir su objetivo, estos jóvenes rosarinos se van a Buenos Aires a perseguir famosos (algunos por varios años), les ruegan para que participen de su película o para que los mencionen en Twitter. “Porque las reglas del mercado indican que tenés que ser famoso para estar en tele o en radio –continuó Palma– porque quienes manejan esos lugares les interesa más el marketing que el trabajo en sí. No hay gente que apueste a emprendedores que no sean famosos. Entonces, en la película queremos ser famosos para instalarnos en el aparato productivo”.

Se trata de una exacerbación de prácticas comunes en el ambiente, una crítica y autocrítica a lo que se está dispuesto a hacer para “pegarla”, para lograr ese éxito que es el motor que los mueve. “Mi hermano y mi amigo se fueron a vivir a Buenos Aires. Durante dos años fui y vine de Rosario a Buenos Aires. Allá está lleno de pibes del interior que quieren actuar, que quieren filmar y se mezcla esa idea de ser famoso porque parecería ser la forma en la que te dan dinero para que vos puedas hacer lo que te gusta”, confesó Palma y continuó ejemplificando: “A Villarroel, por ejemplo, le vamos a pedir plata y él nos restriega el Martín Fierro de Oro por la cara y nos dice que la serie que hacemos no está buena porque no subestima al público. No diría que hacemos una crítica pero sí buscamos reflejar ciertas miserias tanto nuestras como de los famosos”. El tinte de docu-ficción hace que, si bien lo que ocurre muchas veces está guionado, no se distinga. “Incluso usamos el recurso de las cámaras ocultas”, puntualizó y explicó: “Es el backstage de una película, de lo que pasa atrás: pedir cosas, insistir, adular, repartir guiones. Y está también la idea del pez gordo y el pez chico; porque no sólo nosotros somos víctimas de eso, sino que ni bien podemos y tenemos un poco de margen, destrozamos a alguien que viene atrás, una práctica humana que casi se naturalizó”.

Película en “top mantas”

El jueves será, según se anuncia, “el estreno y la última función” de Hasta hacernos fama; después la película llegará a Buenos Aires el 16 del corriente. “Además, hicimos 500 copias que vamos a vender el jueves y después la idea es repartirlas en los «top mantas» (vendedores callejeros) para que esté en venta con Rápido y furioso y alguna de Darín. La idea es que salgas del súper y la puedas comprar”, contó Palma.

Comentarios