Ciudad, Gremiales

Informe gremial

El desempleo en Rosario llegó a dos dígitos

La ciudad cerró el 2017 con una tasa de desocupación del 10,23%, más que el 9,77 medido en el 3er trimestre de 2017.


El Observatorio de Mercado de Trabajo Rosario que dirige el Sindicato de Trabajadores Judiciales de Santa Fe envió el segundo informe de Mercado de trabajo que abarca el 4° trimestre de 2017. Uno de los datos más alarmantes del informe es que el desempleo trepó a los dos dígitos, llegando al 10,23 % de personas sin trabajo.

Según sostiene el informe, los cambios de modelo económico y en las políticas de empleo han vuelto a poner el foco de atención en el seguimiento de la evolución del desempleo en Argentina. Esta atención sobre el mercado laboral se intensifica en el contexto donde el gobierno nacional impulsa en la Cámara de Senadores un proyecto de ley de reforma laboral. Si bien se plantea desde el Ejecutivo nacional como ventajosa para el blanqueo de trabajadores y la generación de nuevos empleos, en la lectura del articulado se observa una nueva flexibilización laboral que avanza sobre derechos laborales ya adquiridos, lo cual supone mayores ventajas para los empleadores que para los empleados.

Rosario es un área de interés para el estudio laboral no sólo por ser la ciudad más poblada de Santa Fe sino por su base económica fuertemente arraigada en la industria (la actividad más afectada por la apertura de importaciones y el nuevo modelo económico), y el comercio (afectado principalmente por la caída del consumo y por los aumentos tarifarios de los servicios públicos que impactan sensiblemente en los costos).

Si bien existen datos de desempleo a nivel local, que se nutren de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), la publicación de dicha información se realiza de forma rezagada o tardía (por ejemplo, a enero de 2018 hay datos sólo del tercer trimestre de 2017), siendo este uno de los argumentos más fuertes para construir una medición propia del desempleo en Rosario que dé cuenta de la situación del empleo en tiempo real.

En el informe se presentan los resultados del relevamiento realizado a distintos hogares de la ciudad de Rosario. Las 469 encuestas trimestrales realizadas recabaron no sólo información de tipo cuantitativa (cantidad de desempleados) sino también cualitativa, que  permite conocer de manera fehaciente las particularidades del mercado laboral rosarino.

Algunos de los números más destacados del informe:

Rosario cerró el 2017 con una tasa de desocupación del 10,23%. Esto representa un aumento en comparación con el desempleo del 3er trimestre de 2017, que fue 9,77%.

El desempleo en Rosario se ubicó arriba de los 2 dígitos en un trimestre que la actividad comercial tiende a intensificarse por el “efecto fiestas”.

En términos absolutos, se trata de 34.892 rosarinos que perdieron su empleo en el último año.

La tasa de subocupación fue del orden de 10,77%, es decir, que 1 de cada 10 personas que trabajan en nuestra Ciudad lo hacen menos de 39 horas semanales y quisieran trabajan más horas.

El desempleo de jóvenes de entre 19-29 años explica más de la mitad del desempleo. En dicho rango etario, el desempleo alcanza el 21,45%, dos veces al observado para el conjunto población.
7 de cada 10 rosarinos se encuentra desempleado desde hace un año. Esto quiere decir que se están creando menos puestos de trabajo para absorber a las personas que pierden su fuente laboral.

La informalidad del empleo es de alrededor de 31%, niveles levemente inferiores a los observados en el plano nacional. Son 355.09 rosarinos que se encuentran desprotegidos.

El derecho laboral menos reconocido son las enfermedades que si cubren las leyes laborales. El de mayor cobertura es el de las vacaciones pagas.

Las mujeres muestran menores tasas de actividad, de empleo y sin embargo, mayores de desempleo que los varones. Un 66,6% del desempleo observado es explicado por la mujer.

La tasa de desempleo de las mujeres es aproximadamente de 16%.

El 32% de los Rosarinos describe la situación laboral general como negativa contra el 29% que la describe positivamente dando lugar a un virtual empate.

Hay una situación de virtual optimismo laboral ya que un 42% de los rosarinos pronostican una mejora a futuro de las condiciones laborales contra el 32% de pesimismo.