Economía, Política

Nueva etapa

El desafío Massa: “cambiar la matriz productiva” de la Argentina

Así explicó el Vasco de Mendiguren, flamante secretario del área, los primeros anuncios económicos. “Nosotros planteamos bajar la inflación, acomodar la economía para un proceso de crecimiento, pero preservando el poder del salario”, definió. Sectores empresarios transmitieron buenas expectativas


El flamante secretario de Producción, José Ignacio de Mendiguren, afirmó que las nuevas medidas anunciadas por el ministro Sergio Massa apuntan a bajar la inflación y reordenar la economía, con la preservación del poder del salario. “Me convoca y obsesiona, y estoy convencido de la que Argentina tiene el destino de ser un país productivo, y cambiar la matriz productiva para liberar esa energía que la Argentina tiene. Lo hemos hecho, tuvimos una recuperación cuando pasamos de la peor crisis económica a esa situación”, sostuvo De Mendiguren en declaraciones radiales.

El Vasco, dirigente y ex titular de la Unión Industrial Argentina (UIA) y convocado por el ministro Sergio Massa para ocupar un lugar clave, diagnosticó que la realidad del país es inédita y enmarcada en un problemático contexto mundial, pero aseguró que la Argentina cuenta “con todas las herramientas para superarla en un corto plazo”.

“Tenemos a disposición recursos extraordinarios que el mundo demanda más que nunca. La clave es la macroeconomía, podés tener la mejor empresa, con las mejores máquinas, pero si tenés una economía como la del 2001, con el uno a uno y te importaban hasta zapallitos, no había posibilidades por más esfuerzos que se hicieran de vencer eso”, sostuvo.

En ese marco, expuso que la única solución ante la crisis actual es fortalecer el crecimiento económico a través de una estructura productiva que permita garantizar el salario y el trabajo.

“Sergio ha planteado que atendemos la coyuntura, si no calmamos esta locura de intranquilidad es imposible dar otro paso. La gente creía todo ese drama que le planteaban y eso volvía imposible bajar la inflación. Cuando tenés claro un objetivo, no vas a poder tomar todas las medidas de golpe, pero las que tomás en la coyuntura deben ser pensando en esa salida”, manifestó.

En torno a la estrategia de diálogo con los sectores empresarios y de trabajadores, De Mendiguren amplió: “La gran diferencia entre este planteo y los anteriores es que antes, la primera variable que se utilizaba era el salario, nosotros planteamos bajar la inflación, acomodar la economía para un proceso de crecimiento, pero preservando el poder del salario. La definición política es diametralmente distinta. Vamos a lograr esto trabajando juntos, trabajadores, empresarios, y es a ellos a los que convocamos”.

Y subrayó: “Vamos hacia un orden fiscal, por el momento y un superávit comercial para salir de esta estrangulación porque la falta de dólares está dificultando poder mantener el nivel de crecimiento. En el pasado, esta falta de dólares se resolvía con deuda, no cambiando la matriz productiva. Hoy estamos en esta emergencia administrando los pocos dólares que tenemos, pero en una Argentina que sigue generando dólares, es un problema de tiempo”.

Por lo pronto, distintas fuentes del sector empresario expresaron buenas expectativas a la gestión de Massa en Economía. El director gerente del Bank of America-Merrill Lynch para el Cono Sur, Sebastián Loketek, aseguró que “el mercado le dará una posibilidad a Massa, ya que el discurso fue positivo”, y marcó que “era importante que diera este primer mensaje”, en el que trazó como ejes “orden en las cuentas públicas” y “previsibilidad” en el campo económico.

Tras los primeros anuncios, distintas vertientes empresarias acompañaron el anuncio sobre el Gasoducto Néstor Kirchner: “Esta obra cambia la economía argentina. No podemos seguir importando energía que podemos producir localmente2, dijo Marcelo Mindlin, presidente de Pampa Energía, quien con su controlada Sacde ganó junto a Techint los principales tramos de la primera etapa de la obra.

Otra importante figura del empresariado, el actual titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, indicó que “el reordenamiento de las funciones”, por la concentración en la figura de Massa, “era conveniente teniendo en cuenta el contexto” de la Argentina y el mundo. “En lo nacional porque es clave el encontrar el camino para lograr previsibilidad macroeconómica con una política fiscal que no se resuelva aumentando impuestos sino con una administración eficiente. Todo esto acompañado de una política monetaria y cambiaria que reduzca la inflación”.

De todas maneras el titular de la Unión Industrial recordó que “todo proceso de desarrollo industrial requiere de divisas para equipamiento e insumos”, para lo que pidió “contar con estrategias de acumulación de reservas”.

En la misma sintonía se expresó Mario Grinman, presidente de la Cámara de Comercio, quien consideró que las medidas hablan de “un político inteligente y conocedor, que ha tomado una apuesta riesgosa”. Y apostó: “Conocemos su capacidad, pero hay muchas incógnitas. Si el gobierno sigue con sus diferencias internas se le va a hacer muy difícil. En la línea que acaba de expresar, nosotros lo vamos a acompañar. Massa planteó una defensa del orden fiscal y del rol del sector agrícola en la sociedad argentina. Eso demuestra su intención de avanzar en un sentido racional”.

En ese sentido también se pronunció el presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), Daniel Rosato, consideró que con Massa llegará “la normalización de las variables financieras para apuntalar la recuperación económica”.

“Desde IPA estamos esperanzados en que la renovación del gabinete aportará tranquilidad a los mercados financieros para poder concentrar toda la energía en la economía real, con eje en la producción nacional. Sabemos que Massa conoce esa realidad y tiene un compromiso con las pymes nacionales”, sostuvo el dirigente.

 

El campo avisa: “No le pueden pedir más esfuerzo”

Tras los primeros anuncios de Sergio Massa, y con una primera reunión este mismo viernes, el titular de la Federación Agraria, Carlos Achetoni, respondio a la invitación del flamante ministro de Economía con un claro y crítico mensaje hacia él y al gobierno nacional: “Ojalá que pueda encontrar algún rumbo determinado, pero debe hacerse un esfuerzo más grande, y no se pueden confundir: a nuestro campo no le pueden pedir más esfuerzo porque han agotado la capacidad de producción y han dilapidado esos esfuerzos en una mala administración de los recursos”.

Achetoni pidió alcanzar un equilibrio fiscal amplio, a través de acuerdos con todas las fuerzas políticas, y reclamó el anclaje entre el dólar blue y el oficial “para todos igual”.

“Es un Frankenstein esto, parece una casa de juegos y no un país. Hablo de que atrasaron al dólar”, cuestionó el ruralista.

En torno a las nuevas medidas, Achetoni las alejó de un plan económico, ya que “no tienen el diseño de uno”, y cuestionó el dólar soja, al que consideró entre “medidas tentativas” para la liquidación de cosecha, y sostuvo además que para los pequeños y medianos productores, configura “una agresión”.

De igual modo algo reconoció en la invitación de Massa: “Me gustó que no haya precisiones y que lo supeditaran a la reunión con nosotros para hablar de nuestro sector”. Pero advirtió: “Espero que no sean frases para endulzar los oídos ante la desesperación de la gente. Creo que deben ir por ahí, hay que encontrar un equilibrio fiscal, debe ser un poco más amplio, no se soluciona sólo con tener un acuerdo en la coalición gobernanete, sino que debe haber un acuerdo con todo el arco político, y con todos los sectores económicos políticos”.

 

El gobierno responde: “Que digan cuál es su pertenencia política”

El secretario de Agricultura y Ganadería, Juan José Bahillo, desafío a los dirigentes de la mesa de enlace a que “digan cuál es su pertenencia política”, aunque a la par admitió que en un contexto inflacionario, “es entendible” que los productores retengan la liquidación de su cosecha. “Como hombre de la democracia, me parece que está bueno que los dirigentes de los distintos sectores tomen su postura política con la cual ellos se sienten más identificados y sienten que están ahí sus pertenencias políticas. Lo que yo les pido es que lo digan, entonces sabemos desde dónde hablamos”, consideró el funcionario. Bahillo recibirá este viernes a los dirigentes de la mesa de enlace y en la previa advirtió: “Si mezclamos las cuestiones partidarias la discusión se complejiza, se enturbia y por lo general se empantana. Por eso, hay que construir las condiciones para el diálogo. La primera responsabilidad y la mayor es nuestra, pero también del otro lado tiene que haber esa responsabilidad”.

 

La oposición se mide y espera

pocos referentes de Juntos por el Cambio se habían expresado respecto de los anuncios económicos: desplazados del centro mediático por el desembarco del tigrense, quienes se pronunciaron lo hicieron con cautela.

Moderado ahora rspecto de sus habitualmente punzantes cuestionamientos, en los que ya parecía hablar desde un futuro oficialismo, el titular del bloque de diputados nacionales de la UCR, Mario Negri, marcó “De los tres asuntos clave que debe corregir el gobierno sólo se aludió a la quita de subsidios. No hubo precisiones sobre el tipo de cambio y la tasa de interés”.

Por su parte, la vicepresidenta del bloque de la UCR en la Cámara baja, Karina Banfi, tampoco también optó por la cautela, aunque cuesitonó: “Poco y tarde. Dos años y medio perdidos. Massa anuncia serie de generalidades. No hay una definición clara de cuál es el plan para resolver las cuestiones que más preocupan a los argentinos: inflación, pérdida del salario real y valor del dólar”.

 

Comentarios