Política

Cabín 9 marcó el máximo

El departamento Rosario fue capital del descontento, pero con fuerte disparidad

La brecha entre los votos del Frente de Todos y Juntos para el Cambio fue 20%, contra el 15% promedio del país. En la provincia, la distancia resultó menor: apenas 10%. Y en el departamento La Capital se contrajo al 8%. En algunos circuitos, como Funes, ganó el oficialismo


Foto: Franco Trovato Fuoco

Las encuestas fallaron, todas, y ni el acto frente al Monumento a la Bandera de Alberto Fernández y Cristina Fernández modificó la lectura sobre la previsión de los resultados de las Paso. Que la ciudad de Rosario, y el departamento homónimo, iban a ser adversos al oficialismo nacional sí estaba instalado. Y se dio con más contundencia que lo vaticinado: la dupla del Frente de Todos le sacó 20 puntos a la de Juntos para el Cambio, en la suma de todos los circuitos. Hacia adentro, sin embargo, se reflejaron las disparidades: en la pequeña localidad de Albarellos, con votantes en su mayoría productores agropecuarios, o en Funes, los números favorecieron al binomio Mauricio Macri-Miguel Ángel Pichetto. En Villa Gobernador Gálvez o Cabín 9, territorios marcados por la recesión y el retroceso económico a consecuencia de las políticas de la Casa Rosada, la brecha superó ampliamente a la media nacional.

La provincia de Santa Fe, en conjunto, tuvo su sesgo respecto del promedio nacional de los resultados electorales. La diferencia de 15 puntos en toda la Argentina, en el distrito de la bota se contrajo a menos de 10. El FdT sumó 43,66%, y JpC cosechó 33,83%.

En el departamento La Capital fue más notoria la reducción de la distancia en comparación con el país: menos de 8 puntos terciaron entre los 42,20 de la fórmula de los Fernández y los 34,52 de la dupla Macri-Pichetto.

El departamento Rosario, en contraposición, mostró un mayor rechazo a la gestión Cambiemos: la brecha entre los 47,37 puntos obtenidos por el peronismo unificado y los 27,80 del oficialismo pellizcó los 20 puntos.

Dentro del propio departamento, sin embargo, las diferencias fueron notables, y marcadas tanto por las condiciones socioeconómicas de los circuitos electorales como de la impronta de “clase” de sus habitantes. En Cabín 9, por ejemplo, la distancia a favor de la oposición llegó al 59 por ciento (70% de la dupla F-F contra 11,25 del binomio M-P). En la localidad rural de Albarellos, en cambio, triunfó Juntos para el Cambio, con 45,08% sobre 34,37 de la oposición mayoritaria.

La misma disparidad, dentro del circuito Rosario, se registró entre las seccionales céntricas y la periferia de la ciudad.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comentarios