El Hincha, Rosario Central

Panorama auriazul

El defensor Juan Cruz Komar mantiene su ilusión de poder jugar en Central

El rosarino se plantó fuerte y busca concretar su sueño de defender la camiseta auriazul. Pero Talleres se mantiene firme en sus condiciones para liberarlo y hasta puede intimar al jugador para que regrese. Los próximo días pueden resultar clave para el desenlace de esta novela


Hace una semana, Juan Cruz Komar decidió viajar a su Rosario natal donde reside su familia. Antes de eso, el defensor de 25 años le planteó al presidente de Talleres de Córdoba, el empresario Andrés Fassi, su deseo de jugar en Central, club del que públicamente manifestó ser hincha. La decisión de Komar desató un lógico conflicto con el club cordobés, dueño de su pase y donde el zaguero tiene vínculo hasta mediados de 2023. Komar espera ahora que los dirigentes auriazules y los de la T se pongan de acuerdo para motorizar y darle un corolario a su ambición de sumarse al plantel que comanda Kily González, que tiene al zaguero entre las prioridades para reforzar la última línea.
Desde el entorno de Komar, reina un marcado optimismo de que todo pueda resolverse entre este martes o miércoles, y que el jugador ya entrene como refuerzo canaya esta misma semana. A favor de esa chance, Komar ya tendría un principio de acuerdo respecto de sus pretensiones económicas para llegar a la entidad de Arroyito. Pero los clubes, Central y Talleres, parecen muy lejos de poder cerrar un arreglo de partes por el futuro del zaguero. Al respecto, las fuentes dirigenciales auriazules consultadas hablan de negociaciones “en stand by”.
Tampoco ayudó demasiado a la coyuntura las amenazas telefónicas anónimas que recibió el presidente Fassi durante el fin de semana. Las llamadas y mensajes que llegaron al celular del titular de Talleres estaban directamente vinculadas al tema Komar.
Por el momento está planteado un “juego de presiones”. Komar busca la salida de Talleres. Para eso, dejó de entrenar con el plantel de la T hace una semana, algo que le puede costar una sanción de parte de los cordobeses. Y hasta una intimación legal para reincorporarse a las tareas. Además, el defensor habría jugado una carta muy fuerte, la posibilidad de anunciar su retiro de la actividad en caso de que Talleres le niegue su incorporación a Central.
Como contrapunto, en la vereda de enfrente cuentan que el presidente Fassi estaría decidido a “colgar” al defensor el tiempo que sea necesario hasta que revea su postura. Pero el titular de la T sabe que el conflicto llegó a un punto del que es muy difícil volver atrás. Por eso, en las últimas horas se mostró dispuesto a negociar con Central por el pase de Komar.
En principio, Talleres habría cotizado en un millón ochocientos mil dólares (u$s 1.800.000) el 80 por ciento de los derechos económicos de Komar. Esa cifra hoy es inalcanzable para la apretada economía auriazul. Ni siquiera sería accesible descontando el valor del 35 por ciento del pase de Rodrigo Villagra, que poseen los canayas y que estaría tasado en unos setecientos mil dólares (u$s 700.000).
Mientras tanto, Komar sigue en Rosario y entrena diariamente en forma particular en un complejo de canchas de fútbol 5. El que estaría supervisando las tareas sería el padre del defensor, que es preparador físico. Desde Córdoba, existe la intención de intimar legalmente a Komar para que cumpla con su contrato y trabaje con el plantel de Talleres, como le corresponde. Pero, en caso de que esto se oficialice, el defensor estaría dispuesto a desobedecer, quedarse en Rosario, y hacerse cargo de las consecuencias.
En este marco de situación, altamente conflictivo, parece muy difícil que se llegue a un acuerdo entre las partes en el corto plazo. De todos modos, los dirigentes de ambos clubes buscan una solución. “Estamos trabajando por la llegada de Komar. Mantenemos contactos con la gente de Talleres para tratar de destrabar la situación”, explicó el vice primero auriazul Ricardo Carloni. . Y recordó un caso similar que se dio en el libro de pases anterior y tuvo Central y Talleres como protagonistas. “Este caso es parecido al de Rodrigo Villagra, que de un día para el otro se negó a practicar y a jugar un amistoso porque quería ser transferido a Talleres”, apuntó Carloni. Y agregó que, en ese momento, “buscamos un punto de equilibrio y cerramos la venta de Villagra a Talleres porque no le queríamos cortar la carrera al jugador; acá, con el caso de Komar, debería darse una solución similar”.

Vuelta al trabajo

Los auriazules comenzaron este lunes una nueva semana de pretemporada que desembocará en el segundo amistoso de esta etapa de preparación. Eso será el próximo sábado ante Unión en Santa Fe. Para ese compromiso, y según cómo trabaje durante estos días, existe la chance de que sume minutos Marco Ruben. Lo mismo podría ocurrir con los dos refuerzos que se sumaron al plantel la semana pasada, el defensor paraguayo Cristian Báez y Walter Montoya. La buena noticia es que los tres futbolistas mencionados arrancaron esta semana entrenando a la par de sus compañeros.
Ruben recibió un permiso especial de parte del cuerpo técnico para comenzar la pretemporada unos días más tarde que el resto de sus compañeros. Por este motivo, el goleador canaya todavía no tomaba parte a pleno de los ensayos futbolísticos. Eso debería darse durante esta semana de prácticas. De ser así, Marco tendría muchas chances de jugar ante los tatengues el sábado que viene.
En cuanto a Montoya y Báez, se incorporaron a la pretemporada el miércoles pasado. Y según cómo entrenen esta semana, podrían tomar parte del próximo amistoso. Ninguno de los dos participó, al menos hasta ahora, de trabajos futbolísticos con sus nuevos compañeros.
El que no podrá ser tenido en cuenta por Cristian González para el próximo amistoso es Ricardo Garay. El defensor dio positivo de Covid en el último testeo, el realizado el jueves pasado. Por lo tanto, paraguayo Garay no dispondrá del alta médico necesario como para tomar parte del ensayo ante el tatengue.
Por el momento, el equipo de Kily González disputó un solo amistoso. Eso se dio el sábado pasado en la cancha principal de Arroyo Seco, donde los auriazules se impusieron por 1 a 0 a Juventud Unida de Gualeguaychú con gol de Gino Infantino.
Además del ensayo programado ante el tatengue del próximo sábado, los auriazules tienen pactado un último partido de pretemporada. Eso está previsto para el jueves 3 de febrero ante Patronato en el country de Arroyo Seco. Los auriazules jugarán su primer encuentro del torneo de primera división una semana más tarde, el viernes 11 de febrero, cuando visiten a Arsenal en Sarandí desde las 17, en el marco de la primera fecha del grupo B.

Comentarios