Automovilismo, El Hincha

DEPORTE MOTOR

El Dakar pone primera y con presencia de un rosarino

La competición recorrerá Perú, Bolivia y Argentina. La largada es este sábado en la capital peruan y la llegada el 20 a Córdoba. Estarán el rosarino Carlos Joffre y el sanlorencino Alejandro Fantoni en cuatriciclos y el baigorriense Leonel Larrauri en autos.


 

La competición de deporte motor más extrema que reúne a los mejores pilotos del mundo despliega este sábado la bandera de largada. El Dakar, que cumple este año su edición número 40 y la décima en Latinoamérica, recorrerá tres países: Perú, Bolivia y Argentina. La salida está pautada desde Lima. Mientras que la llegada se dará en Córdoba el 20 de enero.

Los competidores deberán recorrer 9.000 kilómetros, de los que casi 5.000 son especiales. Con más de 515 participantes de distintas nacionalidades, las motos, cuatriciclos, autos y camiones prenden sus motores para otra emocionante carrera.

Si bien este año la competición no pasa por Rosario, la región va a estar presente. Carlos “Charly” Joffre es rosarino y correrá en la categoría cuatriciclos. También lo hará el sanlorencino Alejandro Fantoni. Leonel Larrauari, oriundo de Granadero Baigorria, participará en la categoría autos con Fernando Imperatrice como copiloto.

“Charly” Joffre es un empresario rosarino que hace unos años descubrió una nueva pasión, correr en cuatriciclo, junto a un nuevo sueño: participar del Dakar. Con antecedentes en carreras nacionales e internacionales, el rosarino este año vivirá su primera experiencia en la competición.

“Quiero ser un referente en el rally para los rosarinos. Uno lo hace porque es un sentimiento muy grande de superación”, afirmó Joffre.

Con un gran equipo a su lado Joffre manifestó que “las primeras etapas de arranque son filtro. Son seis días de dunas y de terrenos muy hostiles, la arena no me preocupa porque es donde más me divierto, pero con temperaturas de ese tipo hay que tener cuidado y ser muy medido”.

Otro piloto de la región que también participará por primera vez es Alejandro Fantoni, oriundo de San Lorenzo. Lo hará en la categoría cuatriciclos. El año pasado participó del Desafío Ruta 40 y del Rally Merzouga en Marruecos, llegando al final en todas ellas. “Para el Dakar, como en todo debut, lo primordial es llegar y a ello apunto. Tengo que volcar la experiencia adquirida, mis enseñanzas del Canav sobre navegación y, por encima de todo, lograr llegar a Córdoba. Mis ganas están intactas, compito con un equipo experimentado y todo el potencial técnico disponible. Veremos qué sucede”, afirmó el piloto sanlorencino.

En tanto, Leo Larrauri competirá en la categoría de autos. El oriundo de Granadero Baigorria tiene trayectoria en carreras de Turismo Nacional y lleva en la sangre historia de motores. “Para mí es un gran desafío encarar una competencia así. La oportunidad llegó mucho más rápido de lo que pensaba, si bien me había puesto como meta correr un Dakar, no pensé que lo iba a hacer tan rápido”, afirmó.

“Se dieron todas las condiciones para que pueda estar en Perú y el objetivo está claro, lo principal es dar toda la vuelta, terminar la carrera, y si podemos hacer un buen papel mejor todavía, pero está claro que lo que más quiero es finalizar en Córdoba”, continuó y afirmó que “es un gran reto personal y deportivo”.

En la competencia, que se caracteriza por lo extremo, los participantes deberán enfrentarse a pocas horas de descanso y a los caminos sinuosos. También a las altas dunas de arena en el desierto de Perú y la complicación de la altura en Bolivia donde los pilotos estarán a más de 3000 metros de altitud. Este año, a su vez, son 14 las etapas que recorre el Rally.

Es por eso, que la preparación física es fundamental y así lo entienden los participantes.

“Nos focalizamos mucho en la resistencia con el calor, ya que vamos a afrontar una carrera muy larga en donde después de 14 días el cuerpo lo va a sentir mucho, así que trato de estar lo mejor posible”, afirmó Leo Larrauri.

“La preparación en cuanto a lo físico fue muy importante, principalmente entrené en potencia y abajo del sol, para que mi cuerpo se acostumbre a las altas temperaturas”, confió Charly Joffre.

Comenzaron a rugir los motores y los pilotos se largan a esta nueva aventura. Un recorrido de grandes curvas, pasos pedregosos, dunas desérticas y muchos ríos y barrancos. Un camino que deberán atravesar para lograr ese sueño de alcanzar la tan deseada “llegada”.