Edición Impresa, Mundo

Milagro argentino

El cura Brochero ya es “santo gaucho”

En una multitudinaria ceremonia celebrada en la plaza San Pedro del El Vaticano, el papa Francisco encabezó ayer la histórica canonización del sacerdote cordobés, de incansable tarea religiosa en el Valle de Traslasierra.


El papa Francisco declaró ayer santo al “cura gaucho” José Gabriel Brochero (1840-1914), el primero nacido y muerto en Argentina, en una emotiva misa de canonización en Plaza San Pedro de El Vaticano ante unas 80 mil personas, 2 mil de las cuales eran fieles argentinos.

En una ceremonia que contó con la presencia en primera fila del presidente Mauricio Macri y su esposa Juliana Awada, Francisco “declaró y definió” santo a Brochero, a las 10.32 de Italia (5.32 de Argentina), junto a otros seis beatos y, siguiendo la fórmula de rigor en latín pidió “inscribirlos en el Libro de los Santos, estableciendo que en toda la Iglesia sean devotamente honrados como santos”.

Los dos chicos en los que se constataron los milagros atribuidos a Brochero, Nicolás Flores y Camila Brusotti, también pudieron participar de la histórica ceremonia: él, ofreciendo el reliquiario del “cura gaucho” y ella saludando al papa Francisco junto a la postuladora de la causa de canonización, Silvia Correale frente a la multitud reunida en la Plaza San Pedro.

“Los santos son hombres y mujeres que entran hasta el fondo del misterio de la oración. Hombres y mujeres que luchan con la oración, dejando al Espíritu Santo orar y luchar en ellos; luchan hasta el extremo, con todas sus fuerzas, y vencen, pero no solos: el Señor vence a través de ellos y con ellos”, expresó Francisco durante su homilía.

Luego de la entrada de Francisco en la Plaza apenas pasadas las 10 locales, la misa había iniciado con las palabras del cardenal Alberto Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, leyendo una breve biografía de cada uno de los nuevos santos, incluido Brochero.

Durante la presentación de Brochero, Amato destacó que el nuevo santo “se empeñó principalmente en el anuncio del Evangelio y en la educación del pueblo” y “se esforzó intensamente para promover el desarrollo del territorio, promoviendo la construcción de iglesias, capillas, escuelas rurales y caminos”.

Una multitud llegada desde Argentina ocupó la parte central de la plaza con banderas y estampitas con la imagen del cura “que se puso la Patria al hombro”, como lo describió el obispo de Cruz del Eje, Santiago Olivera, quien fue uno de los cocelebrantes de la histórica misa.

Entre los argentinos llegados especialmente para la canonización estaba también Fabiana Brochero, hija de un sobrino nieto del santo, quien mostró su “alegría” por la ceremonia.

“Es un honor estar en Roma, frente al Papa y con esta cantidad inmensa de gente que nos acompaña. Es un orgullo estar acá con los argentinos y estar todos identificados con la misma bandera”, expresó.

Además del presidente y la primera dama, durante la canonización también saludaron al pontífice la canciller Susana Malcorra, el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti junto a su mujer, el ex gobernador José Manuel de la Sota y el embajador ante la Santa Sede Rogelio Pfirter. También estuvo el ex gobernador de San Juan, José Luis Gioja.

Junto a Brochero fueron canonizados los beatos italianos Ludovico Pavoni y Alfonso Maria Fusco, el obispo español Manuel González García, los franceses Salomón Leclercq y Elisabeth de la Santísima Trinidad y el niño mártir mexicano José Sánchez del Río.

Brochero fue canonizado luego de que la Congregación para las Causas de los Santos certificara los milagros que se le atribuyen al cura gaucho en los casos de Nicolás Flores, un chico de 11 meses que había quedado al borde de la muerte tras sufrir un severo accidente de tránsito; y de Camila Brusotti, una nena que se recuperó de lesiones que la habían dejado al borde de la muerte.

Brochero se convirtió así en el primer santo 100% argentino, ya que el primer santo oficializado por el Vaticano y nacido en Argentina, San Héctor Valdivielso Sáez, también conocido como San Benito de Jesús (1910-1934), sólo vivió en el país hasta los cuatro años y luego fue ejecutado durante la Revolución de Asturias, previa a la Guerra Civil Española, por lo que fue canonizado el 21 de noviembre de 1999.

Festejos en el pueblo del cura

p12f2-telam

La consagración de José Gabriel Brochero como santo por parte del papa Francisco congregó ayer a unos 30 mil fieles en el Predio de la Providencia de Villa Cura Brochero, localidad cordobesa donde el “cura gaucho” pasó gran parte de su vida y dejó un legado muy importante que perduró en el tiempo.

La valentía de los asistentes, que soportaron anteanoche una intensa lluvia que los hizo resguardarse por algunas horas y que durante la madrugada toleraron el frío que se hacía intenso antes de que saliera el sol, demostraba la devoción de la comunidad para con el sacerdote.

En dos pantallas gigantes la gente vivió desde las 5 (hora de la Argentina) la transmisión oficial de la TV Pública, aunque las actividades de la vigilia fueron muy intensas desde la tarde de anteayer en la localidad del Valle de Traslasierra, que recibió visitantes de todo el país, quienes con mucho respeto gozaron de una ceremonia en paz y se emocionaron hasta las lágrimas.

Así transcurrió un fin de semana que será histórico para esta región, y para la Argentina en general, luego de un sábado que comenzó con actividades religiosas y musicales, tanto en la plaza central del pueblo, como en la iglesia o en la “casa del cura”, entre otros atractivos que tiene la localidad de 6.300 habitantes.

Comentarios