Ciudad, Región

Precarización asesina

El cumpleaños más triste para un trabajador de Cofco

Jesús Zárate es uno de los heridos en la explosión de la planta cerealera y este miércoles preparaba los festejos cuando el fuego le alcanzó un brazo. Quedó internado junto a otros 8 empleados. A tres le indujeron un coma farmacológico para atenderlos.


Jesús Zárate preparaba su cumpleaños número 35 en el mediodía de miércoles antes de que una explosión en la planta Cofco de Puerto General San Martín lo dejara en el Sanatorio Británico de Rosario con quemaduras de tercer grado en un brazo, lastimaduras y marcas del fuego en la cara. Su hermana Gisela contó a El Ciudadano que minutos antes estaban organizando los festejos para la noche por mensajes en el teléfono. Los preparativos se cortaron a las 13 cuando ocurrió el estallido en la celda 6 de la planta. Gisela no se preocupó hasta que desde otra ventana en su teléfono celular alguien le preguntó si su hermano trabajaba en la ex Nidera y había sido alcanzado por el fuego. Recién a las 13.22 Jesús mandó un mensaje y contó lo que había pasado minutos antes y llevó tranquilidad a la familia.

El hombre vive en Capitán Bermúdez, como otros de los heridos en el siniestro, y hacía 5 meses había empezado a trabajar en la planta que está en Puerto General San Martín y es de capitales chinos. Zarate había trabajado antes en otras cerealeras con la empresa contratista Oll. La firma Outsourcing Logística Latinoamérica se dedica a revisar procesos de control productivo y manejar recursos humanos en empresas a partir de datos de las plantas.

El miércoles por la tarde, representantes de la firma se acercaron a los familiares de los heridos para brindar asistencia y ofrecer traslado para visitarlos durante los próximos días entre las localidades. También llegó a la puerta del centro de salud de Paraguay y Wheelwright un grupo de psicólogos, psiquiatras y trabajadores sociales que trabajan en la Dirección de Salud Mental de la provincia que contuvieron a las familias.

“No sabemos cómo ocurrió, pero desde la empresa contratista nos dijeron que no tuvieron un caso así en 10 años. No nos calma que nos digan que las tragedias pueden pasar al cruzar la calle. Queremos saber qué paso”, dijo la hermana de Zárate a este medio. El joven trabaja hace más de un año y empezó en tareas de mantenimiento en otras terminales cerealeras del cordón industrial del Gran Rosario.

En diálogo con El Ciudadano, el titular de la Unidad del Quemado, Osvaldo Freddi, explicó que algunos de os heridos tenían hasta el 60 por ciento del cuerpo con quemaduras de entre primer y tercer grado. A tres le indujeron un coma farmacológico para atenderlos. La mayoría tenía síntomas de haber aspirado humo. Freddi no tenía que manejar un caso así desde 1983, cuando una explosión en los silos de la cerealera Genaro García, donde hoy está Puerto Norte, dejó 11 muertos y más de 20 heridos: “Tenemos que analizar cada caso y tratar de equivocarnos lo menos posible. Hay lesiones de caídas que debemos corroborar con radiografías”.

 

Más quemaduras

 

La madre de Darío Gómez, de 31 años, también esperaba el primer parte médico. El joven había entrado al Sanatorio junto a los 9 heridos después de ser trasladado en ambulancias. Tenía quemaduras superficiales en la cara y el abdomen y era atendido en el segundo piso. Su mujer y padre también esperaban el horario de visita. “Hacía tres meses que trabajaba en la planta. No sé cuánto tiempo estuvo con la empresa Oll. No había tenido ningún problema. Decía que se trabajaba bien y los elementos de seguridad estaban al día”, contó la madre de Gómez a este medio. El joven vive en Capitán Bermúdez, a 18 kilómetros de Puerto San Martín, y antes trabajaba en una empresa que hace viandas. “La última vez que hablé con él eran las 12. Calculo que era el turno de descanso o de almuerzo. Después pasó la explosión y nos vinimos para Rosario cuando nos comunicaron lo que pasó desde la empresa”, explicó la mujer de Gómez.