País

Científicos juntan firman para reicorporarla

El Conicet despidió a reconocida antropóloga argentina

Se trata de Hebe Vessuri, la única investigadora que no proviene de Europa ni de Estados Unidos que logró obtener el Premio John Bernal en Ciencias Sociales


Científicos de todo el país iniciaron una juntada de firmas para pedirle a las autoridades del Ministerio de Ciencia y Tecnología que recontrate en forma inmediata a la reconocida y mundialmente premiada antropóloga argentina, doctorada en la Universidad de Oxford, Hebe Vessuri.

Por una cuestión de edad, el Conicet decidió no renovarle su contrato a la científica argentina que durante la última dictadura cívico militar debió exiliarse a Venezuela, donde desarrolló una importante carrera. De este modo, Hebe se quedó sin salario ya que sólo percibe una jubilación de 2 dólares por su trabajo en el país caribeño.

Así lo informó el sitio Info Blanco sobre Negro, que reprodujo el diálogo con LU17.com, la doctora explicó: “En diciembre se terminó mi contrato con el Conicet y no lo renovaron. El argumento que dieron es que ya estaban pasados los límites porque este año cumplo 76 años. El tema es que no tengo otro ingreso, me tuve que ir de Argentina hace 50 años y no tengo jubilación”.

“En Venezuela fue el premio nacional de ciencia del año 2006, hice toda la carrera que no pude hacer en Argentina y me jubilé como investigadora emérita pero la economía venezolana está en una crisis total y mi ingreso es entre 1 y 2 dólares por mes”, agregó.

“Decidí volver a Argentina y el Conicet muy generosamente me hizo un contrato que ahora me dijeron que no se puede prorrogar. Entiendo las razones pero la realidad es que no tengo ingresos”, explicó Vessuri y agregó: “Me gusta enseñar, conversar con la gente y escribir. Me llegan mensajes de solidaridad de distintos países del mundo”.

En mayo del 2017, la investigadora fue distinguida con el Premio John D. Bernal de la Society for Social Studies of Science que se otorga anualmente a un académico que haya hecho una contribución fundamental en el campo de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad (CTS). De este modo, se transformó en la primera científica que no pertenece a Europa o a los Estados Unidos en alcanzar este reconocimiento.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios