Edición Impresa, Política, Últimas

El Congreso aprobó 69 leyes

El Parlamento nacional cerró el período de sesiones con menos normas sancionadas en comparación con los últimos años. Uno de los motivos fue la falta de quórum por las diferencias en el arco opositor.

El Congreso de la Nación cerró el 128º período de sesiones con la aprobación de 69 leyes y se constituyó en el período con menos normas aprobadas de los últimos años, si se tiene en cuenta que el promedio de leyes sancionadas entre 2006 y 2009 ascendió a cerca de cien.

De las 69 leyes sancionadas por el Congreso a lo largo del año 2010, 37 fueron enviadas al Parlamento por el Poder Ejecutivo, 21 generadas en Diputados y 11 en el Senado. Se trata del promedio más bajo de los últimos años, con 111 leyes aprobadas en 2009; 119 en 2008 y 136 en 2007.

A pesar de que el arco opositor había impulsado a principios de 2010 una amplia agenda con los temas que tenía previsto sancionar a lo largo del año, las diferencias en ese espacio repercutieron en el recinto y le impidieron en varias oportunidades reunir quórum suficiente para sesionar.

De todos modos, entre las sanciones más destacadas del período que se fue figura la del proyecto de matrimonio igualitario, aprobada en julio, que fue la única que atravesó ideológicamente a todos los bloques de ambas cámaras, por lo que pudo escapar de las fallidas negociaciones entre oficialismo y oposición.

De acuerdo con la Dirección de Información Parlamentaria, en la Cámara de Diputados se realizaron un total de 18 sesiones a lo largo de 2010, mientras que en el Senado alcanzaron las 22, incluyendo los dos plenarios que se concretaron en el período de extraordinarias.

En el Senado, la oposición fracasó en su intento de imponer la agenda política, pese al aumento de representantes surgido tras las elecciones de junio de 2009 y sólo una iniciativa impulsada por ese espacio logró ser convertida en ley: el 82 por ciento móvil para las jubilaciones que finalmente fue vetada por el Poder Ejecutivo.

Sin embargo, el arco opositor del Senado –integrado por el radicalismo y sus diferentes vertientes provinciales junto al peronismo disidente– no pudo avanzar sobre tres de los temas que más le importaban: la modificación de la ley de Administración Financiera, el régimen de los DNU y los cambios al Consejo de la Magistratura.

Esos tres asuntos, que ya habían sido aprobados por Diputados, fueron desactivados por el oficialismo y sus aliados durante la última sesión ordinaria. La ley de Administración Financiera fue devuelta a comisión.

En otros temas, en cambio, opositores y oficialistas del Senado unieron sus esfuerzos para aprobar la ley de Salud Mental y la ley de Glaciares. También para modificar y enviar de nuevo a Diputados la ley de regula la actividad de las empresas de medicina prepaga.

En la Cámara de Diputados, en tanto, la oposición fracasó entre cinco y seis oportunidades en el intento de reunir quórum para tratar los temas incluidos en su agenda, o bien al quedarse sin el número necesario al momento de votar. Entre los que se iniciaron en Diputados y que obtuvieron media sanción en la Cámara baja, se encuentra el proyecto que propone la reforma del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec) y el que suspende ejecuciones hipotecarias, además del que atenúa penas por delitos de infanticidio.

De los proyectos impulsados por el mayoritario Grupo A que se convirtieron en ley, tras haber sido enviado al Senado, figura el que establece una serie de medidas de seguridad contra las salideras bancarias, que se inició en la Cámara baja.

En tanto, los proyectos impulsados por el oficialismo como el que declara de interés público la fabricación de papel para diarios y el que participa a los trabajadores de las ganancias de las empresas, no pudieron llegar al recinto y quedarían para ser debatidos en el próximo período parlamentario. El cierre del año quedó con un sabor amargo, debido a la no aprobación del Presupuesto, que la oposición en Diputados decidió devolver a comisión.

Comentarios