Ciudad, Edición Impresa

Última sesión del año

El Concejo votó el presupuesto y residuos, pero no endeudamiento

El oficialismo lograba mayoría para las cuentas públicas, y prorrogaban por un año contrato por grandes volúmenes de basura.


Tras una jornada en la que por momentos llegó a tambalear la sesión –así lo indicaban versiones que reflejaban la tensión en las negociaciones–, por diferencias no sólo entre el oficialismo y los distintos sectores de la oposición sino hacia adentro de cada entramado–, finalmente hubo luz al final. Pasadas las 19 de ayer lograba quorum para sesionar la comisión de Presupuesto y después continuaba Gobierno. Pero horas antes, pasado el mediodía, la comisión de Servicios Públicos, junto a otras había dado despacho a uno de los grandes temas de la agenda, que era la disposición final de residuos rosarinos en Ricardone: el contrato con la firma Resicom vence el próximo sábado 31. Así todo continuaba después con la reunión de Labor Parlamentaria y, al cierre de esta edición, con el llamado al recinto y la luz verde para dos de las tres urgencias del Departamento Ejecutivo: la aprobación del Presupuesto 2017, con la actualización de la Ordenanza General Impositiva –aumento de tasas como la de Cementerios y actualización de multas pero no TGI, para la que se aplicarán reajustes votados el año pasado para este año, 2017 y 2018, ni Drei– y extensión de contrato con la firma encargada de la deposición final de residuos sólidos en relleno sanitario. El tercer objetivo del Palacio de los Leones, la autorización para contraer deuda por 200 millones de dólares –unos 3.230 millones de pesos–, no prosperó: el oficialismo aceptó que se vaya a marzo.

El primero de los acuerdos se tejió sobre la administración de la basura de los rosarinos. Si bien está vigente la ordenanza de Basura Cero, que plantea la reducción progresiva hasta eliminar por completo el tonelaje de residuos sólidos urbanos enviados a disposición final, la ciudad está lejos del objetivo, pese al gran crecimiento del reciclaje individual y colectivo.

En ese marco los ediles de las comisiones de Ecología y Medio Ambiente, Presupuesto y Hacienda, y Gobierno acordaron un dictamen conjunto una prórroga del contrato con Resicom, la firma que se encarga del transporte y disposición final en el relleno sanitario de Ricardone de lo que no se logró recuperar: miles de toneladas al día, cada día.

La extensión de contrato, de igual modo, no será por el plazo que pedía el Departamento Ejecutivo sino por un año, con mayor trabajo de inspección y control sobre la privada. Además se iba a establecer que en 180 días la Intendencia debía girar al Concejo el nuevo pliego de concesión del servicio, para su tratamiento.

Otro tanto sucedía después con el proyecto oficial de presupuesto. Con modificaciones acordadas entre oficialismo y oposición sólo hasta que diera la mitad de votos –14 es el número crítico, con la potestad de doble voto de la presidenta del cuerpo, Daniela León– el oficialismo llevó el despacho de mayoría al recinto con la idea –incierta– de una votación antes de la medianoche o, de no ser así, pasar a cuarto intermedio y continuar el debate hoy.

Debate sin desperdicios

Los concejales del bloque Socialista Verónica Irízar y Horacio Ghirardi consideraron que Resicom Ingeniería Ambiental SA es el único proveedor apto para el tratamiento de basura y además el único que gerencia un relleno sanitario apto para el enterramiento de residuos. Irízar reconoció que el Ejecutivo no llegó a los objetivos del programa Basura Cero, mientras que Ghirardi consideró que hay 12 meses para profundizar las políticas sustentables.

El edil de Compromiso con Rosario, Osvaldo Miatello, calificó como “irrespetuoso y difícil de resolver” un contrato enviado 15 días antes de que cese su vigencia. Pidió además analizar la futura planta de Villa Gobernador Gálvez como alternativa a la opción Resicom/Ricardone.

Por su parte, Renata Ghilotti llamó a gestionar nuevos proveedores del servicio y dotar de mayor transparencia el vínculo entre el Ejecutivo y la prestataria.

El concejal Diego Giuliano cuestionó: “No recibimos un proyecto, recibimos un contrato firmado. Esto podría segmentarse, y ver otros oferentes que puedan hacerse cargo de una parte de la disposición final de residuos”. El edil sugirió que debería aprobarse un cronograma de trabajo conjunto de las partes.

En tanto, desde el Partido Justicialista, Eduardo Toniolli pidió mayor diálogo entre el Concejo y el municipio. Solicitó además jerarquizar el tratamiento de los residuos.

Comentarios