Ciudad, Coronavirus

Ejemplo

El compromiso de sostener la educación de adultos en medio de la pandemia y el aislamiento

El esfuerzo de profesores y alumnos de los Centros de Alfabetización y Educación Básica para Adultos en la periferia y con un contexto de extrema dificultad por los problemas económicos y la cuarentena


Por Alberto Giménez, responsable Zonal Núcleo 1019 C.A.E.B.A.

♦“Daniel está en su casa con su mamá, su padrastro y sus hermanos, sabe que no puede salir pero igual de lunes a lunes va a trabajar a un depósito que queda cerca de la casa. Consiguió ese trabajo antes de la Pandemia y con eso ayuda a su familia. Igual que él los otros dos adultos también salen a trabajar todos los días. A la tarde tiene tiempo para hacer tareas así que se puso contento al recibirlas”.

♦“A Sandra se le murió la abuela en la primera semana de aislamiento. Fue un shock muy grande para la familia. En los Centros de Salud en este momento no hay atención psicológica así que no están recibiendo esa ayuda. Ni ella ni sus hermanos habían concurrido a clases todavía este año porque ya andaban con los problemas de salud de su abuela. Con la colaboración del trabajador social del barrio pude ubicarlos y dejarle material para que trabaje en su casa”.

♦“A Emanuel le cuesta mucho estar “encerrado” (así lo define) en su casa porque es muy chica (precaria), se escapa todos los días para ir a la canchita hasta que su mamá sale a buscarlo. Ella se toma todos los días un tiempo para conversar con él y explicarle la situación. En estos días están asustados porque hay un caso confirmado muy cerquita de su casa en la zona de Empalme Graneros. Le cuesta mucho sentarse a hacer sus tareas pero las hace”.

♦“Carmen tiene 81 años todavía no está alfabetizada y se esfuerza por lograrlo. Nos comunicamos telefónicamente. Carmen vive con su hija que se encarga de salir a hacer las compras o algún trámite, y mientras ella trata de realizar pequeñas actividades caseras para estar activa. Las tareas las recibe por whatsapp”-

♦“Francisca vive con su hijo y marido, dedicándose a las tareas de la casa para no salir, mirar tv. En este punto ha optado por ver un solo un noticiero por las noches porque se siente invadida por tanta información. Nos comunicamos por teléfono para tareas y evacuar dudas. Está en una etapa de alfabetización primaria en la lectoescritura pero desde la oralidad no tiene problemas. Trabajamos cobre todo con imágenes. Me cuenta que esta aburrida, y un poco triste ya que estaba entusiasmada a esta altura como adulto mayor, con tiempo para aprender a leer y escribir”.

♦“Ramona me ha pedido que todas las actividades se la mande vía mail, porque tiene una computadora y puede visualizarlo mejor. Se encuentra muy bien, quedándose en casa, cocinando, limpiando y al cuidado de sus hijos ya que es paciente de riesgo porque es diabética, por lo tanto sus hijos no la dejan salir a ningún lado. Sigue las actividades muy bien, porque está alfabetizada, no tiene ningún tipo de dificultad para la comprensión de las mismas. En cuanto a la cuarentena la está pasando entretenida dado que tiene 4 hijos y está ocupada con la atención de los mismos, lo toma como un momento donde a veces “parar” sirve para reflexionar como accionamos los seres humanos en relación a nuestra salud y al medio ambiente, o sea a nuestra casa.”

♦“Romina no tiene dificultades en realizar las actividades dado que comprende todos los medios audiovisuales. Me dice que a pesar de sus 30 años es paciente de riesgo por ser diabética, entonces se cuida mucho de no salir y se dedica a limpiar, cocinar y a escribir. Escribe mucho, muy bien”.

♦“Maximiliano no tiene celular pero me comunico con su hermana para ver como se encuentra, ya que es paciente de riesgo muy joven por cuestiones de consumo. Le paso algunas actividades a la hermana para que se las comunique, sobre todo videos porque él no está alfabetizado. De esta manera bastante precaria se dificulta la comunicación con este alumno y con otros que no tienen las herramientas para tal comunicación ni tampoco en ocasiones la autonomía para poder realizar actividades que se requieren para el nivel en que se encuentra. De algunos alumnos me informo mediante la comunicación con la coordinadora educativa de la Entidad Conveniante que me comenta que algunos alumnos no asisten a los cursos pero sí están en los centros de día y algunos en los centros de noche, todos cuidados en relación a la alimentación, higiene, salud y educación”.

♦“Brian es un adolescente que vive con su tía y con su abuela. Pide tarea por teléfono, trabaja como puede en espacios chicos pero demuestra al igual que su familia que han priorizado quedarse adentro para cuidar su salud”

Estos son algunos ejemplos de cómo están atravesando este crítico momento algunos de los alumnos que asisten a los Centros de Alfabetización Primaria para adolescentes, jóvenes y adultos ( C.A.E.B.A.) y del trabajo de los educadores y capacitadores que han creado con ellos más que un vínculo pedagógico, siendo de alguna forma parte de su día a día.

Un día a día que se hace más complejo cuando más nos acercamos a los bordes de la ciudad, donde la precarización laboral, el hacinamiento, la perdida de changas o el avance de otras enfermedades como el dengue hacen muy difícil sostener la cuarentena.

Un verdadero ejemplo de compromiso de mucha gente que sostiene la educación con las herramientas posibles, y que nos permite seguir creyendo que un mundo mejor es posible.

 

A cargo del Centro 53 en barrio Hermana Jordan, Centro 106 y 110 en Barrio Toba de Paso y Travesía, Centro 116 en Vecinal Empalme de JJ Paso 2490, Centro 119 en Vecinal Belgrano Sur de Bemporta 7045, Centro 274 en la escuela secundaria Santa Lucía de Riobamba 7700, Centro 281 en la escuela primaria Provincias Unidas y Montevideo, Centro 329 programa Andrés Rosario en 3 de Febrero 1245.

Comentarios