Espectáculos

Stand up

El comediante Diego Ruso inicia el año este jueves con su show de humor, espanto y absurdo

El rosarino se presenta en Lennon, con entradas populares y capacidad limitada y promete risas por doquier en su espectáculo “Comunismo líquido y caniches perdidos en Marketplace”. Además, ofrece su flete para sacar de su casa a cualquier persona que sufra violencia


Diego Ruso lleva diez años haciendo reír a la gente, ya sea desde la intimidad de su hogar, cuando abrió un mini teatro oculto (o clandestino) en el comedor de su casa o bien desde sus shows en formato de café concert. Tal vez sea lo que se suele llamar “carne de diván”, pero él afirma que a todo lo malo, espantoso, doloroso, le encuentra una veta cómica, aunque se suele poner freno para no desbarrancar. “Tengo mis límites, no soy como Virginia Lago que se destapaba un vino a las 4 de la tarde, te hablaba bonito y abría una picada para hablarte de niños con cáncer. Eso fue y será un hijaputez de los productores del canal. Lo mío es diferente”. Este jueves parte de toda esa parafernalia se podrá disfrutar en vivo en el pub Lennon (San Lorenzo 1426) a partir de las 21 y con entradas a 200 pesos. Eso sí, como la capacidad es limitada, hay que reservar al 3413588459.

El show se titula Comunismo líquido y caniches perdidos en Marketplace y Ruso adelantó que será “un repaso por el espanto de un año de pandemia desde el humor y lo absurdo”. “Te mando una foto por mail pero vos le podrás pegar la carita de Brad Pitt o una planta, o algo así, porque mirá que soy bien feo y la gente no la va a leer”, fue el pedido del humorista antes de comenzar la entrevista por teléfono. Ante la negativa de realizar cualquier cambio sobre su foto, dada la poca habilidad de quien suscribe con programas de este tipo, Diego Ruso suspiró y con resignación dijo (entre risas): “Dejá, poné la foto como viene, espero no te quedes sin laburo”. Resultó imposible mantener la seriedad en diálogo con alguien que puede hablar de la pandemia pero en tono humorístico y se justificó: “Es que hago humor desde hace mucho tiempo, eso sí, para mayores de 18 años, cómo será este show. Una vez quise dedicarme al público infantil, y me animé a ir a una fiestita de cumpleaños vestido de Spider Man (recordó), pero vino un pibito, se paró delante mío con los bracitos en jarra, miró para arriba y me dijo: «Vos estás muy gordo para ser SpiderMan». Intenté convencerlo de que no era panza, sino mi depósito de telaraña, pero nada, no me creyó. Así que ahí quedó el disfraz, todo estirado. Y renuncié el día de mi debut”.

El de este jueves será su primer show en meses, dado que si bien la modalidad del streaming estuvo funcionando para los artistas, a él no le terminó de convencer el formato porque no podía escuchar la risa del público, ni siquiera la del camarógrafo que tenía delante suyo el día que decidió sumarse a los shows virtuales. “Generalmente cuento con un público al que le gusta lo que escribo, así que cuando estoy en escena sabe con qué se va a encontrar con un humor negro, rozando lo absurdo. Pero el día que hice el streaming fue horrendo, porque era hablarle a una cámara, sin saber qué pasaba del otro lado, y tenía un camarógrafo que no movió un músculo de su cara. No se reía, no pestañeaba, estuvo de brazos cruzados todo el show, en un momento quería pisarle un pié a ver si reaccionaba, pero no hubo caso. Igual te juro que en mis shows la gente se ríe y mucho”, recordó y aseguró: “Si lo veo en la puerta este jueves le meto una trabada”.

De día, fletero. De noche, “Batman”

Ruso se define como “el Batman del humor”, dado que durante el día trabaja en su empresa de fletes y de noche se viste de negro y presenta su humor, tarea que no le resulta difícil: “Al  mirar las noticias u operetas berretas de ciertos medios de comunicación ya tengo el chiste servido en bandeja, yo sólo lo muestro desde mi óptica, con humor, incluso el nombre del show tiene que ver con esto. Estoy en el under, es mi vida, lo amo, pero tengo que pagar impuestos, sobre todo después de que aumentaron tanto”, mencionó.

Sin embargo no todo en la vida de Diego Ruso es humor. Desde hace semanas hizo circular por las redes sociales una especie de flyer solidario, en el que informaba: “Si sufrís algún tipo de violencia, de género, doméstica, etc. Comunicate conmigo y yo te saco de ahí sin cargo alguno. No te quedes más. Llamáme”.

No dudes en llamarme. Atención:
*Si sufrís algún tipo de violencia, de género, doméstica, etc
Comunícate conmigo y yo te saco de ahí sin cargo alguno.
No te quedés más.
Llámame.

Publicado por Diego Ruso en Viernes, 8 de enero de 2021

 

Esta publicación, por la que aún no recibió llamados, surgió de un hecho dramático que hasta el día de hoy perturba al humorista por la incertidumbre del caso: “Una vez me llamó una chica diciéndome que se tenía de ir de su casa con los chicos, el marido la maltrataba y solía no estar a la noche, así que pactamos que cerca de las 4 de la mañana yo iba con el flete, cargábamos sus cosas, los pibes y nos íbamos. Pero media hora antes me mandó un mensaje de que no fuera porque su marido había llegado. Fue un espanto, me parte el alma no saber qué pasó, nunca más me pude comunicar con ella. La verdad es que me da vueltas por la cabeza todo el tiempo. Así que por eso publiqué el mensaje de que ofrezco mis servicios para una situación de este tipo. Es una cuestión humana, que sepan que no están solas”.

Humor sin fronteras

Por otra parte, Ruso aclara que no suele consumir comedias a la hora de distenderse y que prefiere “las francesas dramáticas que te hacen llorar”. “Igualmente no tengo referentes de la comedia, siempre fue algo que me surgió de manera natural. A lo sumo me ha gustado mucho Richard Pryor, un comediante estadounidense negro, creo que me gustó por ser negro. Es decir, un tipo que hace humor en un país donde odian a la gente de color es invencible”, señaló.

Y agregó: “Siempre digo que el comediante es comunicador. Si hoy a la tarde hubo un terremoto en Chile no puedo dejar de mencionarlo en el show, claro que va a ser un chiste con humor y no riéndose de la muerte de nadie. se puede hacer humor con casi todo, porque el público y yo sabemos, en ese momento de complicidad, que se hace con respeto”.

Comentarios