Ciudad

Protesta

El colectivo travestis/trans reclamó por la restitución de un centro de día

Este jueves se reunieron en San Luis 1946. Al mediodía se llevó a cabo una olla popular con corte de calle para pedir por la asistencia pública para 10 ó 15 compañeras que están en situación de calle y para garantizar la continuidad del comedor


Foto: Franco Trovato Fuoco

El colectivo travesti/trans de Rosario realizó una olla popular con corte de calle en San Luis 1946 para reclamar por la restitución de estado del Centro de Día Trans que funciona hace unos 3 años y ahora se encuentra en manos de una asociación.

Michelle Mendoza en diálogo con El Ciudadano señaló “queremos que vuelva a ser una política pública” en relación al centro de día y al pedido de un plan de contingencia para las 10 ó 15 compañeras  que se encuentran en situaciones vulnerables: son grandes o tienen problemas de consumo, no tienen trabajo, no pueden pagar la pensión y pueden quedar en la calle.

“Pedimos la asistencia de las situaciones de emergencias, no es algo absurdo o que no se haya planteado antes. Es utilizar el hambre de las compañeras para hacer política”, expresó Mendoza y aclaró: “No queremos que se hagan cargo las organizaciones sino a través de la municipalidad a través de la subsecretaria de género donde vienen atendiendo las distintas situaciones de compañeras”.

El centro de día Trans funciona hace casi 3 años. Hay un convenio hasta febrero para que siga funcionando normalmente y hasta diciembre se entregarán alimentos, pero dejarán de estar los equipos interdisciplinarios, según dijo Michelle.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En un comunicado el colectivo informó que en 2017 a través de un convenio se crea el centro de día travesti trans como parche transitorio a falta de políticas públicas reales que reviertan o amortizen la situación de emergencia del mismo. A mediados del 2018 el mismo deja de ser parte de una política de estado y es derivado a una ONG. “Exigimos tener a bien disponer de un plan de emergencia que incluya bolsones de alimentos desde diciembre a marzo, acompañamiento financiero para las compañeras que viven en situación de vulnerabilidad extrema y acción interdisciplinaria con la municipalidad de Rosario. Al ser un colectivo excluido del sistema laboral y con la crisis a nivel nacional que ha profundizado la precariedad en la que nos encontramos, consideramos conveniente  la revisión del estado actual y la urgente respuesta ya que aquí son  nuestras vidas las que están en juego de manera literal”, concluye el escrito.

Comentarios