El Hincha

El Club Social Deportivo y Voluntad ya tiene nueva comisión directiva

Ariel Oliveira fue nombrado una vez más como presidente. Roberto Serra fue designado como vicepresidente; Juan Manuel Rodríguez como secretario general y Salvador Siciliano es el tesorero


El Club Social Deportivo y Voluntad es uno de las tantas instituciones de barrio que emergen en la ciudad. Y para seguir creciendo depende de la tarea de los miembros de comisión y del resto de los socios. Esta semana, en asamblea de asociados, la institución renovó sus autoridades hasta 2022.

Ariel Oliveira fue nombrado una vez más como presidente. Roberto Serra fue designado como vicepresidente; Juan Manuel Rodríguez como secretario general y Salvador Siciliano es el tesorero.

El club está en calle San Martín 4650, fue fundado en 1944 y hasta hace no más de 12 años solamente era un emprendimiento gastronómico. Desde 2009 la institución comenzó a albergar a muchos chicos del barrio para practicar disciplinas deportivas y con el correr de los años el número de los asistentes fue creciendo. Claro que ante la situación actual que viven los clubes se hace siempre cuesta arriba. pero la nueva comisión tiene la firme convicción de que la institución continúe creciendo.

Patín, taekwondo, gimnasia deportiva y teatro son algunas de las actividades que se realizan y ahora tienen como objetivo para este año que comenzó sumar más disciplinas. En 2009 un grupo de socios, varios de los que conforman hoy la flamante comisión directiva, decidió comenzar con las actividades y sus integrantes coinciden en que “es un espacio de recreación para los vecinos”.

Las obras que vienen realizando en el club también son un motivo de orgullo para los casi 300 socios de la institución. Es que según comentó su presidente la superficie techada que actualmente tiene el club es un 130 por ciento mayor a la que tenía en 2009.

Club Social Deportivo y Voluntad sigue creciendo y los vecinos acompañan. Una institución que juega un rol muy importante en lo social en la zona sur de la ciudad. Ya que no solamente le permite a niños y jóvenes del barrio practicar una disciplina, sino que además apadrina un centro de niñez.

Comentarios