Edición Impresa, El Hincha

“El club los necesita”

Horacio Usandizaga no está dispuesto a repetir malas experiencias a la hora del movimiento del mercado de pases. Se viene el Clausura y allí Central volverá a jugarse la permanencia en primera división.“Tenemos que vender un jugador para traer otro. Si viene alguien, tiene que ser importante”, dijo el Vasco.

Horacio Usandizaga no está dispuesto a repetir malas experiencias anteriores. Especialmente, a la hora del movimiento del mercado de pases. Se viene el Clausura y allí Central volverá a jugarse la permanencia en primera división. Es que en Arroyito siguen lamentándose por los refuerzos que en el semestre anterior no llegaron: Luciano Figueroa, Germán Rivarola, Lucas Viatri, Diego Rivero, Marco Ruben, Paulo Ferrari, Marcos Aguirre y Cristian Chávez. Todos habían sido pedidos por Ariel Cuffaro Russo. Todas las negociaciones se frustraron. Y para no tropezar nuevamente con la misma piedra, el Vasco logró convencer a su hijo Manuel Usandizaga y al ex protesorero Matías Moamed para que retornen al club, esta vez en la función de mánagers deportivos.

El Vasco habló de varios temas del club | Foto archivo: Berger

—¿Está confirmado que vuelven su hijo Manuel y Matías Moamed al club?

—Sí (se ríe). Me costó mucho convencerlos. Hace meses que estaba detrás de ellos. Yo los necesito y Central los necesita. Cuando estuvieron en el club, los dos cumplieron sus funciones de una manera muy positiva. Facilitaron muchísimo la tarea de Central en general y presidencial en particular. Y Marcelo Pagani va a seguir en el club. Hay una disposición en el estatuto que dice que cada subcomisión tiene que estar integrada por dos miembros. Entonces Pagani va a quedar como un asesor de consultas futbolísticas.

—¿Estos dos regresos obedecen a las contrataciones que se frustraron en el anterior libro de pases?

—El problema se genera cuando la comisión directiva toma la decisión de hacerle un nuevo contrato a (Miguel) Russo. Ojo que yo no tengo ningún problema con Russo y me parece un excelente técnico. La objeción que en su momento le hice a Russo, que motivó mi alejamiento provisorio de la presidencia, era que no le podíamos pagar lo que nos pedía. Yo soy de los que piensan que hay que contratar a alguien por el que después podamos cumplir ese compromiso. Yo quise que la gente supiera la verdad. Russo nos pedía 1.200.000 dólares libres de impuestos. Y eso, en buen romance, ronda 1.750.000 dólares. Esto ocurrió antes de que se firmara el contrato entre la AFA y el Estado por la transmisión de los partidos.

—¿Central va a traer refuerzos para afrontar el Clausura?

—Ah, eso lo tiene que definir el técnico. Adelantar algo sería una imprudencia de mi parte. Si Cuffaro Russo me pide algún jugador, tiene que ser importante. Para traer un medio pelo, no. Nosotros tenemos que vender un jugador para traer otro. Todavía no hemos vendido a nadie. Y todos los trascendidos de que puede venir Fulano o Mengano son todas mentiras. Lo digo categóricamente: son mentiras.

—Aunque todavía falta una fecha, ¿puede hacer un balance de lo que dejó el año futbolístico?

—Desde el punto de vista deportivo, el balance fue positivo. Estamos en 28 puntos, con posibilidades de llegar a los 30. Nunca fuimos exageradamente optimistas. Porque cuando iniciamos el torneo sabíamos que teníamos un equipo armado fundamentalmente con elementos de las inferiores. De los once jugadores que generalmente son titulares, ocho se formaron en Central. Los únicos tres titulares foráneos son Ambrosi, Chitzoff y Méndez. Y si bien a Chitzoff lo compramos de Colón, es más centralista que yo mismo. Además seguimos trabajando en ese sentido. Anoche (por el lunes) tuvimos una reunión en la que despedimos el año con técnicos y jugadores de las divisiones inferiores. Y yo elogié el trabajo que viene haciendo (José) Coco Pascuttini y su grupo de colaboradores. Pensamos en recuperar aquel Central que nutría sus equipos con mayoría de jugadores surgidos de las inferiores. Hoy tenemos mil jugadores de las inferiores. Soy optimista, a pesar de que empezamos a rearmar las inferiores hace apenas dos años. Solucionamos problemas económicos, financieros e institucionales. Y en lo deportivo estamos transitando por la buena senda.

Enrique Genovar  | El Ciudadano & la gente

Comentarios