Espectáculos, Últimas

El Chaqueño cautivó en la novena luna

El "Chaqueño" Palavecino supo cautivar a las más de 12 mil personas que asistieron anoche a la Plaza Próspero Molina, en el marco del cincuentenario del Festival de Cosquín

chaquenoLa figura principal de la extensa velada festivalera fue el Chaqueño quien realizó el comienzo del recital en un escenario improvisado en la Plaza San Martín (lugar donde se desarrolló el primer festival en 1961), cantando “Semilla de pueblo” secundado por sus guitarristas y luego montado en un caballo bayo cabalgó hasta el escenario “Atahualpa Yupanqui”, donde desplegó su arsenal de canciones por espacio de poco más de 3 horas.

En ese tiempo el cantor popular oriundo del noroeste argentino, desgranó buena parte de su reconocido repertorio poblado de coplas, zambas, chacareras y vidalas del estilo de “La marrupeña”, “Culpable”, “La taleñita”, “La refranera”, “Mataco Díaz”, “Yo soy de allá” y le rindió un tributo a Horacio Guarany con “Piel morena”, “La villerita” y “Romance de Plumas Verdes” con la participación como invitadas de Marcela Ceballos y la coplera Mariana Carrrizo.

En el inicio de la noche, el cantautor riojano Sergio Galleguillo, quien volvió a ser consagrado por el público, interpretó los himnos de La Rioja profunda en tiempos del carnaval, reflejado en piezas del estilo de “Belén en carnavales”, “El camión”, “Solita y sola”, “Carnaval en La Rioja” y la “Zamba para olvidarte”, acompañado con Facundo Toro como invitado.

Los salteños Guitarreros realizaron una actuación consagratoria ante el público con un repertorio más que acertado y efectivo que demuestra sus condiciones en piezas como “A Monteros”, “La maza” y el final con el himno americano de la “Canción con todos” que los coloca con serias aspiraciones a la consagración del Cosquín 2010.

Rubén Patagonia, quien desde siempre reinvindica el canto mapuche, cuando desde las letras de los temas entona los secretos cantos del condor y del viento austral, se dio el gusto de estrenar “Nunca mates la flor” -con un claro y serio mensaje ecologista- de Hugo Giménez Agüero e “Imonescencia” de Marcelo Berbel y música de su hijo Jeremías Chauque, para luego despedirse con sus clásicos “Chalten” y “Yapay Peñi”, grito que retumbó en todo el valle de Punilla.

El dúo que componen Tilín Orozco y Fernando Barrientos con su mensaje de la tierra cuyana, con cuecas y tonadas, pero bien fusionadas con ritmos modernos, le dio un toque exquisito a la velada con piezas como “La refranera”, “El vampiro chupador”, el esperado “Celador de sueños” -en tributo a la mama Mercedes Sosa, como dijo Tilín- y “El marucho”.

Las aguas musicales del Paraná se vieron reflejadas en la voz de su “novia”, Ramona Galarza quien realizó un cuidado paseo musical por los ritmos característicos del litoral, destacándose el “Río manso”, “Lunita de Taragui”, “Río de camalotes”, “Paloma blanca” y el siempre vigente “Kilómetro 11”, junto a la Orquesta Folclórica de Corrientes y el Ballet del Litoral.

Cuti y Roberto Carabajal le pusieron el toque santiagueño a una noche “bien salteña”, llenando de chacareras el aire de la repleta plaza y donde el público disfrutó y bailó con “Cantores de chacarera”, “Chacarera de mis pagos”, “Chakay Manta” y “Añoranza” y un personal pasaje del Martín Fierro con “Aquí me pongo a cantar”.

Paola Arias -la gauchita de Rosario de la Frontera- también se destacó en la novena luna coscoína con una renovada selección de zambas y de huaynos, donde se cruzan por ejemplo, “La sieta de Salta” con “El vino del olvido”, cautivando con su despliegue escénico a la platea.

La también la cantora salteña Marcela Ceballos tuvo su momento con “Recuerdo salteño” y “Que mas se puede pedir”; la cordobesa Suna Rocha también trajo su mensaje de “defender al planeta, especialmente de la falta de agua” y su coterráneo Ica Novo volvió a Cosquín después de años de ausencia y nuevamente fue reconocido por su chacarera “Del norte cordobés” y “Malambo malambo”.

Completaron la velada, la Delegación de la provincia de La Rioja, desde Ecuador Margarita Lazo y Pueblo Nuevo, cruzando el meridiano del ritmo, el Ballet Salta de Marina y Hugo Jiménez quienes bailaron el “Himno a Cosquín”, el grupo Murmullos mostró lo suyo y se presentó la pareja de baile Torres-Lavarras ganadores del pre Cosquín 2010 de la sede de Villa Constitución, Santa Fe.

A esta grilla se agregó la figura del bagualero salteño Tomás Vázquez, ganador del Camín Cosquín 1970, para darle un toque emotivo a una noche bien salteña, pero matizada con ritmos y protagonistas de otras provincias.

(Telam|Enviado Especial)

 

Comentarios