Ciudad

A cuatro años de su creación

El centro de asesoramiento para inquilinos recibió miles de consultas y redobló su tarea en pandemia

En lo que va de 2020 ya se duplicaron las preguntas en comparación al pasado año. Desde su inauguración en 2016, el organismo otorgó más de $7.000.000 en préstamos a través del Banco Municipal


El Centro de Asesoramiento Social en Alquileres (CASA), organismo municipal creado con el objetivo de acompañar y asesorar a los inquilinos, cumple este 27 de septiembre 4 años de vida y de trabajo basado en tres ejes primordiales: asesoramiento jurídico gratuito para inquilinos; préstamo personal para gastos iniciales derivado de un contrato de alquiler que se otorgarán a través del Banco Municipal a tasa conveniente, y garantía bancaria de alquiler o fianza bancaria.

A lo largo de este cuatrienio, el CASA ya recibió más de 20.000 consultas de inquilinos a los que se les brinda un asesoramiento integral en forma personalizada. Respecto a las consultas, el 70% responde a inquietudes legales, 20% a créditos y 10% por garantías o fianzas bancarias.

“El balance que estamos haciendo es un balance muy positivo. Son 4 años donde hemos aprendido muchísimas cosas, donde nos hemos vinculado con un montón de instituciones a través de convenios, lo que nos permite brindar soluciones concretas a muchos de los problemas que tienen hoy los inquilinos”, destacó Gustavo Álvarez, director del CASA, que depende de la Subsecretaría de Hábitat del municipio.

Sobre el objetivo central del organismo, el director resumió: “Ayudar al inquilino a encontrar una solución ante el problema que está planteando, generando varias propuestas; a veces no le damos una sola salida, sino varias y que el inquilino pueda elegir qué camino tomar. Siempre apelando al diálogo, tratar de ser diplomáticos y encontrar una salida consensuada”. Cabe remarcar que en Rosario casi el 20% de los hogares se encuentra habitado por inquilinos.

Además, en estos primeros cuatro años de vida, el organismo otorgó más de $7.000.000 en préstamos a través del Banco Municipal de Rosario, que tienen como objetivo que los inquilinos puedan afrontar los gastos que insume un nuevo contrato, renovación o mudanza.

“Es un crédito muy abordable, con una tasa del 20%, es algo que no existe en el resto del país un crédito de estas características, de hasta 35.000 mil pesos”, detalló Álvarez, y agregó: “Una propuesta de esta características da muestra de un Estado que se ocupa de ciertos sectores que le cuesta concretar o hacer frente a la primera etapa del contrato”.

El trabajo en pandemia

Desde el inicio de la primera instancia del período de aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional el pasado mes de marzo a raíz de la pandemia, el CASA brinda atención virtual para garantizar el acompañamiento a la población inquilina durante la emergencia sanitaria. Así, se encuentra disponible el servicio para consultas urgentes de asesoramiento de forma virtual, escribiendo a [email protected]

“Veníamos trabajando con un gran compromiso, con una atención personalizada en la oficina y al otro día que se declaró la cuarentena nosotros ya estábamos ofreciendo el servicio de atención de forma remota”, aclaró Álvarez y remarcó que desde el inicio del aislamiento hasta la fecha se duplicaron las consultas referidas a cuestiones legales, si se compara con igual período del año anterior.

De hecho, las consultas totales del año 2019, que treparon a 2.935, representan prácticamente la mitad de las 5.844 que ya atendió el centro de asesoramiento en los 9 meses transcurridos de este 2020, sin contar las solicitudes recibidas en concepto de permiso de mudanzas.

Además de multiplicarse la demanda, muchas veces la virtualidad implica algunas dificultades que con las consultas presenciales podían resolverse con mayor facilidad. “No es sólo atender un llamado telefónico. Muchas veces el abordaje de estas problemáticas nos exigen tener que ver alguna documentación, como por ejemplo el contrato que se firmó de alquiler. Tenemos que apelar a la documentación para poder desentrañar el problema; a veces también el recibo de pago, alguna carta documento que se haya enviado previamente”, explicó el funcionario.

En cuanto a las consultas más frecuentes desde el inicio del aislamiento, Álvarez mencionó: “Hubo algunas problemáticas que se fueron agravando, como la situación del pago de alquiler, algunas condiciones que se exigen sobre prórroga de contrato, o consultas ante dudas por el DNU 320 que aborda la problemática de los alquileres en tiempo de aislamiento”. Sólo desde el pasado 20 de marzo, con el inicio del aislamiento, y hasta el 24 de agosto último, las consultas referidas a cuestiones jurídicas alcanzaron las 2.338.

Por otro lado, en el mes de mayo se sumó, en una labor conjunta con la Subsecretaría de Hábitat y la Secretaría de Modernización, la tarea de otorgar permisos para la realización de mudanzas. En ese sentido, Álvarez recordó que durante casi dos meses las mudanzas estuvieron restringidas a raíz del aislamiento y señaló que el primer día que se habilitó la solicitud de permisos “nos llegaron en 3 horas 3.500 mails”.

De esta manera, el centro de asesoramiento debió multiplicar su tarea a lo largo de la pandemia y atender una mayor demanda de consultas de manera remota, aunque siempre manteniendo una atención personalizada con cada inquilino o inquilina que requiere sus servicios.

Una nueva opción de garantías

Una de las últimas novedades fue la presentación de una nueva alternativa de garantías para alquiler de inmuebles destinados tanto para vivienda familiar como para uso comercial, tal como establece la nueva ley de alquileres, en beneficio de aquellos habitantes de la ciudad que lo necesiten.

“Un aspecto que la ley nueva contempla es la intervención de los seguros de caución o garantías profesionales en los contratos”, detalló Álvarez, y añadió: “Se sale un poco de la ortodoxia, además hay que aclarar que la ley limita a sólo dos garantías. Es un alivio porque hay sectores poblacionales que no tienen posibilidad de presentar de garantia recibos de sueldo o garantía propietaria. La posibilidad de que una empresa intervenga como garante, con un seguro de caución al inquilino y al propietario les brinda seguridad. El inquilino paga una póliza a la empresa y la empresa cubre”.

En ese marco, semanas atrás se concretó la rúbrica del acuerdo con aseguradoras y empresas locales que permitirán a rosarinos y rosarinas acceder a pólizas de garantías caucionales de alquileres.

Comentarios