El Hincha, Rosario Central

Liga Profesional

El Canalla empató con Boca en la Bombonera en un partido que tuvo dos penales errados

Pudo ponerse en ventaja pero falló un penal Servio, quien luego se lo atajó a Pol Fernández


Foto: Telam

Sumar en La Bombonera nunca es malo. Central igualó 0-0 ante Boca y se trajo a Rosario un buen punto (para otro momento quedará el hecho de que hace de 2010 que no gana ahí). La noche fue positiva para el Canalla, es que más allá del empate, mostró una buena cara que no hace cosa que indicar que va por el camino correcto.

Carlos Tevez acertó con el planteo y en el primer tiempo fue su equipo quien impuso condiciones. En el complemento fue Boca quien tuvo un poco más la pelota y el reparto terminó siendo justo. Claro que para que eso ocurriera hubo actores fundamentales y determinantes. Es que más allá del gran partido que hizo Facundo Buonanotte, Agustín Rossi fue trascendental y Gaspar Servio fue importante.

El arranque fue vibrante. Dos especialistas frente a frente. Uno en hacerlos y el otro en atajarlos. Y ganó el de Boca, ya que Agustín Rossi se quedó con el penal ejecutado por Gaspar Servio. El arquero canalla eligió ejecutar de la misma manera en la cual lo venía haciendo y no había fallado. Sin embargo, el uno auriazul esta vez se encontró con el arquero de más efectividad de penales atajados en el fútbol argentino, quien lo esperó hasta último momento y eligió su palo izquierdo para desviar el remate con los pies. ¿Tuvo que haber cambiado la manera? Algunos dirán que sí y otros se inclinarán por el no. Lo cierto es que Central desaprovechó una chance inmejorable de ponerse arriba en el marcador cuando el reloj ni marcaba el primer cuarto de hora.

Antes de la pena máxima que cobró Echavarría a instancias del VAR hubo una jugada bien elaborada por el conjunto de Tevez, cuando el partido ni siquiera se había armado. Martínez corrió por la derecha y centró por lo bajo para el ingreso en el segundo palo de Malcorra. El volante remató, pero Advíncula arrojándose al suelo lo tapó y la bocha le rebotó de nuevo al jugador canalla y se elevó para golpear en el brazo del peruano.

El juez fue llamado por Loustau, quien estaba a cargo del asistente tecnológico, y luego de observar la jugada decidió cobrar mano dentro del área y penal al explicar que el defensor xeneize había bloqueado el remate con su brazo.

La posibilidad perdida no hizo mella en el Canalla, ya que fue el equipo de Tevez quien, más allá de no ejercer un dominio preponderante, trató de imponer siempre condiciones. Pero las individualidades de Boca armaron una jugada de primera y casi se pone arriba. Cuando el telón se estaba por bajar apareció Villa en acción, quien le ganó a Cortez, aprovechó la mala cobertura de Martínez y al entrar al área recibió una clara infracción del primero que terminó en penal cobrado por Echavarría, otra vez a instancias del VAR.

Y cuando los canallas se lamentaban no tanto por el penal de Cortez, sino por lo que había malogrado Servio, el arquero auriazul se desquitó y le desvió el penal al ex Central Pol Fernández. Así terminó el primer tiempo y si bien el equipo de Arroyito dejó una mejor imagen el cero en los arcos, por los dos arqueros, fue justo.

En el complemento la pelota la tuvo más el local. Central igual estuvo lejos de bajar los brazos y cuando algunos jugadores mostraron cansancio, Tevez no dudó en reemplazarlos. El local solamente apostó porque alguna de sus buenas individualidades hiciera algo distinto y casi es Villa quien lo hace, pero su remate pegó en el travesaño. Después de los cambios de uno y otro, cuando el partido estaba sin un claro dueño, Buonanotte (la figura del partido) intentó desde afuera y obligó a una buena reacción de Rossi, cuando faltaban diez para el final.

En los últimos minutos Boca lo intentó llevar para adelante pero la buena tarea en todo el partido que hizo Central impidió con un sistema defensivo que casi no tuvo fallas se lo impidió. Fue un buen punto el que logró el Canalla en La Bombonera que no hace otra cosa que confirmar que este equipo, a pesar de su juventud, será un hueso duro de roer para muchos.

Comentarios