Ciudad, Gremiales, Política

En pie de lucha

El call center OTC deberá reincorporar a dos trabajadoras despedidas ilegalmente

Las desvinculaciones fueron resultas por la empresa a fines de abril, en plena vigencia del DNU 329/20, que prohíbe los despidos en el contexto del aislamiento social, preventivo y obligatorio. En junio otro trabajador ya había recuperado su puesto


La abogada Celina Tidoni junto a la trabajadora reincoporada Noelia Bergel, frente a Tribunales

El call center OTC –que realizó despidos en contra de las medidas dictadas por el gobierno nacional en el marco de la pandemia– deberá reincorporar a dos trabajadoras más. Así, ya suman tres los empleados que recuperarán sus puestos de trabajo: a principio de junio, otro compañero fue restituido por una situación similar. La empresa había decidido desvincularlos a fines de abril, en plena vigencia del DNU 329/20, que prohíbe los despidos durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la crisis sanitaria por coronavirus. Desde la Red de Trabajadorxs Precarizadxs e Informales celebraron las resoluciones.

Jésica Jonte es mamá de dos hijos. Su único sustento económico es el salario que percibe como trabajadora del call center OTC. Pero en el medio de la pandemia por coronavirus la notificaron de su despido. Fue a fines de abril. La empresa la había contratado en el mes de marzo.

La situación de Noelia Bergel fue la misma: “Yo fui despedida de la empresa el 28 de abril, a partir de ese momento, habiendo un DNU dictado por el presidente, busque primero la alternativa de conseguir otro trabajo pero fue imposible y después me contacte con los chicos de la Red de Trabajadorxs Precarizadxs e Informales, que estaban en lucha por los puestos de trabajo y llegamos al día de hoy, donde pudimos lograr que la empresa acepte que yo tenía que volver a trabajar al call center. Esto es gracias a los compañeros y compañeras que ayudan en esta lucha constante para que ningún trabajador vuelva a pasar por esta situación”, expresó.

La semana pasada, el Juzgado Laboral de la 10° Nominación hizo lugar a una medida cautelar a través de la cual ordena a la empresa a reincorporar a Jésica a su puesto de trabajo. Este viernes, en una audiencia entre las partes en los Tribunales provinciales, se llegó a un acuerdo con la empresa por la situación de Noelia.

Los despidos de estas dos trabajadoras fueron ilegales. El 31 de marzo pasado se publicó en el Boletín Oficial el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 329/20, a través del cual se prohíben los despidos sin justa causa y por las causales de disminución de trabajo y fuerza mayor, que aún está viegente.

Este DNU fue una de las herramientas de protección a los trabajadores en el marco de la pandemia por coronavirus y en el contexto del aislamiento social, preventivo y obligatorio, para evitar, justamente, que las empresas justifiquen la reducción de personal por ver disminuidos sus ingresos. Además, el gobierno nacional fue poniendo a disposición de los empleadores una serie de apoyos económicos para que se garantice el pago de salarios.

Pero el call center OTC hizo caso omiso y encaminó telegramas a algunos trabajadores de la empresa que estaban en período de prueba. Uno de ellos fue Fausto Bonansea, que fue desvinculado el último día del mes de abril. Bonansea fue a la Justicia y reclamó por el incumplió del DNU 329/20. El Juzgado Laboral de 7° de Rosario le dio la razón y resolvió que la firma debía reincorporarlo el 1° de junio pasado.

“Después de la reincorporación de Fausto Bonansea, un grupo de trabajadoras presentó un amparo con una medida cautelar para que se resguarden sus puestos de trabajo, ya que la empresa las despidió ilegalmente. El Juzgado Laboral de la 10° Nominación ordenó que Jesica debía ser reinstalada, es decir, ordenó una medida cautelar para que vuelva a ser empleada por OTC”, expresó Celina Tidoni, abogada del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos, representante de las trabajadoras y trabajadores.

“En el momento que nos echaron quedamos muy mal”, dijo Jésica. “Yo particularmente soy madre y cuesta muchísimo sostener una familia con la crisis que hay, y da mucha bronca ver que para ellos somos sólo un número. Pero no bajamos los brazos y ahora espero entrar a trabajar, y que el resto de las compañeras también lo haga”. La empresa todavía no informó en momento en el que Jésica volverá a su puesto de trabajo. Su abogada estima que será la semana próxima.

Sobre la situación de Noelia, la letrada explicó: “Presentamos un amparo con una medida cautelar requiriendo que se declare la nulidad del despido por haber sido realizado durante la vigencia del decreto que los prohíbe. Ante esta situación y luego de una audiencia en el juzgado laboral de 7° Nominación, logramos que la trabajadora reingrese a su puesto de trabajo”. La medida deberá concretarse el próximo 1° de julio.

 

 

Comentarios