Edición Impresa, Espectáculos, Teatro

Espectáculo títeres

“El bosque azul”, nueva propuesta del innovador grupo BBLQ Teatro

Dirige la titiritera, directora y docente Mónica Martínez. Este martes, a partir de las 16, en la Biblioteca Estrada, con entrada libre y gratuita.


Una nueva propuesta del valioso y siempre innovador grupo de teatro con objetos BBLQ Teatro, que dirige la titiritera, directora y docente Mónica Martínez, verá la luz este martes, a partir de las 16, en la Biblioteca Estrada (Servando Bayo 799), con entrada libre y gratuita.

Con dramaturgia y dirección de Martínez, quien acredita una vasta trayectoria en el teatro con objetos y la performance, pero particularmente en la investigación del cruce del objeto con el movimiento, la obra cuenta con la participación de los actores-manipuladores Pablo Albini y Sebastián Soto y asistencia de dirección de Dinora Glikstein. Se trata de un proyecto que surge de la lectura del cuento de Constancio C. Vigil El bosque azul, que da nombre al espectáculo, a partir del cual el grupo se propone realizar un montaje para todo público. Este cuento, escrito en 1943, es parte de un extenso corpus que consta de más de veinte obras para niños. Particularmente en esta pieza, Vigil aborda la problemática de la inclusión y discriminación en el discurso de personajes animales de diferentes especies, acuáticos, terrestres y aéreos.

“Hay un animal muy especial que quiere entrar al Bosque Azul, que es el territorio de los animales terrestres gobernados por un león. Este nuevo aspirante tiene un aspecto y un nombre muy raros y no responde a los parámetros de ninguna de las especies que habitan el bosque. El conflicto se suscita cuando el mono, que es el portero de ese hábitat, recibe a este personaje y, muy asustado, se lo comunica al león. Nadie sabe qué hacer al respecto, por lo que se propone una asamblea para tomar una decisión. Y así, durante días, debaten sin poder llegar a un acuerdo, mientras el extraño animal espera afuera”, resumió Martínez, que agregó: “Recortarle el nombre y tener una actividad similar a la que todos tienen son algunas de las cosas que se proponen; reducción y amoldamiento a las condiciones establecidas vulneran la integridad de este ser y, por ende, develan el problema de la aceptación del «otro» tal como es. Esta problemática como tema de la obra nos parece muy interesante y pertinente a los debates actuales que han tomado nuevas intensidades”.

Proceso de investigación

“Como punto de partida en la creación de esta pieza nos propusimos investigar el universo de los juguetes para la realización de los personajes. Aquí hay una búsqueda estética puntual respecto de los objetos dados y encontrados como materia prima para la experimentación”, enunció Martínez, que agregó: “El objeto juguete es un producto con una función cultural particular que marca cada época en cuanto a los diseños, materiales, condición social o género, entre otros aspectos. Estos juguetes antiguos que aparecen en el espectáculo, como tales, cargan con esa memoria de juego y animismo que los emparenta al teatro de animación. Y así nos lanzamos a la aventura de recolectar estos objetos en ferias retro, Mercado Libre y donaciones”.

Y concluyó: “Los personajes más importantes en el relato, como el león y el mono, pertenecen a las década del 40 y 50 con un diseño similar, cuerpo de peluche y caras de goma; el resto de los animales están resueltos con juguetes de otras épocas, incluida la actual, todos seleccionados a partir de las características de los personajes que propone el cuento. De este modo, la resignificación de estos objetos se da primero a partir de ese «acto de decisión», luego el hallazgo mismo y lo que ese objeto nos propone, de qué modo nos interpela en cuanto a su imagen, su construcción, sus posibilidades de movimiento. La identidad plástica del personaje se resuelve entonces por ese encuentro mismo con el objeto y lo que éste nos proporciona, lo que fue dando las herramientas para la animación y construcción dramática”.

Comentarios