Coronavirus, El Hincha

Efecto colateral

El básquet no le escapa a la crisis económica por la suspensión de torneos

Mientras las dirigencias estudian los pasos a seguir en cada competencia, los clubes analizan cómo afrontar los gastos. Unión y Progreso ya acordó con los jugadores y técnicos una reducción salarial y lo informó en redes pero a varios les sucede lo mismo


No hay duda alguna de que la salud es lo más importante y que el factor económico será un complejo panorama a resolver en lo inmediato y también a largo plazo. El espectro completo está en dominio de los gobiernos nacionales, provinciales y municipales y el mensaje fue comprendido por todos, lo que no implica que los diferentes ámbitos estén sufriendo la situación y se vean golpeados por los efectos colaterales de la pandemia.

La inmensa mayoría de los clubes de barrio del país se encuentran cerrados al público, mientras que los pocos que permanecen a abiertos lo hacen para prestar algún tipo de colaboración con las autoridades.

Por ende, en una crítica continuidad de la crisis evidenciada desde años anteriores, la escasez de recursos de las instituciones se agudizó y esto redundó ya en los torneos y planteles de básquet, tanto a nivel nacional como local.

 

A nivel nacional

La Asociación de Clubes anunció que la Liga A y la Liga Argentina se iban a terminar de alguna manera (incluso si es a puertas cerradas o desde septiembre) más allá de que algunas instituciones prefieren dar por terminada la competencia. La Liga Femenina estaba por comenzar, por lo que la idea también es reprogramarla pero que se juegue.

Mientras, en la tercera categoría nacional ya hay una fuerte moción que quiere dar por finalizada la competencia si no se puede competir en el corto plazo. El consenso de los clubes en video conferencia debe ser refrendado o no por los popes del torneo y la medida se decidiría por sí o por no a finales de abril.

Se trata del Torneo Federal, que es organizado por la Confederación Argentina y que cuenta con casi 70 clubes de todo el país, algunos de presupuestos bajos y con apoyo regional o local. Para ellos esperar para reanudar las competencias, poner a los planteles a punto y luego jugar a puertas cerradas es una opción que sólo representa más gastos.

 

A nivel provincial

La Federación Santafesina analiza la situación por dos carriles. El primero es mantenerse en consonancia con todas las indicaciones gubernamentales, cosa que se hizo desde un primer momento. Y en esa línea el deseo es poder terminar la acción de la Copa Santa Fe y esperar el apoyo estipulado por eel gobierno, aunque saben que la situación es crítica y la fila en espera es larga. En cuanto a los torneos de ligas menores que estaban por iniciarse, se prorrogaron inscripciones, sorteos de competencias y fechas de inicio. Una vez que las autoridades den el okey para competir se hará según la recomendación sanitaria.

 

A nivel local

La Asociación Rosarina fue de las primeras entidades en suspender la actividad justo en el día de inicio de sus torneos 2020 y ya estudia las diferentes posibilidades para cuando se pueda jugar, pero claro, siempre de acuerdo a esperar lo que indique el gobierno provincial y municipal. Desde un primer momento no convenció jugar a puertas cerradas por diferentes motivos y por eso la idea primordial es aguardar a que las condiciones estén dadas.

Los clubes locales que tienen al básquet como principal actividad sintieron el golpe y están tomando medidas para hacer frente a la situación de no pago de cuotas y la falta de ingresos por ejemplo de la pileta climatizada y de algunos auspiciantes, además de la recaudación de los partidos. En varios casos (sin hacer nombres) se difirieron algunos pagos y en otros se le rebajó el salario a los jugadores y entrenadores del plantel. Unión y Progreso, una institución ordenada y de mucho sacrificio, fue la primera en hacerlo público en redes en un mensaje a sus socios. Y allí informó que el equipo aceptó el pedido. Unión tiene el agravante de que una de sus principales fuentes de ingreso es el baile de los jubilados que realiza los domingos y que lejos está de poder volver a realizarse en el mediano plazo.

Pero si bien Unión lo dio a conocer, muchos atraviesan situaciones similares o peores y el contexto informal de los acuerdos económicos con los jugadores deja todo en un estado precario.

No es lo más importante, eso es seguro, pero la situación económica comienza a golpear al básquet en todos los niveles.

Comentarios