Economía

Efectos de la recesión

El año pasado hubo 91% más despidos y suspensiones, casi el doble que en 2017

Las políticas del macrismo y el escenario de recesión impactan con fuerza en la caída del empleo: durante el año pasado 5.800 personas perdieron su trabajo o fueron suspendidas por mes. La industria fue la más perjudicada, con el 54% del total de los casos


El 2018 finalizó con 69.696 despidos y suspensiones.

Las políticas del gobierno nacional y el escenario recesivo impactaron de lleno en el empleo: el 2018 finalizó con 69.696 despidos y suspensiones, 33.162 casos más que en 2017, lo que significó un aumento de 91%. Entre los sectores más golpeados figura la industria, que protagonizó el proceso con el 54% del total de los casos y, en los últimos cuatro meses de 2018, fue el sector privado el que sufrió la mayoría de los despidos y suspensiones. Los números son brutales: durante 2018 unas 5.800 personas perdieron su trabajo o fueron suspendidas por mes.

De acuerdo a un informe elaborado por el Centro de Economía Política Argentina (Cepa), el proceso de destrucción del empleo se aceleró en el último bimestre del año pasado, que registró 9.727 casos de despidos y suspensiones, marcando un incremento de 104% respecto a los 4.758 casos del mismo período de 2017. Un 83% de los casos fueron motorizados por industria y servicios. La evolución que durante todo el 2018 llega casi a 70.000, se compone por 16.303 casos de expulsiones en empleo público (23%) y 53.393 (77%) de empleo privado.


Público y privado despiden por igual

 

El informe distingue que en los dos primeros meses de 2018 los despidos en el sector público (3.600) resultaron más significativos que en el ámbito privado (1.900). Los siguientes cinco meses tomaron la posta los privados, y ya a partir del octavo mes llegaron a emparejarse (privados 3.400, públicos 2.700). En los últimos cuatro meses de 2018 se produce un sensible incremento de expulsiones en el sector privado (29.596).

La industria sumó en todo ese año el 54% del total con 37.341 trabajadores menos. Le siguió el sector público, que entre los correspondientes al Poder Ejecutivo y a las empresas del sector público, representó el 23% de los casos y el sector servicios, con 19%. En el último bimestre se agudizó la caída en industria y servicios, con un 40% y 43% respectivamente. Ambos recibieron la última parte del año el golpe más fuerte de la recesión.


La debacle en industria

 

El proceso de expulsiones laborales en la industria promedió más de 3.000 casos mensuales a lo largo del 2018. No varió con respecto al año anterior hasta el mes de agosto, donde marcó un aumento sideral que no frenó. En el año, según Cepa, uno de cada seis despidos estuvo relacionado a cierres de empresas. Incluso según datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (Sipa) la cantidad de despidos (sin suspensiones) en industria entre noviembre de 2015 y noviembre de 2018 fueron 125.311

El acumulado de 37.341 trabajadores menos resultó de la suma de 20.993 despidos y 16.348 suspensiones. El sector automotriz y de autopartes encabezó la lista (10.492 total) con suspensiones en General Motors, Fiat, Renault y Volkwagen y despidos en Itec y Metalpar.  Siguió el sector textil (6.927 total), motorizado por las suspensiones en Alpargatas, Tipoiti y Dass y despidos en empresas como Alpargatas, Karavell, Coteminas, Adidas, Cadein y Gaelle. En tercer lugar se ubicó alimentos y bebidas (4.832 total), donde sobresale el caso de los despidos en Ingenio San Isidro y el Tabacal, Alijor, Citrus Alem, La Campagnola, Alco  Canale, Nestlé y Villa del Sur.


Achiques y cierres

 

En total el informe publicó 42.396 despidos en 2018, 9.210 vinculados a cierre de planta, 1.735 a retiros voluntarios o jubilaciones anticipadas, 15.280 a suspensiones junto con 1.075 casos de adelanto de vacaciones. Se destacó que uno de cada ocho casos en el año se relacionaron a cierres, es decir que muchos empresarios apelaron más a la reducción de personal que al cierre definitivo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios