Política

Tierra de nadie

El alto costo de defender la tierra de los campesinos

El abogado Iván Bordón pasó tres días en prisión por enfrentar una orden de desalojo de la Justicia que está prohibida por ley. Fue detenido por orden de la fiscal de Tostado, Sonia Bustos, quien lo imputó por resistencia a la autoridad


“Tengo un auto que se me fundió hace dos años y una billetera llena de boletos de colectivo de tanto recorrer el norte de Santa Fe por la situación que padecen los campesinos. Duermo en la casa de ellos, no podría bancarme un hotel”.

Así explicó el abogado Iván Bordón su situación patrimonial durante la audiencia a la que llegó después de pasar tres días en prisión por orden de la fiscal de Tostado, Sonia Bustos, quien lo imputó por resistencia a la autoridad en un allanamiento a sus defendidos, los hermanos Clavero. También aprovechó y lo acusó de asociación ilícita, pero la denuncia no prosperó. Es que ese grave delito, que podría haberlo dejado en prisión, tiene que ver con su ayuda a la organización de campesinos del norte que resisten el desalojo de sus tierras y que logró la sanción de la ley 13.334 que frena los desalojos compulsivos hasta 2020. A pesar del esfuerzo de Bustos y de dos querellantes –que representan a empresarios de la tierra-, la jueza Cristina Fortunato rechazó el pedido de prisión preventiva, desestimó la figura de asociación ilícita por falta de pruebas y ordenó la libertad de Bordón.

Además de defensora de Bordón, Lucila Puyol es abogada de Hijos. Junto con el abogado Guillermo Munné y el apoyo del Colegio de Abogados de Reconquista se presentaron en la audiencia en la que Bordón era el acusado. “El norte es tierra de nadie”, sostiene Puyol. “Yo creo que es porque está muy lejos de los centros de poder y del juego de la democracia. Y a su vez a los campesinos le cuesta organizarse. Están muy lejos los unos de los otros y las comunicaciones no son buenas”, analizó.

Los hermanos Clavero son dos campesinos a los que el poder económico intentó desalojar. No saben leer ni escribir y según Puyol, como tantos otros en la zona, viven a merced de matones a sueldo que le sacan la tierra. “Iván Bordón trató de defenderlos. Hay pocos abogados que lo hacen ante cada planteo de desalojo”.

Fue el miércoles pasado, cuando Bordón se enteró que sus clientes Germán Clavero y sus sobrinos Abel y Roberto habían sido allanados en su casa de Tostado, y atormentados por la Guardia Rural Los Pumas. Le prestaron una bicicleta y llegó hasta la casa. Pero cuando quiso ver la orden de allanamiento lo golpearon y fue detenido por orden de la fiscal Bustos. Los Clavero tienen un campo en Gato Colorado, pero el operativo fue en la casa donde viven, en Tostado.

Además de los golpes y la detención de Bordón, desde el Poder Judicial comenzaron a dilatar la realización de la audiencia. Y comenzaron a desempolvar causas viejas para justificar su detención. Pero no sólo no prosperó sino que Bordón logró su libertad tras la audiencia.

Puyol contó que la audiencia se realizó el sábado pasado y que duró 6 horas. “Había muchos abogados, incluso asistieron desde la comisión directiva del Colegio de Abogados de Reconquista para respaldarlo”, relató Puyol.

La abogada contó que pese a los intentos de la fiscal para que Bordón quedara preso, la jueza Cristina Fortunato ordenó su libertad.

“Él  contó cómo son los campesinos, cómo es la situación del norte, donde los poderosos se quedan con las tierras sin el control del Estado. Las tierras eran inundables, después cuando hubo obras las tierras mejoraron, las tierras se valorizaron y ahora se las quieren sacar”, finalizó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios