Policiales

Sangre, balas y muertes

El Abuelo, un chivo expiatorio de causas penales

Gerardo Abregú era apodado “El Abuelo”. Sobre él no pesaba ninguna causa penal, aunque fue el chivo expiatorio de al menos tres homicidios.


Foto: Facebook Baigorria Informa

Gerardo Abregú era apodado “El Abuelo”. Sobre él no pesaba ninguna causa penal, aunque fue el chivo expiatorio de al menos tres homicidios. Uno ocurrió en septiembre de 2015, cuando una pareja de adolescentes, de 16 y 17 años, fue asesinada en barrio Santa Lucía. De acuerdo con fuentes de la investigación, las víctimas viajaban en una moto cuando un par de muchachos, en un rodado similar, se le puso a la par y le disparó al menos nueve disparos. Los chicos baleados fueron trasladados por familiares a un centro de salud de la zona, pero no pudieron sobreponerse a sus heridas y fallecieron mientras eran atendidos. Las víctimas fueron Julieta Sosa, de 16 años, y Diego Alan Durán, de 17, que eran amigos. Por este crimen involucraron a Abregú, pero fue desistida la acusación cuando los testigos no lo reconocieron.

Después lo vincularon con el crimen de Topo Acosta, sindicado como el autor de los disparos que mataron a los adolescentes. Pero la Fiscalía se bajó de la acusación.

También lo vincularon con la muerte de un pibe de 19 años, Juan Alberto Jaime, también en 2015 en barrio Emaús. “Lo vincularon y lo desvincularon muchas veces. No tenía ninguna causa pendiente con la Justicia. No sé cuál es la relación con las otras víctimas”, sostuvo un allegado.

Si te gustó esta nota, compartila