Ciudad

Congreso

“El aborto es legal para las que pueden pagar”

La abogada y docente de la Universidad Nacional de Rosario Analía Aucía defendió la legalización en el Congreso y dijo que el sistema penal es selectivo y solo persigue a las mujeres pobres.


La abogada rosarina Analía Aucía llegó este jueves al Congreso Nacional para exponer a favor del aborto legal en la última jornada de debate en comisiones de los proyectos presentados de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Aucía es también docente e investigadora de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y fue invitada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Según explicó a El Ciudadano el aborto en Argentina es legal para un sector social de las mujeres y el sistema penal es selectivo. “No hay ningún área del Poder Judicial y de la Policía que persiga a las mujeres que pueden pagar abortos en clínicas privadas. El aborto tipificado como un delito en el Código Penal marca una selección de las mujeres a las cuales perseguir, aún en los casos en que es legal. Son las pobres, las que tienen discapacidad, las niñas y las adolescentes”, explicó.

Aucía llegó a la legislatura para exponer sobre dos ideas. Por un lado, habló sobre el argumento de los grupos en contra del proyecto que aseguran que legalizar el aborto requiere reformular el Código Civil y la Constitución Nacional. “Legalizar la interrupción voluntaria del embarazo no es inconstitucional. Está de acuerdo con nuestra normativa nacional y constitucional. Las Naciones Unidas, a partir de tratados internacionales, recomiendan a Argentina ampliar las causales y dar acceso a todas las mujeres a los servicios de salud reproductiva”, agregó.

La segunda idea sobre la que habló Aucía se enfocó en la maternidad. “No creo que se pueda discutir el origen del ser humano a partir de la concepción porque es una discusión moral en la que todas las opiniones son válidas. Sí quiero objetar la concepción de maternidad que se han planteado desde los sectores religiosos conservadores. Su visión obliga a las mujeres a adoptar una identidad, la de embarazada y madre, pasando por encima de sus propios proyectos de vida”, dijo.

La abogada confesó que no se imaginaba la llegada al Congreso del debate de la mano del alto nivel de movilización social. “En los últimos años hubo una maduración de toda la sociedad. No sólo las mujeres llevamos la bandera del aborto legal. También hay apoyo de sectores culturales, sociales, de la salud, del derecho, del arte y de la academia. Estamos viviendo un momento histórico. Independientemente de lo que pase el 13 de junio, ganamos un terreno enorme en los derechos de las mujeres y de la igualdad”, opinó.

Para Aucía el debate en el Congreso no gira sobre la definición del comienzo de la vida sino a la legalidad o ilegalidad. “Muchos profesionales no cumplen con el deber de practicar un aborto cuando es legal. Sin embargo, salvo el caso de los médicos del hospital Iturraspe de Santa Fe que fueron procesados por incumplimiento de deberes de funcionario público en el caso de Ana María Acevedo, no recae en ellos el peso de la penalización. La persecución de este delito en Argentina es selectiva en función de la clase social y del género. No persigue a las mujeres que lo pueden pagar. Persiguen a las que no pueden hacerlo. Aun cuando el aborto se habilita por causales las mujeres pobres no siempre son atendidas. Hay objeciones de conciencia, demoras, negativas y otras formas de transformar algo legal en ilegal”.

Según la abogada, la oposición a la legalización no es sólo moral y responde a intereses económicos. “El aborto ilegal genera un circuito cerrado clandestino que beneficia a una parte importante de la corporación médica. Las intenciones de estos grupos no están fundadas en si hay ser humano o no en la concepción. Se apoyan en esos argumentos porque no pueden decir que hacen abortos por 30 mil pesos”, agregó. También consideró que en el debate está en juego el poder de la jerarquía eclesiástica. “La Iglesia perdió con las leyes de divorcio, de matrimonio igualitario y de identidad de género. Perder poder es también perder financiamiento del Estado. Para ser financiada la Iglesia necesita determinadas normas. Cuando pierde, responde con dogmas que se sostienen en reproducir la desigualdad de género y la idea de la maternidad por naturaleza”.

Último día de exposiciones

El debate por la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) en el plenario de las comisiones de Legislación General, Salud, Legislación Penal y Familia comenzó el 10 de abril. Hay nueve proyectos presentados. El de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito tiene 71 firmas de legisladores que lo apoyan. Pide la legalización del aborto hasta la semana 14 bajo todas las causales, cuando en la actualidad en la Argentina rige un modelo de despenalización en caso de riesgo de salud de la mujer o violación que sólo un tercio de las provincias aplica.

Desde 2006 la iniciativa de la Campaña fue presentada siete veces. Este año entró por primera vez al plenario de comisiones después de que el presidente Mauricio Macri diera libertad de conciencia a los legisladores de Cambiemos. Desde hace dos meses cada martes y jueves de 9.30 a 13 y de 14.30 a 18 entre 40 y 50 referentes y especialistas a favor y en contra de la iniciativa dan argumentos y contestan las preguntas de las y los diputados. Este jueves es el último día de exposiciones y la semana que viene será el dictamen de las comisiones. La votación quedó oficializada para el 13 de junio.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios