Ciudad, Edición Impresa, Últimas

El 85 por ciento del trabajo doméstico es en negro

Así lo detallaron desde el Ministerio de Trabajo de Santa Fe al comenzar con una campaña de blanqueo.

Según datos procesados por el Ministerio de Trabajo de la provincia de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), sólo en los conglomerados Gran Santa Fe y Gran Rosario son cerca de 50.000 los trabajadores del servicio doméstico, de los cuales el 93 por ciento son mujeres. Esta actividad representa casi el 10 por ciento de la ocupación total de la provincia. La misma fuente indica que la proporción de trabajo no registrado dentro del empleo doméstico total casi triplica la proporción de empleo no registrado en el resto de las actividades económicas, rondando el 85 por ciento.

“Consciente de la desprotección de derechos que sufren injustificadamente la inmensa mayoría de las trabajadoras domésticas, nuestro Ministerio decidió lanzar una campaña de difusión para promover el trabajo decente en este sector, cuyo objetivo es informar sobre los beneficios de la regularización laboral para las trabajadoras domésticas, y también para sus empleadores”, indicaron desde la cartera laboral.

En ese marco, ayer comenzó la segunda etapa de la campaña que promueve el registro de los trabajadores del servicio doméstico en la provincia. Integrantes del programa Sumando Voluntades del Ministerio de Desarrollo Social comenzaron la distribución de folletería alusiva en la peatonal San Martín y Cortada Falucho de la ciudad de Santa Fe, en una propuesta que consistirá en la entrega de materiales gráficos a la ciudadanía, con el mismo objetivo inicial de promover el blanqueo laboral de miles de trabajadoras que se desempeñan en este sector. La actividad también se llevará a cabo –durante los próximos quince días– en las otras ciudades cabeceras de los nodos (Rafaela, Reconquista, Rosario y Venado Tuerto), en las principales arterias y centros comerciales.

La segunda etapa de la campaña se suma a las distintas acciones que el gobierno de la provincia lleva a cabo en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, con el objeto de reivindicar la tarea que realizan las trabajadoras domésticas santafesinas, y promover el blanqueo laboral del sector.

La continuidad de la campaña se explica además por el éxito comprobado de las acciones de difusión realizadas el año pasado: la tercera medición del impacto de la campaña (realizada a fines de 2010), a partir de información elaborada por la cartera laboral con los datos de recaudación de Afip, mostraban que el registro de trabajadores del servicio doméstico se había incrementado en un 80 por ciento con relación a 2009.

Dicho informe indicaba además que en julio y agosto de 2010 se habían registrado 1.076 nuevos empleados en servicio doméstico, un 82,7 por ciento más que los empleos registrados en el mismo período del año anterior.

Informar

Sobre la campaña, desde la cartera laboral indicaron que el objetivo “es informar sobre los beneficios que comporta la regularización laboral para las trabajadoras y también para los empleadores. El acceso a una obra social y la jubilación son derechos inalienables y que, por un importe mínimo para el empleador, le está garantizado a las trabajadoras”.

“Como Estado provincial nos compete promover, a través de la difusión y de la información clara y precisa, la regularización del trabajo doméstico y fundamentalmente bregar por la inclusión social que garantizan los derechos antes mencionados”, agregaron. “A la idea del empleo doméstico formalizado, subyace la idea de inclusión social e igualdad de oportunidades para todos y para todas, pudiendo acceder a derechos básicos que hacen a una mejor calidad de vida”, precisaron.

Blanqueo

Blanquear el servicio doméstico tiene un costo máximo de 95 pesos (el monto varía de acuerdo con la cantidad de horas de trabajo) y representa importantes beneficios para ambas partes. El trabajador obtiene: jubilación, obra social y para su grupo familiar (por un mínimo aporte adicional); además de mantener la asignación universal por hijo para protección social (subsidio nacional).

El empleador de servicio doméstico obtiene una importante deducción en el impuesto a las Ganancias (el gasto a deducir abarca lo abonado al trabajador más las contribuciones a la seguridad social, con un máximo de 10.800 pesos); y ser un ciudadano pleno que respeta la ley y a su más estrecho colaborador o colaboradora, que cuida su hogar y sus seres queridos.

Comentarios