Ciudad, Edición Impresa

El 40% de las motos que van al corralón no son retiradas

Son aquellas cuyos conductores no tienen la documentación: terminan en remate o compactadas.

Desde la Dirección Municipal de Tránsito revelaron su preocupación acerca de “la irresponsabilidad de los conductores de motos que no usan el casco”, ya que “se podrían evitar una o dos muertes por fin de semana”, señaló Henry Fabro, responsable de esa oficina. A su vez, indicó que por semana se remite al corralón municipal un promedio de 150 motos, de las cuales el 40 por ciento nunca son reclamadas por sus dueños y quedan en depósito hasta que son rematadas o van a parar a la máquina compactadora.

Según datos suministrados desde Tránsito a El Ciudadano, quienes se «olvidan» de retirar las motos son los mismos conductores que al momento de ser inspeccionados en la calle no pudieron presentar la documentación adecuada para circular. En cambio, una buena parte de ese 60 por ciento que sí recupera el vehículo, por lo general lo hace a las 48 horas siguientes de la remisión, mientras que otro segmento demora algunas semanas, incluso después de tomar un curso de educación vial impuesto por las autoridades.

“Cuando una moto ingresa al corralón su dueño la retira entre las 24 y 48 horas siguientes, pero hay muchos otros casos en los que se tarda un poco más porque se somete al titular a un curso de concientización ordenado por el juez de Faltas. Por otra parte están los que no tienen patente ni seguro, y el vehículo no se puede retirar. Estos casos abarcan un 40 por ciento de vehículos, que nunca son reclamados y entonces el municipio los lleva a remate o a la compactación”, expresó Fabro.

“Estamos realizando operativos a diario y cada vez nos sorprende más, y de mala manera, la cantidad de conductores que ponen en peligro su vida al no utilizar una medida de seguridad tan simple como el casco. Muchos de ellos deben abandonar su vehículo y éste es remitido al corralón”, indicó Fabro. A su vez señaló que otra parte similar de remisiones al depósito municipal tiene como origen la falta de documentación del vehículo.

Cabe señalar que durante esta semana hubo dos grandes operativos, según informó Fabro, que tuvieron como saldo 60 motocicletas secuestradas. Este fin de semana continuarán los controles en distintos puntos de la ciudad.

Sobre el tipo de infracciones, Fabro señaló uno que es usual: dos personas en una moto y sólo una de ellas con casco. “En este caso, la norma establece que se le hace el acta de infracción y la que no tiene casco se debe bajar de la moto, por lo que sólo puede seguir circulando aquella que cuenta con el elemento de seguridad. Aquí no se retira el vehículo, pero sí cuando el conductor va solo y no tiene el casco”, aclaró.

El titular de Tránsito explicó que a los operativos concurre también personal policial con una computadora conectada en red, mediante la cual se verifica si un vehículo tiene pedido de captura. Algo similar ocurre con el que no tiene la chapa correspondiente: en el momento del ingreso al corralón se hace un rastreo de datos con el número de motor para comprobar si la motocicleta procede de algún ilícito.

Fabro dividió en partes iguales las causales de remisión al corralón: el 50 por ciento de las motos son decomisadas por falta de documentación, y la otra mitad porque el conductor no utiliza el casco.

A modo de reflexión, el director de Tránsito dice no poder explicarse “cómo la gente no toma conciencia de la importancia del usar el casco”.

En ese sentido, sostuvo que es habitual que durante los operativos se les exija a los motociclistas “que se pongan el casco correctamente, porque muchas veces lo llevan en el brazo o mal puesto”.

Por último, Fabro dejó un dato inquietante: “Cada fin de semana se evitarían una o dos muertes si todos utilizaran el casco”.

Comentarios