Ciudad, Edición Impresa

fuerte operativo de seguridad

El 20 de Junio llega otra vez con muchas vallas y público lejos

El presidente Macri arribará en helicóptero y presidirá a las 9 un breve acto junto al gobernador y la intendenta.


Como el año pasado, el Día de la Bandera de este martes será distinto a todos los celebrados desde la vuelta de la democracia. La presencia del presidente, Mauricio Macri, se reducirá a un corto acto protocolar cercado por un doble vallado, una tradición ya instalada en la asistencia presidencial a los actos oficiales. El izamiento será en la nave del Monumento Nacional a la Bandera y sólo se podrá entrar con invitación. Los vecinos y vecinas que quieran presenciar el acto deberán quedarse tras las vallas, a 300 metros a la redonda. El doble vallado costará medio millón de pesos. Es financiado por Casa Militar, el organismo que se ocupa de la seguridad del máximo mandatario argentino y que depende de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación. Con Macri llegarán la primera dama, Juliana Awada, y los ministros Marcos Peña, Patricia Bullrich y Julio Martínez (Defensa). También estarán el gobernador Miguel Lifschitz y la intendenta Mónica Fein, junto con otros funcionarios provinciales y municipales. La celebración la completarán los alumnos de dos escuelas de las ciudades de Córdoba y Balcarce que prometerán lealtad a la insignia patria, el corralito de prensa, un puñado de cadetes que formalizarán la jura la banda del Liceo Aeronáutico Militar y un grupo de ex combatientes de Malvinas, que se mostraron disconformes porque no habrá desfile cívico militar. La fiesta popular que desde hace más de 20 años se hace en las inmediaciones del Monumento, empezará aproximadamente a las 10, cuando Macri deje Rosario atrás y se levanten las vallas. Habrá tres escenarios y se realizará el tradicional concurso de asadores a la estaca.

Vallas donde vayas

Por segundo año consecutivo, Macri llegará este martes a Rosario para celebrar como presidente el Día de la Bandera. Su presencia será breve. Aterrizará alrededor de las 9 en Prefectura Nacional, se trasladará hasta la nave del Monumento Nacional a la Bandera –que hoy cumple 60 años– y presidirá el acto protocolar, que se espera que no dure más de media hora. Los discursos estarán a cargo de Macri, Lifschitz y Fein.

Si bien las rígidas disposiciones de protocolo de los distintos gobiernos nacionales siempre fueron una costumbre, con el gobierno de Cambiemos cambió fuertemente el acceso del público. Como el año pasado, hoy será restringido y sólo podrán entrar con pulseritas de colores aquellos que hayan sido invitados al evento. Este factor marca una de las principales diferencias con los actos que se celebraron desde la vuelta de la democracia, caracterizados por ser más o menos abiertos. A eso se suma que, al menos en la última década, el Día de la Bandera fue reflejo de los distintos momentos políticos nacionales y su relación con los gobiernos locales. El 2011, por ejemplo, será recordado por la asistencia de la ex presidenta Cristina Fernández, quien decidió ser única oradora del evento ante una multitud.

La llegada presidencial estará fuertemente custodiada por Gendarmería Nacional, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y Casa Militar, que se ocupa de la seguridad del presidente y sus familiares. Esta última dependencia es la encargada del doble vallado, una tradición en todos los actos de los que participa Macri. El primer vallado será alrededor del Monumento. El segundo abarcará calle Rioja desde avenida Belgrano hasta Laprida, a lo que se suma que por Belgrano sólo se podrá llegar hasta Sargento Cabral, y también estará cortada a la altura de avenida Pellegrini.

La seguridad del evento la completan la Policía de Santa Fe, la Guardia Urbana Municipal y Control Urbano.

Además de los discursos, los alumnos de dos escuelas de Barcalce y Córdoba prometerán lealtad a la bandera ante los cadetes, la banda del Liceo Aeronáutico Militar y un grupo de ex combatientes de Malvinas, que se mostraron disconformes porque no habrá desfile cívico militar y porque limitaron su presencia a una lista restringida. El himno será entonado por el artista rosarino José María Blanc.

Al igual que el año pasado, se prevén manifestaciones contra las políticas del gobierno de Cambiemos. Una de ellas es organizada por la Multisectorial Contra los Tarifazos, que convoca a las ocho en Córdoba y San Martín.

Fiesta popular

Hernán Colautti, director del Museo del Monumento Nacional a la Bandera, recordó que desde la vuelta de la democracia la celebración del Día de la Bandera se volvió un evento popular. A mediados de los ’90 empezó la tradición del concurso de asado a la estaca y los espectáculos en vivo. Un factor que terminó de consolidar la popularidad del evento fue la elaboración de la bandera más larga del mundo, una movida que se inició con la crisis de 2001 en Rosario y que se extendió a todo el país.

Este martes los asadores empezarán a trabajar desde temprano, alrededor de las 7. Para las 10 se espera que las vallas se levanten y empiece el ingreso del público, que podrá viajar gratis en colectivo desde las 7 hasta las 13.

Desde las 10 y hasta las 17 habrá programación artística. Se dispondrán tres escenarios ubicados en distintos puntos del Parque Nacional a la Bandera, a lo que se sumarán las ferias de economía solidaria.

En el escenario de folclore se presentarán Martín Reynoso, Ayem Nohuet, Huahui Basualdo, Ñaupa Cunan, Coco Díaz + María Eugenia Díaz + Jorge Luis Carabajal, y Elpidio Herrera.

En el escenario chamamé actuarán Mario Torres, Nélida Argentina Zenón, Pablito Sánchez El Santaelenero, Los Cumpa, Waljeva, Los Bocchiddu, y Gregorio de la Vega.

Y en el escenario latinoamericano se presentarán La Banda de las Corbatas, Huevo de Iguana, Flor Croci, La Walichera, y Ana Prada.

Medio millón para cercar

El doble vallado dispuesto para la llegada del presidente a Rosario tiene un costo de entre 400 y 500 mil pesos, según confirmaron a El Ciudadano fuentes cercanas a la organización. Este costo es asumido por Casa Militar, una dependencia de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación se ocupa de la seguridad del presidente desde octubre de 2016. El organismo también debe custodiar la Casa de Gobierno, la residencia de Olivos y otros lugares de residencia transitoria del presidente y su familia. Antes, esta tarea era responsabilidad del Ministerio de Seguridad nacional.

El responsable de Casa Militar es José Luis Yofre, que fue designado en febrero de 2016 a través de un decreto presidencial. Un año después y a través de otro decreto, Macri creó un cargo para un segundo jefe, Alejandro Daniel Giglielmi. “Con el objeto de optimizar los actos de gobierno resulta conveniente conformar un reajuste, permitiendo dotar de una mayor eficiencia y eficacia el proceso de la toma de decisiones”, decía la disposición y agregaba: “Resulta pertinente la creación de un cargo extraescalafonario que coordine los aspectos de seguridad y custodia del señor Presidente de la Nación y su familia y designar a su titular”.

Comentarios