Ciudad

De Whatsapp a la calle

Efecto Burundanga: un audio viral desató psicosis colectiva

Una joven de 18 años que compartió colectivo con un músico callejero que intentó venderle un fanzine y hacerle escuchar su música punk se comenzó a sentir mal y otra pasajera la llevó al Heca. Sospecha que fue drogada; lo determinarán estudios toxicológicos. El sospechoso fue demorado unas horas


Los mensajes de audio se esparcieron a la velocidad de la luz desde el mediodía de este viernes y llegaron a miles de teléfonos en Rosario. En pocas horas, vía Whatsapp, se desató una psicosis colectiva sólo comparable con el siempre temido fantasma de la trafic blanca, ahora con la burundanga como disparador. Una chica internada en el Heca contaba cómo se había descompensado tras una charla con un hombre, el creador de un fanzine punk editado en forma casera, en fotocopias, quien le aseguraba tener una banda de música.

“Ahora ya estoy bien, estoy en el Heca, me están pasando suero. Fue un chabón que supuestamente vendía revistas de una banda, era alto de 30 o 40 años que esperaba en la parada conmigo y otra gente. Me subo al colectivo y de buena onda le agarro la revista para leerla, y después él me invitó a que yo escuche su música con auriculares. Claramente le dije que no. Y me arranqué a sentir mal, como que me iba. Le dije a la señora que estaba conmigo que era médica que me sentía mal, que me habían drogado. Que claramente fue ese chabón. Le mujer le avisa al colectivero y el chabón se bajó rápido. Y la médica me trajo al Heca. Fue en la parada de Pellegrini y Alem. Hablé con la Policía y me dijeron que (el hombre) estaba cazando chicas y que nos cuidemos entre todas. Así que tengan cuidado”.

Con el correr de las horas cada palabra de la muchacha fue corroborada.

L.L., de 18 años, ingresó al Heca a las 9.50 de la mañana; se sentía mareada y los médicos le inyectaron suero para estabilizarla. Unos minutos antes vivió una situación desagradable en un colectivo. Según contó, se empezó a descomponer desde que tomó en sus manos un rudimentario fanzine de punk rock de bandas desconocidas, que un músico callejero le ofreció. Antes de la descompostura, el hombre quiso mostrarle su música y le pasó unos auriculares, invitación que la chica declinó y cambió de asiento. A la altura de Tribunales, la mujer que viajaba con ella, una médica, la hizo bajar, subieron a un taxi y concurrieron al Heca.

Ningún vocero oficial, ni de la Policía, de la Justicia, o de la Secretaría de Salud podía afirmar que la joven hubiese sido drogada. De la mensajería instantánea los audios sumaron fotos del hombre señalado e incluso videos y se esparcieron por las redes sociales. El culpable ya estaba definido: “el Dios Punk”.

Es un músico que desde hace años recorre las calles con su guitarra a cuestas y también con su revista en la zona de la Ciudad Universitaria y en el microcentro, “batallando contra sus archienemigos de la GUM”, tal como lo describió un portal web, y también contra vecinos y comerciantes que una década atrás lo acusaron de ladrar en vez de cantar: siempre amenazando con armar un recital con su banda, que algunos se atreven a describir como imaginaria: Sueños Punk Rock. Pronto la PDI halló al buscado en la zona céntrica y lo puso a disposición de la Fiscalía. Pero el misterioso caso no se resolverá en tanto no estén los estudios toxicológicos sobre la muchacha ni los exámenes psiquiátricos sobre el Dios Punk.

Dios Punk, un músico callejero que desde hace una década patea las calles rosarinas.

El audio, las fotos y los videos

La viralización del audio por Whatsapp permitió identificar al supuesto hombre de la burundanga. En Paraguay y Pellegrini la Policía detuvo ya en la tarde del viernes al Dios Punk, alter ego de un músico callejero que desde hace por lo menos una década transita las calles del centro y del barrio República de la Sexta con una guitarra y fanzines do it yourself, a la vieja usanza punk. No fue difícil identificarlo: en la ceja izquierda, el sospechoso exhibe un tatuaje que reza “Soy Dios Punk”.

“Arrestaron al de la burundanga, chicas, acá a media cuadra de mi departamento”, se escucha en un video de Facebook. De inmediato, la cara del Dios Punk a punto de ser subido al patrullero inundó Twitter y Facebook. No pasaron quince minutos que un mensaje que provocó indignación comenzó a circular: “Lo liberaron porque presentó un certificado de demencia”. La versión nunca fue confirmada.

A favor y en contra

Mientras, las redes sociales compartían fotos a modo de escraches. Los mensajes eran diversos: hay quienes sostienen que el extraño episodio es una confusión y que el Dios Punk no sería capaz de hacer algo así. Otros testimonios piden justicia y festejan el rápido accionar de la Policía. Algunos testimonios de otras chicas aseguran que les sucedió algo parecido, con el mismo protagonista. Otros directamente piden linchamiento.

“Lo ven diferente, se asustan y hacen y dicen cualquiera.  No aprendemos más viejo….”, posteó un usuario vinculado con la movida punk rosarina.

Otras jóvenes que dijeron conocerlo describieron al muchacho como un pesado, alguien como mínimo “demasiado insistente” en su intento por comercializar el fanzine que produce.

“A la mina le dio un ataque de pánico y flasheó que la drogaron, deje de difundir esto. No saben el mal que están causando”, comentó en una ristra de posteos una mujer, en un intento fútil de frenar la vorágine de opiniones.

 

Solo contra el mundo

No es la primera vez que Javi, o Dios Punk, tiene exposición mediática. Hace ocho años, visitó el programa televisivo El Mirador, del periodista Juan Junco. Acompañado de un colega, presentó el disco Grandes Éxitos de Sueños Punk Rock, proyecto al que las malas lenguas tildan de banda imaginaria.

Unos años antes, en medio de una polémica con comerciantes de la peatonal Córdoba, donde vestido de monje y acompañado de un amplificador juntaba unos pesos tocando composiciones punk, dijo: “Que desafino lo dice gente que tiene envidia y discrimina. Como ahora me va bien, mi Fotolog se llena de gente y voy a tocar con mi banda Sueños Punk Rock el 24 de noviembre en La Cueva (Sarmiento y Urquiza, con entrada al módico precio de 15 centavos), me quieren hundir”.

“Yo lamento que a algunos no les guste el punk rock, pero es lo mío. ¿Qué quieren que cante, a Arjona? Son unos intolerantes”, desafiaba a quienes le decían que ladraba y desafinaba.

La causa

La información oficial de la Fiscalía Regional indica que, enterada de la viralización del audio, la fiscal Gisela Paolicelli ordenó a las 15 de este viernes que personal de la Policía de Investigaciones se acercara al Heca para corroborar que la chica internada fuese la misma que envió el audio y de ser así que se corroboraran los hechos relatados; además se solicitó la historia clínica de la paciente.

“Se evaluarán los datos aportados en la declaración y la historia clínica de la joven, y se solicitó examen toxicológico”, dice el parte del área de prensa del Ministerio Público de la Acusación.

Caída la tarde, la Fiscalía decidió que el hombre sea liberado, mientras prosigue la investigación, “luego de ser puesto a resguardo de algún familiar”.

Desde el Heca confirmaron que la chica se encuentra “bien y estable” y que se tomaron muestras para hacer un examen toxicológico. “Los resultados tardan entre diez y veinte días”, dijo una médica. “No manifiesta ningún tipo de síntomas. Está acompañada de su familia”.

“No tenemos elementos para pensar que haya estado en contacto con algún tóxico”, concluyeron.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios