Ciudad

De esto sí se habla

Educación sexual para decidir: cómo es en el sector privado

Sadop, que representa a los docentes de la educación privada, organizó en marzo pasado una asamblea para discutir la legalización del aborto. "Como sindicatos tenemos la obligación de defender los derechos de las trabajadoras”, explicó Silvana Cadahia, secretaria de Cultura y Derechos Humanos


Silvana Cadahia, secretaria de Cultura y Derechos Humanos de Sadop, y Martín Lucero, titular del gremio.

 

Sadop, el gremio que representa a los docentes de la educación privada, organizó en marzo pasado una asamblea para discutir la legalización del aborto. “La idea fue pensar en nuestras trabajadoras, y en qué pasa si abortan y son penadas por la ley. Como organización no vamos a levantar una bandera porque hay distintos posicionamientos éticos. Como sindicatos tenemos la obligación de defender los derechos de las trabajadoras”, explicó a este diario Silvana Cadahia, secretaria de Cultura y Derechos Humanos de Sadop.

Desde el gremio admitieron que en los últimos meses un avance de los grupos contrarios a la legalización y despenalización del aborto tanto en los directivos como en los alumnos. “Hay muchos docentes que prefieren guardar silencio por miedo a perder el trabajo. También hay un crecimiento del interés de los alumnos por el debate. En las escuelas donde hay centros de estudiantes los temas se tratan. Los adolescentes piden hablarlo porque les interesa. Sobre todo las mujeres”, agregó Cadahia.

Según contó, las escuelas católicas no dejan librada al azar la educación sexual. “Algunas lo hacen de manera sesgada, otras son más abiertas, pero es un tema en el que quieren influir”, explicó.

Para la sindicalista, una ley provincial es fundamental porque la normativa nacional tiene más de diez años. “La ESI de 2006 es muy buena en muchos aspectos, pero es anterior a las leyes de Matrimonio Igualitario y de Identidad de Género. Es una ley que en las escuelas aparece como normativizada y escinde el cuerpo de la mente. Se habla de la genitalidad y la anticoncepción y no piensa en la construcción identitaria y en que la sexualidad es un proceso en el que existe el deseo y la libertad de elegir”, concluyó Cadahia.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios