Ciudad

La palabra que libera

Editar una colección de poesías hechas por personas privadas de su libertad

La Municipalidad editó una colección de fanzines de poesía hechos por personas privadas de su libertad. Fue parte delos talleres dictados en la Unidad Penitenciaria N° 5 y N° 3, el Centro Socioeducativo de Puertas Abiertas de Alvear y el Irar


En el marco del Festival Internacional de Poesía Rosario, que en 2018 cumplió su 26º edición, se dictaron talleres literarios en instituciones de encierro, donde participaron mujeres y varones privados de su libertad física. El programa fue impulsado por la organización del FIPR, la Municipalidad de Rosario y el Ministerio de Innovación y Cultura de Santa Fe. Los textos surgidos de estos espacios de lectura y escritura fueron publicados por la Editorial Municipal de Rosario en la colección p | o | e | s | í | a, un conjunto de fanzines que, al igual que los recitales de poesía que se organizan dentro y fuera de las instituciones, la formación de pequeñas bibliotecas y otras iniciativas afines, comparten la idea de literatura como posibilidad de transformación. Los talleres que se llevaron a cabo a lo largo del año se realizaron en la Unidad Penitenciaria N° 5 de mujeres, la Unidad Penitenciaria N° 3 de varones, el Centro Socioeducativo de Puertas Abiertas de Alvear y el Instituto para la Recuperación del Adolescente de Rosario (Irar). Excepto el de Irar, que comenzó a principios de 2017 y fue la experiencia piloto a partir de la cual se decidió ampliar la iniciativa, el resto de los talleres comenzaron en julio de este año y continuarán el año próximo.

Ellas I

El libro Que tu mente sea tu piloto incluye poemas, prosas y collages producidos entre julio y noviembre de este año en el taller de poesía de la Unidad Penitenciaria N° 5 de mujeres. Algunas de las internas llevan cuadernos personales donde anotan frases, recuerdos o pensamientos incluso desde antes de que comenzara el taller, pero la mayoría escribió sus primeros textos a partir de las lecturas y las consignas sugeridas por las coordinadoras en los encuentros semanales, ahí mismo, en el SUM de la unidad, o después de darle vueltas a una idea durante varios días en algún rincón del predio de setenta mil metros cuadrados que ocupa la Alcaidía Regional Rosario al final del bulevar 27 de Febrero. Como pasa a veces con la risa —“si te miro me río, si me río te contagio”— las ganas de leer y de escribir poesía se transmiten de compañera a compañera. Las autoras son Miriam Aguirre, Daniela Dalinger, Valeria Doria, Analía Giacoi, Beatriz Orrego, Andrea Reina, Mónica Romero, Gisela Schimpf, Mónica Tolosa, Elizabeth Torrano.

Ellas II

Muertas vivas reúne poemas de Mirtha Rusñisky, Patricia Funes, María Eugenia Bruno, Claudia Paiva, Lucía Alcaraz y Rosana Esquivel escritos durante 2016 en el taller de escritura organizado por la ONG Mujeres tras las rejas en el Instituto de Recuperación de Mujeres Unidad N° 5 de Rosario. Y Las leonas contiene una selección de los textos producidos entre julio y noviembre de 2017 por Silvia Ayala, Celeste Ayelén, Jorgelina Baragaño, Ana Basualdo, María Eugenia Bruno, Cristina Carabajal, Daniela Dalinger, Sabrina Franco, Lorena Gauna, Cintia Giménez, Carolina Gordillo, Rosana Maidanano, Julieta Martínez, Micaela Montellano, Mabel Betiana Quintana, Ayelén Quiroz, Etelvina Ramírez, María Salazar, Ayelén Salva, Evangelina Sánchez, Elizabeth Torrano, Carla Venesio y Rocío Tejeira.

Gran Rosario

El Piripipí reúne los textos de una parte de la producción del taller de poesía que funciona en el Centro Socioeducativo de Puertas Abiertas de Alvear, un establecimiento ubicado en el kilómetro 6 de la ruta nacional A012, que alberga a adolescentes de entre 16 y 18 años. Algunos poemas fueron escritos individualmente por los chicos durante la semana y luego compartidos con sus compañeros en el taller, pero la mayoría surgieron a partir de conversaciones mantenidas durante las reuniones de trabajo en el patio de la institución y fueron improvisados de manera oral, un método de producción colectiva donde las instancias de escritura, lectura y revisión se resuelven todas al mismo tiempo.

En La Redonda

Vaca rallada es el nombre del libro de poemas que fueron escritos durante los encuentros del taller de poesía de la Unidad Penitenciaria N° 3 de varones. Algunos surgieron a partir de una consigna propuesta por los coordinadores, pero en general son el resultado de las inquietudes de los propios participantes del taller, de sus experiencias, recuerdos y visiones, o derivan de las charlas desencadenadas por las lecturas compartidas, desde la gauchesca argentina hasta la poesía latinoamericana contemporánea. En las dos horas que duran las reuniones semanales en el SUM de La Redonda –el penal que desde hace ciento treinta años ocupa la manzana delimitada por Riccheri, Zeballos, Suipacha y Montevideo– los internos le dan forma en conjunto a sus ideas y las llevan al papel de manera individual, grupal o espontánea. Los autores son Oscar Álvarez, Mirco Cabrera, Alejandro Colarte, Daniel Giménez, Diego Lezcano, Mauricio Moyano, Mauricio Oliva, Brian Tabares y Oscar Vega. Bernardo Orge junto a Christian Monti coordinan el taller.

Nada menor

Cada viernes en una de las aulas de la escuela que funciona puertas adentro del Irar algunos de los internos de entre 16 y 18 años asisten a un taller de poesía. Los poemas reunidos en el libro Y el humo les va a llegar son apenas una parte de todo lo que los chicos escribieron o le dictaron al coordinador del taller en esas reuniones de charla, mate y lectura. Lo piensan como un espacio de crecimiento donde se producen hallazgos de imaginación y expresión en medio de los códigos institucionales que rigen la rutina diaria y que mediante el uso de cuadernos y libretas personales se extiende al resto de los días de la semana. El taller fue coordinado por Tomás Boasso.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios