Edición Impresa, Espectáculos

Visita uruguaya

Martín Buscaglia, de festejo en Rosario

“Editar un disco en otro país es como abrir un consulado”.Martín Buscaglia habla del festejo por los diez años de “El evangelio según mi jardinero”, su primer CD en Argentina.


“A mí me criaron la cuerda de tambores que pasaba por la puerta de casa, las payadas en los asados, el «Purple Rain» de Prince y el vinilo de  Hot Rats de Zappa que había en casa”. Así repasaba sus influencias Martín Buscaglia en 2006 cuando, a días de presentar el primer disco que editó en Argentina, El evangelio según mi jardinero, dialogaba con El Ciudadano.

Por estos días, se cumple el décimo aniversario de aquella edición y el músico uruguayo decidió festejar reeditando el material y repasándolo, tanto en su país como en Argentina. El show, que recorrerá La Plata, Buenos Aires y Rosario, será en formato “power trío crudívoro”, junto a Mateo Moreno en bajo y Martín Ibarburu en batería. La parada rosarina tendrá lugar este sábado, a partir de las 21, en Distrito Siete (Ovidio Lagos 790).

Antes de su llegada a Rosario, Buscaglia, quien en los últimos años se destacó también en el rol de productor musical y regresó a la radio con La Casa del Transformador (se puede escuchar a través de la radio online española Gladys Palmera), respondió, con el humor que lo caracteriza, algunas preguntas vía mail sobre la reedición de aquel emblemático disco, su llegada a la Argentina y sus nuevos proyectos.

—“El evangelio según mi jardinero” fue el disco con el que ingresaste a las bateas argentinas ¿Qué te aportó ese ingreso?

—Editar un disco en otro país es como abrir un consulado, aunque un álbum no cumple su función al ser editado, sino al ser escuchado. Por fortuna, por sintonía diría mejor, se  generó esta relación intensa e inspiradora.

—Además del aniversario, ¿cuál fue el motivo por el que decidiste reeditar este disco?

—Hacía ya tiempo que no se conseguía la edición física, tampoco en Uruguay ni en España. La música se adelanta a la ciencia en la constatación de que el tiempo no existe.

—¿Cuándo sale a la venta la reedición? ¿Va a contar con alguna diferencia del original?

—Sale  a la venta exactamente en estos conciertos que voy a dar en formato “raw power trío”. Aborrezco las reediciones que incluyen “extras” o “demos” o “tomas descartadas” o etc. Si un tema fue descartado en su momento por algo será, e incluir cosas así sólo desvirtúa la obra: es como si reeditaras un libro descatalogado hace tiempo y le agregaras unos capítulos más. De sólo pensarlo me da náuseas.

—En tu Facebook Oficial preguntás cuál es la canción preferida por el público de “El evangelio según mi jardinero”. Entre las más nombradas parece estar “Trivial Polonio”, ¿cuál es la tuya?

—Obviamente, es una pregunta imposible de contestar. Pero lo imposible no existe, como decía el gran escritor uruguayo Juceca. Hay que creer o reventar, y creer es mucho más saludable. Si hoy tuviera que elegir sólo una, elegiría dos: “Chúpame la mente cable” y “Viajar contigo es como escuchar la vida secreta de las plantas”.

—Este año volviste a la radio, ¿qué te aporta ese medio?

—Es una extensión de mis otros quehaceres musicales, un vagón más de ese tren en el que van enganchados los discos, los conciertos, las producciones  y, a veces, las entrevistas. Me lo tomo de un modo similar a dar un concierto, sólo que el público es invisible a mis ojos, y el repertorio es infinito.

—¿Estás trabajando en algún nuevo material o pergeñando algún dúo nuevo?

—A principios de 2017 vamos a hacer unos conciertos juntos con Fernando Cabrera, pero en principio sólo en Uruguay.

Comentarios