El Hincha

Superliga

Duro golpe a la Lepra en La Plata

El colombiano Otero enloqueció a la defensa rojinegra y el Pincha le propinó una tremenda golpiza.


La Plata no hace a la felicidad, al menos para Newell’s. Foto: Dino Clavo

La Plata no hace a la felicidad, al menos para Newell’s. Los rapiditos de Bernardi, con el colombiano Otero como abanderado, aprovecharon las ventajas que dio la Lepra en defensa y le propinaron un 4-2 contundente que oscureció el panorama para el Chocho Llop y los suyos justo cuando el DT soñaba con un veranito que duró poco y nada.

Hizo mucho la Lepra para perderlo, mucho más que para ganarlo. Hubo yerros defensivos inexplicables y esta vez el rival no perdonó. Estudiantes no fue el tibio Arsenal de la semana pasada. Y si bien Melano falló mucho y dejó con vida a Newell’s, tantos errores de la zaga al final lo condenaron a una derrota dura y muy difícil de digerir.

Juan Manuel Llop también ayudó al desconcierto. Poner a Enzo Cabrera por derecha fue condenar al pibe al aplazo y le faltó mano para acomodar una defensa que tambaleó ante cada embate rival. Ni hablar de los cambios, que llegaron tarde, cuando el partido estaba demasiado cuesta arriba.

Otero se hizo un festín con Bianchi y Varela. El colombiano desplegó su velocidad para dejar expuesta a la zaga leprosa y anotó dos goles, que pudieron ser tres si no fuera por un cierre milagroso en la línea de Evangelista.

El moreno no fue la única pesadilla para la visita. Lucas Rodríguez se movió con comodidad en la espalda de Sills y sacó a pasear a San Román cada vez que quiso. Y en una de esas acciones, cedió a Zuqui, quien sacudió la red con un bombazo de 25 metros.

A Newell’s le faltó encontrar sociedades. Sarmiento, de gran pegada en pelota parada y autor de un gol, es un dilapilador serial de ataques leprosos; a Fertoli le cuesta soltar la pelota; y Rivero corre sin sentido. Entonces, Leal queda solo, y su extrema generosidad para darle juego al equipo, choca con el egoísmo de sus compañeros, que no lo entienden o no lo quieren, al fin y al cabo da lo mismo.

Para peor, Bianchi parece extrañar a Nehuén Paz y comete errores de principiante. Y esta vez contagió a Varela, quien tras cometer un penal por su vehemencia desmedida, mostró su peor versión en este corto trayecto en primera.

El 4-1, con más de un cuarto de hora por delante, hizo pensar que se venía la noche, pero la Lepra al menos tuvo corazón y no se entregó al resultado irreversible. El descuento de Leal fue un premio para el goleador y le dio dignidad al cierre, aunque la suerte estaba echada de antemano.

Es que Newell’s cometió demasiados errores para aspirar a algo más. Y así Estudiantes no necesitó del brujo Manuel para quedarse con un triunfo inobjetable. Y en el Parque se aproxima otra tormenta.

“El resultado fue abultado”

Luego del duro traspié que sufrió Newell’s ante Estudiantes en su excursión al estadio Único de La Plata, el entrenador Juan Manuel Llop comenzó su rueda de prensa destacando que “el rival es muy competitivo y tiene un gran plantel”.

“Teníamos que jugar un gran partido si pretendíamos ganar. Por momentos se hizo y por momentos no, por eso perdimos”, explicó el Chocho, resaltando nuevamente las virtudes del Pincha que comanda Lucas Bernardi.

El director técnico leproso apuntó a las fallas en la última línea que provocaron la abultada derrota: “Tenemos que recuperar la solidez defensiva”. A su vez, no quiso caer en un responsable puntual y prefirió hablar de la actuación del equipo en general: “Hubo muchos errores colectivos y algunos individuales, no sólo de Bruno Bianchi”.

Cuando le preguntaron por la tarea de Juan Otero, autor de dos de los cuatro goles del dueño de casa, el Chocho aclaró que “Estudiantes jugó muy bien” y encontró otra figura para resaltar: “Tití Rodríguez hizo un gran partido”.

“Fue un resultado demasiado abultado de acuerdo al desarrollo del juego”, insistió el entrenador, quien enseguida agregó: “Pudimos haber hecho algún gol más. Justo cuando nos pusimos bien, el tercero y el cuarto (por los goles del Pincha) nos terminaron de liquidar. Pero hasta el 2-1 estábamos jugando un muy buen partido”, sentenció el Chocho.

De todas formas, Juan Manuel Llop prefirió despedirse con un mensaje esperanzador: “Mejorando algunas cositas vamos a andar bien y vamos a tener un mejor semestre que el anterior”.

Si te gustó esta nota, compartila